ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 8 de julio de 2004
OPINIÓN DEL LECTOR

Nulidad eclesiástica

Después de un matrimonio y siete años de convivencia, acaba de "demostrarse" que nunca he estado casado. Eso es lo que dice el Tribunal Eclesiástico de Valencia. Al parecer, solo a ellos les es dado el poder de cambiar la realidad y la historia. La sentencia no tiene desperdicio. No sólo por su contenido (una burda patraña, trufada de febriles ideas delirantes, y afirmaciones ajenas a la realidad), sino sobre todo, por el procedimiento y los métodos utilizados para llegar a tan peregrinas conclusiones.

Tan sólo el hecho de no haber comparecido ( no tengo por qué demostrar lo obvio) es suficiente argumento para dar carta de naturaleza a todo un catálogo de barbaridades.

Es impagable el momento en que la actora afirma: "Se perfumaba mucho y le gustaban las buenas colonias, llevaba siempre su peine en el bolsillo..." Y hace esta afirmación refiriéndose a mí, que soy calvo ¡¡desde hace más de diez años!! Sencillamente surrealista.

¿Y no es sintomático que los testigos repitan machaconamente, una y otra vez, cual coro de modistillas, las mismas palabras, como si actuaran al dictado? ¿No resulta curioso, que cuatro personas distintas digan casi con las mismas palabras, lo expresado por la demandante?

Mención especial merece el psiquiatra, citado como perito. Dice la sentencia: "Al no asistir el esposo [al psiquiatra] ha sido estudiado por autos". Es decir, que ha sido diagnosticado de oídas. Para emitir un informe psiquiátrico, basta con el testimonio de quien, qué casualidad, abonará sus honorarios. Bien es cierto que cuando la única herramienta de trabajo es un martillo, infinidad de objetos cobran aspecto de clavo.

Con razón leía hace unos meses en los medios de comunicación las reflexiones de un congreso de teólogos, en el que manifestaban sus dudas acerca de que se vayan concediendo tantas nulidades matrimoniales sin escuchar a ambas partes en litigio. Lo entiendo perfectamente.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana