ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 8 de octubre de 2004

Las familias del Yak-42 confían en que "pase a la reserva algún militar más"

El libro 'Honor y verdad' detalla el maltrato que sufrieron por parte de Defensa

"Del generalato sólo hemos recibido insultos. Dijeron que ellos no organizaban viajes a Cancún. Llegaron a decir que estábamos locos y que sólo buscábamos el dinero. Lanzaron todo tipo de misiles contra nosotros, intentaron dividirnos. Pero las familias del Yak-42 éramos una piña. Y además, ahora lo sabemos, estábamos en posesión de la verdad en todo momento". Carlos Ripollés, hermano de un militar fallecido en el accidente del 26 de mayo de 2003 en Trabzon (Turquía) y presidente de la asociación que representa a los familiares, hablaba ayer con calma, pero con rabia, de su lucha.

Ripollés se mostraba confiado en que "la justicia ponga a cada uno en su sitio", precisamente ahora que el caso está en manos de la Audiencia Nacional. Ripollés cree también que el ministro de Defensa cumplirá lo prometido y destituirá a cualquiera que se demuestre responsable de la crisis. "Aún espero que pase a la reserva alguna persona más", señaló.

El presidente de la asociación que representa a 40 de las 62 familias de las víctimas intervino ayer en la presentación del libro Yak-42, Honor y verdad (Península), escrito por Ramón Javier Campo, periodista de El Heraldo de Aragón que siguió desde el primer momento esta tragedia y, de forma simultánea con EL PAÍS, fue desvelando poco a poco las mentiras del anterior ministro de Defensa, Federico Trillo, sobre este caso.

El libro recoge con detalle, desde el primer minuto, todas las gestiones que hicieron los familiares para recabar más información y el maltrato al que fueron sometidos por parte de la cúpula militar. El autor, después de infinidad de conversaciones con cada uno de los afectados, aclara uno a uno todos los intentos de desprestigiar a los familiares, bloquear la información que recibía la prensa e incluso convencer a las autoridades turcas, responsables de investigar el caso, para que no dieran a conocer los errores de las identificaciones antes de las elecciones generales. Finalmente, El Heraldo y EL PAÍS los revelaron 10 días antes de los comicios. El autor destaca la labor de la justicia turca, que actuó en su opinión de forma diligente para dar a conocer la verdad, sobre todo si se la compara con el mutismo absoluto de la Administración española.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana