ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 8 de julio de 2004

La huelga de la basura en Vélez Málaga deriva en un conflicto de orden público

2.000 vecinos de Torre del Mar tiran bolsas de residuos a la calle en protesta por la situación

Seis días han soportado los vecinos de Torre del Mar (Málaga) el hedor de la basura en sus calles. Alrededor de 2.000 personas se concentraron a mediodía de ayer para protestar contra la huelga del servicio de limpieza. Toneladas de basura se amontonan junto a los contenedores, pese a que el Ayuntamiento contrató la noche del martes un servicio provisional mientras se resuelve el conflicto. La multitud arrojó a la carretera toda la basura que encontró a su paso. Un centenar de personas arrojó bolsas con desperdicios al patio y a la piscina de la casa del alcalde, Antonio Souvirón (PSOE).

Lo que comenzó como una concentración pacífica, convocada por la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Torre del Mar (ACET), acabó con bolsas de basura por los aires. La protesta vecinal por la huelga que mantienen de forma indefinida los servicios municipales de recogida de residuos, derivó en contenedores volcados y en el corte de la carretera N-340. La medida, lejos de mejorar la situación, contribuyó a ensuciar todavía más una localidad en plena temporada alta turística.

La huelga afecta a todo el municipio de Vélez-Málaga, pero es en Torre del Mar, su principal núcleo turístico, donde su efectos son más patentes. En el camino que va desde el Paseo de Larios hasta la casa del alcalde, ningún depósito se salvó de las iras de la multitud. De esta forma, los vecinos mostraron su indignación por la acumulación en sus calles de unas toneladas de residuos, desde el pasado viernes.

El martes, un informe de Servicio Andaluz de Salud (SAS) ya alertó de que la situación podía "suponer un riesgo para la salud, derivado de la proliferación de gérmenes y bacterias". Esta advertencia llevó al primer edil, Antonio Souvirón, a contratar unos servicios alternativos. Protegidos por la policía, en la madrugada de ayer, tres camiones de recogida de basura y 12 operarios de la empresa Áreas Verdes, iniciaron las labores de limpieza. La actuación provocó enfrentamientos con los huelguistas que mantenían "labores de vigilancia junto a los depósitos", según afirmó uno de los empleados municipales.

El representante de los trabajadores, Alejandro Fernández, ha anunciado que la medida "supone una vulneración del derecho a la huelga de los trabajadores". Pero el alcalde entiende que "por encima del derecho constitucional a la huelga está el derecho constitucional a la salud".

Aún con el servicio alternativo recién estrenado, la gran cantidad de residuos ha hecho difícil la limpieza total de la localidad. Por esta razón, unas 2.000 personas de todas las edades se lanzaron a las calles con los ánimos exaltados y hartos de aguantar malos olores.

Los vecinos culpan al Ayuntamiento de la huelga y así lo manifestaron ayer con pancartas como "Se busca alcalde". "En algún punto del recorrido a alguien se le ocurrió que podíamos ir a la casa del alcalde", afirma Concepción Pérez, de 22 años. Al igual que ella, un centenar de personas decidió terminar sus protestas frente a la casa de Souvirón. Allí, profirieron insultos al primer edil y arrojaron desperdiciosal interior de su casa. "Nunca había visto a la gente de aquí tan alterada por algo", destaca Pérez. Dos vehículos del Cuerpo Nacional de Policía, además de varios agentes en motocicletas, acudieron y consiguieron dispersar de forma pacífica a los últimos manifestantes.

Representantes de asociación de empresarios, que organizó la protesta, calificaron de "lamentables" los acontecimientos y pidieron disculpas porque el acto sirviera de lanzadera para "actitudes incívicas y antidemocráticas de unos indeseables".

El consejero de Turismo, Paulino Plata, descartó ayer que la huelga de repercuta en la afluencia turística. A su juicio, Souvirón, está "actuando de una manera muy sensata, intentando evitar que haya un mal nombre y un perjuicio para la salubridad de los vecinos".

Mediación de Empleo

El delegado de la Consejería de Empleo en Málaga, Juan Carlos Lomeña, ha convocado para hoy a los representantes de la empresa Urbaser y de los trabajadores para mediar en busca de una solución al conflicto laboral. Un litigio que comenzó el pasado viernes, cuando la plantilla de Urbaser, concesionaria de la recogida de basuras en Vélez Málaga, declaró una huelga indefinida. Los trabajadores pide un aumento de sueldo en función del IPC y una reducción de la jornada de trabajo que excluya el sábado como día laborable.

En estos seis dias ha habido un tira y afloja a tres bandas entre los empleados, Urbaser, y el Ayuntamiento. La empresa concesionaria admite que sólo cederá a las pretensiones de sus empleados cuando el Consistorio le aumente el canon que le abona por la concesión. Por su parte, el alcalde afirma que es un problema laboral interno que debe solucionar la propia empresa.

Las zonas costeras, entre ellas Torre del Mar, son las más afectadas. La preocupación de los empresarios por la mala imagen de la localidad y un informe del Servicio Andaluz de Salud (SAS) alertando del peligro de estos residuos, llevaron a Souvirón a contratar los servicios de una empresa alternativa. Sin embargo, el Consistorio se mantiene crítico con Urbaser, empresa a la que acusa de "no estar colaborando en absoluto", de mostrar "un desinterés total en todo el proceso" y de intentar "trasladar la responsabilidad de lo ocurrido al Ayuntamiento". Souvirón advirtió el martes que rescindirá el contrato con la empresa si ésta no resuelve pronto el conflicto.

Vecinos de Torre del Mar desparraman las basuras acumuladas por la huelga en las calles del núcleo turístico. / JULIÁN ROJAS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana