Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los dulces navegantes

Una repostería de Medina usa Internet para vender sus productos más tradicionales

Los alfajores de Medina-Sidonia (Cádiz) han caído en la red. Sobrina de las Trejas, una de las reposterías de esta localidad, con 12 empleados y una facturación anual de 250.000 euros, ha decidido romper las fronteras de su negocio tradicional abriendo su propia tienda virtual. Amarguillos, turrones y palmeras de chocolate navegan por Internet gracias a una clientela que ahora no tendrá necesidad de desplazarse para encontrar estos tesoros de la gastronomía gaditana. Nuevas tecnologías para divulgar el resultado de recetas centenarias.

Fue hace 152 años cuando las hermanas Trejo fundaron la confitería. Los vecinos las llamaban Las Trejas y, en seguida, tuvieron gran aceptación por su especial forma de preparar dulces como los alfajores, herencia árabe que ellas hicieron propia. Un lujo espolvoreado de azúcar glasé aderezado con canela, cilantro, matalahúva, clavo y ajonjolí. Una fórmula que han mantenido sus sucesores, la quinta generación de una familia repostera que ahora representan Fermín y Pepa Mesa.

Los dos hermanos Mesa han conservado la tradición, aunque algunas cosas han ido cambiando. Los amasadores, los mezcladores y algunos hornos ahora son eléctricos, pero el obrador, la cuna donde se mecen los dulces tesoros de la confitería, sigue trabajando como entonces.

La tienda de la plaza de España se llena de clientes, sobre todo ahora en Navidad. Algunos de ellos hacen de esta compra un auténtico viaje al pasado. "Hay personas que vienen a la confitería y nos cuentan que recuerdan haber estado aquí de pequeños, que los llevaban sus padres los fines de semana. Tienen muy buenos recuerdos de nosotros", relata Fermín Mesa.

Las nuevas tecnologías van a permitir ahora alimentar esa nostalgia de sabores porque los dulces de Las Trejas se venden también en Internet a través del portal lastrejas.com, que ha puesto en marcha José Monforte, el impulsor de otra empresa cargada de tradiciones gastronómicas: laalacena.net, que se encarga de gestionar la página web.

Monforte, periodista gaditano y gran gourmet, lleva años difundiendo las excelencias de la cocina de Cádiz. En su tienda virtual de La Alacena distribuye conservas de pescado, chacinas y quesos o vinos de la tierra. Lo mejor del mar, la sierra y la campiña de Cádiz.

Los dulces eran para Monforte un reto pendiente que ahora se ha conseguido. Según Fermín Mesa, uno de los actuales responsables de la confitería, el mercado detallista y de particulares es el principal demandante de esta nueva herramienta.

En estas fechas, los dulces vuelan tan pronto salen del obrador. "Los pedidos que tenemos superan nuestra oferta", reconoce Fermín Mesa, quien, no obstante, no muestra interés por aumentar la producción: "Sabemos nuestros límites pero preferimos cuidar más la calidad y hacer las cosas como hasta ahora".

Los expertos en los dulces de Sobrina de las Trejas recomiendan reservar con suficiente antelación. Porque los productos más deseados desaparecen rápido. Y más ahora que navegan a sus anchas por la red.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de diciembre de 2004