Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El buen momento de Clece

La externalización de servicios dispara su cifra de negocio hasta los 520 millones de euros

Su nombre es muy poco conocido y, sin embargo, cuando nos subimos a un avión o entramos en nuestra oficina sus empleados han estado antes allí para que todo esté en orden. El Grupo Clece es una de las empresas punteras del sector que se conoce como facility management. Detrás de este término anglosajón se guarecen las compañías que realizan la limpieza integral de instalaciones y proporcionan servicios auxiliares de mantenimiento.

La competencia en este sector es muy fuerte. En España se calcula que están en activo unas 15.000 empresas, que suman cerca de 310.000 empleados. Y, como en otras actividades, con una estructura muy reducida. El 90% de estas firmas cuenta con menos de 30 trabajadores y sólo 30 de ellas tiene 1.000 empleados.

Clece cuenta en la actualidad con una plantilla que supera los 30.000 empleados y está presente en todo el territorio nacional

La facturación de la empresa superó los 438 millones de euros el año pasado y este ejercicio espera alcanzar los 520 millones, un 18% más

No obstante, el mercado resulta jugoso. Según la consultora DBK, el sector generará en 2004 un negocio cercano a los 4.500 millones de euros y se espera que crezca en torno al 4% anual.

En este complejo panorama es en el que el Grupo Clece trabaja todos los días. La estrategia que han adoptado sus responsables se sostiene sobre un proceso de diversificación, que están desarrollando hacia áreas como la gestión integral de edificios y la asistencia social.

Todo esto con el objetivo de seguir manteniendo unos números bastante consistentes. Clece cuenta en la actualidad con más de 30.000 empleados; presencia en todo el territorio nacional y una facturación que el pasado año superó los 438 millones de euros -y que este ejercicio alcanzará los 520 millones, un 18% más-, lo que le supone una participación del 10% del mercado y el liderazgo por facturación, según la propia compañía. Otras cifras también son positivas, ya que tienen una presencia en los segmentos más tecnificados del sector, como son el hospitalario y el aeroportuario, que le suponen 100 y 40 millones de euros, respectivamente, de su facturación anual.

Fases de crecimiento

El crecimiento de la compañía ha pasado por diversas fases. La empresa nació en 1999 -tras desligarse de su antigua matriz, Urbaser- con una facturación inferior a los 100 millones de euros, y, tras unos años de fuerte desarrollo para obtener la masa crítica necesaria, a partir de 2002 busca un crecimiento más ordenado, consiguiendo en estos seis años multiplicar por cinco la cifra de negocio e incrementar de forma muy significativa la rentabilidad. Algo que no resulta sencillo porque en este sector el factor precio ha sido la llave de la competitividad.

En cualquier caso, según Cristóbal Valderas, consejero delegado de Clece, el futuro de este negocio se caracterizará por una "cada vez superior diferenciación de las empresas que ofrecen una mayor profesionalidad y calidad en el servicio, lo que reducirá el peso del factor precio".

Conscientes desde el principio de la necesidad de crecer y diversificarse, Valderas y su equipo comenzaron en 2002 a situar su empresa en el ámbito de los servicios sociales, dotándose de los profesionales y recursos necesarios para ello y presentando a Clece a los concursos convocados por ayuntamientos y comunidades autónomas para gestionar centros de día, residencias de la tercera edad, centros de discapacitados, servicios de asistencia a domicilio, guarderías, servicios de restauración en colegios y hospitales. Esta estrategia está dando sus frutos.

Tanto es así que esta actividad de servicios sociales -iniciada por la empresa en 2000, con una facturación de 5,46 millones de euros- supuso 28 millones de euros al cierre del ejercicio pasado.La firma cuenta con personal especializado en todas las áreas de este tipo de servicios, desde asistentes sociales hasta gestores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 2004