Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dramático rescate de 90 inmigrantes en la costa de Fuerteventura

Al menos uno de los africanos ha fallecido

Agentes de la Guardia Civil, ayudados por tres gendarmes marroquíes y apoyados por un helicóptero, lograron rescatar ayer a 90 inmigrantes del fondo de un acantilado de Fuerteventura, contra el que se habían estrellado las dos pateras en las que viajaban. Los subsaharianos se hallaban extenuados y heridos. Lo inaccesible del lugar obligó a los agentes a retrasar hasta hoy el rescate del cuerpo de uno de ellos, que había fallecido.

El helicóptero de la Guardia Civil detectó la primera de las dos embarcaciones al mediodía de ayer. La patera había embarrancado al fondo de unos grandes acantilados situados en la zona de Jacomar.

Como el lugar era de difícil acceso tanto por tierra como por mar, los tripulantes del helicóptero aterrizaron en un cortado, dispuestos a izar a los subsaharianos por medio de una grúa.

Al mismo tiempo, dos patrulleras se acercaron a la costa y varias dotaciones de guardias rurales se dirigieron al lugar. En el grupo de agentes movilizados figuraban tres gendarmes marroquíes que patrullan la costa de Canarias junto a la Guardia Civil en virtud de un convenio de intercambio firmado entre Rabat y Madrid.

Poco a poco comenzaron a surgir de entre los riscos numerosos subsaharianos. Al poco tiempo los agentes descubrieron una segunda patera embarrancada en el fondo del acantilado.

Los inmigrantes se hallaban en pésimo estado, descalzos, hambrientos y exhaustos. Los agentes tuvieron que arriesgarse a descender por las empinadas rocas para ayudar a aquellos que se habían aventurado a intentar la escalada y se habían quedado a medio camino.

Los agentes solicitaron los servicios del Grupo de Intervención en Emergencias del Gobierno canario, que envió dos ambulancias para atender a los heridos. Posteriormente, solicitaron la asistencia de su helicóptero, que acudió al rescate de otros cuatro inmigrantes que parecían hallarse al borde de sus fuerzas.

El helicóptero sólo podía izar a bordo a tres de ellos, que fueron trasladados al hospital. La tripulación avisó a la Guardia Civil de que en el lugar tuvo que dejar a un cuarto inmigrante fallecido. Su cuerpo será recuperado hoy. A última hora de la tarde de ayer, las condiciones de oscuridad y viento hacían imposible la operación de rescate, que debe realizarse con una grúa aérea.Personas que presenciaron la operación señalaron a Efe que los inmigrantes se hallaban en tan mal estado que los guardias tuvieron que recorrer hasta dos kilómetros para recoger a uno de ellos que no se podía tener en pie.

Por otra parte, la Policía Nacional y la Guardia Civil detuvieron también ayer a 21 personas, de nacionalidad presuntamente marroquí y mauritana, en los alrededores de la playa del Morrete, en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), a donde llegaron a bordo de una patera. Según fuentes de la Policía Nacional, entre los detenidos hay nueve jóvenes aparentemente menores de edad, aunque este dato no podrá ser confirmado hasta que se hagan pruebas óseas.

La Policía había recibido a las 08.50 de la mañana una llamada alertando de que un grupo de unas veinte personas estaban intentando cruzar la autovía para llegar a los barrancos de la zona. Una vez que se halló la embarcación en la playa, se puso en marcha el dispositivo de búsqueda. Durante la mañana los agentes de Policía y Guardia Civil procedieron a la localización y detención de 18 personas, que estaban intentando llegar a las cuevas ubicadas en los barrancos de la zona para ocultarse. Las mismas fuentes señalaron que todos los detenidos se encontraban en perfecto estado de salud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de enero de 2005