ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 21 de junio de 2004
Reportaje:FÚTBOL

De cómo ascender y no disfrutarlo

Los tres equipos ascendidos a Primera División, Levante, Numancia y Getafe, apuestan por nuevas caras para sus banquillos de entrenador

/ Valladolid / Madrid 21 JUN 2004

"Está claro que no voy a seguir. Hablamos distintos idiomas y es imposible. No hay ninguna posibilidad de dar marcha atrás. Hace mucho tiempo que lo sé y quedamos en que intentaríamos mantenerlo en secreto porque lo importante era subir, pero es una tontería seguir así".

Quique Hernández despachaba de esta manera la enésima pregunta sobre su renovación como entrenador del Numancia el pasado miércoles, a sólo cuatro días del partido más importante de toda la temporada para resolver lo que ya era un secreto a voces en Soria.

Una semana antes, los aficionados del Getafe también vieron confirmadas sus sospechas. Josu Uribe tampoco iba a seguir en el banquillo si el equipo lograba el ascenso, aunque en este caso el encargado de clarificar el futuro no fue el técnico. Ni siquiera fue el presidente del club, Ángel Torres, sino unas inoportunas palabras del máximo responsable del Elche referentes a la planificación que hacía Uribe para configurar la plantilla del próximo curso.

El técnico no se ha mostrado demasiado preocupado por su sorprendente y aún no explicada salida: "Soy un entrenador muy joven y todavía tengo mucho tiempo para entrenar en Primera. Tal vez ahora no es el momento, y siempre he pensado que hay que tomarse las cosas con calma. No me voy a volver loco".

Ya campeón de Segunda, Manuel Preciado, entrenador del Levante, reclamaba un día sí y otro también que los directivos de la entidad le dijesen si contaban con él o no. La respuesta le llegó hace tres días: Bernd Schuster dirigirá al equipo valenciano la próxima temporada.

El Getafe también quiere que un ex futbolista de renombre se encargue del equipo en Primera. En plena euforia tinerfeña tras lograr el ascenso, Ángel Torres aireó que había alcanzado un acuerdo con el ex futbolista del Real Madrid Míchel, y que pretendía presentarle el próximo 28 de junio.

Míchel, en Portugal como comentarista de la Eurocopa en TVE, confirmó ayer a este periódico que las conversaciones con el Getafe están "muy avanzadas" pero "no cerradas". "No quiero que nadie piense que quiero aprovecharme del momento que vive el club, y aún hay cosas que perfilar" aseguró.

Sería el primer equipo profesional que dirige Míchel tras obtener el título de entrenador el pasado diciembre, aunque ha tenido varias ofertas, entre otras una del descendido Murcia, donde todo indica que recalará el propio Preciado. El técnico que le sustituirá al frente del Levante, Schuster, no puede presumir de una trayectoria mucho más brillante que la de Míchel.

El alemán, ex jugador de Barcelona, Real Madrid y Atlético, protagonizó una magnífica temporada como debutante en el Xerez, al que estuvo a punto de ascender a Primera. Sin embargo, los éndemicos problemas económicos de la entidad gaditana hicieron que Schuster dimitiese poco después, y ésta temporada ha protagonizado una fallida aventura en el Shakhtar Donest de Ucrania.

El único de los tres equipos ascendidos que todavía no ha mostrado clara preferencia por caras más conocidas es el Numancia, aunque como en el caso de Levante y Getafe, la situación de Hernández es más que sorprendente. Su único aval al llegar a Soria era haber entrenado al Hércules en Primera a mediados de los noventa, pero su rastro se perdía hace tres años en Lleida.

José Isla, el presidente, buscaba un entrenador habituado a la categoría y no demasiado estridente, y el perfil se ha mantenido casi hasta el final. Las diferencias se han generado en lo económico porque el club no ha accedido a las pretensiones del técnico. De hecho, el presidente quería aparcar la negociación para renovarle al momento posterior al partido frente al Recreativo, algo que Hernández se negó a aceptar.

Pero el entrenador ha sido la pieza fundamental del milagro del ascenso porque ha conseguido recuperar a futbolistas que habían rendido muy por debajo de lo que se esperaba de ellos, Toril o Moreno, o que nunca habían tenido una oportunidad seria de exponer su valor, Pineda. A su llegada el objetivo no era el ascenso, solo la permanencia, pero su rendimiento se disparó desde el principio de la temporada y el pasado miércoles comenzó a despedirse sin querer explicar la lejanía de las posturas.

Tampoco lo ha querido hacer Uribe, públicamente enfrentado en las últimas semanas al dueño del Getafe por unas desafortunadas declaraciones del técnico sobre las supuestas facilidades que el Éibar iba a conceder al Alavés en el duelo entre ambos de la última jornada. Torres cargó por ello contra un entrenador que ya estuvo muy cerca de ascender al Las Palmas el pasado curso y que, al igual que Hernández, empezó la temporada con el único objetivo de consolidarse en la categoría.

Desgraciadamente para él, no era el caso de Preciado en el Levante. Despedido de malas maneras del Racing de Santander tras el esperpéntico desembarco de Pitterman, Pedro Villarroel, dueño del Levante, no contemplaba otra posibilidad que el ascenso.

Preciado ha cumplido desde el primer partido hasta el último, pero como era de prever tras ser cuestionado por la afición e incluso más o menos en privado por algunos jugadores durante todo el curso, al final ha podido más la extendida opinión de que "no daba la talla" que la realidad de los resultados. Son las cosas de Segunda, una categoría en la que sólo estos tres técnicos y los del Alavés y Sporting de Gijón han podido acabar la temporada.

Michel (izquierda) y Schuster, nuevos entrenadores del Getafe y el Levante. / G. LEJARCEGUI / L. MAGÁN

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana