Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cónsul marroquí en Canarias dice que su país no puede ser el policía de Europa

El cónsul de Marruecos en Canarias, Abderraman Leibek, manifestó ayer que el reino alauita "no puede ser el gendarme de Europa" en materia de inmigración, aunque, si se quiere que así sea "deberá poner más medios económicos para ello". Abderraman Leibek añadió que "defender 7.000 kilómetros de costa [marroquí] no es nada fácil". Las chalupas atestadas de inmigrantes "no salen siempre por el mismo punto y, si vigilamos una zona, saldrán por otra distinta; si colocamos un gendarme cada 500 metros vendrán en lo que ustedes llaman barcos negreros, como ya ocurre con el contrabando y las mafias de la droga".

En una entrevista en la cadena SER de Las Palmas Leibek se preguntó "por qué el Gobierno español y el de Canarias señalan a Marruecos cuando hablan de inmigración, cuando el problema son los subsaharianos". En su opinión, "Marruecos hace todo lo que puede, según su capacidad económica, medios técnicos y humanos" para combatir la inmigración clandestina y citó expresamente al presidente José Luis Rodríguez Zapatero, quien, según él, "expresó la máxima colaboración que existe hoy con el Gobierno de Marruecos". Prueba de ese nuevo entendimiento, es que, "mientras en 2003 expulsamos a Nigeria a 2.000 subsaharianos, este año han sido 3.400".

El cónsul reclamó a los Gobiernos español, canario y al presidente del Cabildo Insular de Fuerteventura, Mario Cabrera, (quien tras el hallazgo de 13 cadáveres en una patera la víspera de Nochebuena acusó a Marruecos de consentir el "genocidio") que "hablen con los gobiernos de Mauritania y Argelia" que, en su opinión, son los que dejan pasar hasta Marruecos a los miles de africanos que malviven meses y años en las calles de Casablanca, Marraketch, Rabat, Agadir, antes de embarcar hacia Canarias.

131 muertos

Aunque rechazó valorar las opiniones de quienes acusan directamente a Marruecos de la catástrofe humanitaria que han supuesto los 131 muertos de este año, Leibek reconoció que, de vivir en una isla como Fuerteventura, de ser político y de ocupar la responsabilidad de presidente del cabildo "probablemente" se hubiera manifestado en términos similares.

Ayer mismo fue hallado el cadáver de un subsahariano en la costa de Agaete (Gran Canaria). Su avanzado estado de descomposición indica que llevaba en la mar al menos dos semanas. Con este cuerpo, ya son tres los aparecidos en las costa de Gran Canaria en menos de una semana, todos con un chaleco salvavidas de color naranja, sin ningún distintivo, y 131 los inmigrantes fallecidos o desaparecidos al intentar llegar a Canarias en 2004.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de diciembre de 2004