ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 23 de agosto de 2004
Análisis:SANTANDER | CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Una nueva estrella lírica

Tiene 20 años y nació en Venecia dentro de una familia de artistas del canto. Se llama Rizzo de apellido y Diletta de nombre y muy pronto será dilectísima de los públicos, pues posee instinto, inteligencia, vocación y medios, además de dominar los idiomas y los estilos.

Todo lo ha demostrado sobradamente en el recital de presentación dentro del ciclo Marcos históricos del Festival Internacional de Santander (FIS), y concretamente en la bella iglesia barroca de Santa María de Liendo. La voz, de soprano bien centrada, es enormemente atractiva, y las versiones nos hablan de una anticipada madurez igual que el gesto, de una dramaturgia que aumenta la suave y natural potencia comunicativa.

En el programa para esta nueva estrella lírica estaban los barrocos Purcell y Haëndel, el clásico Mozart, el sensitivo Gounod, el intenso Fauré y el casticismo goyista de Granados, que mantuvieron, literalmente, embelesado al público, gracias al arte de Diletta Rizzo.

Después de varias propinas, subió a la escena el padre de la artista, el prestigioso bajo Scanduzzi, para cerrar la sesión con el dúo Le ci darem la mano, de Mozart. Garantizó la calidad del acompañamiento el pianista y compositor de Lucca Marco Evangelisti, tan aplaudido en España como fuera de ella. Pocas alegrías hay tan grandes para un festival como la de dar la alternativa a un tan seguro talento como el de la naciente estrella del canto.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana