ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 4 de junio de 2004
LA POSGUERRA DE IRAK | Crisis en Washington

Tenet dimite como director de la CIA

El jefe del espionaje se va por "razones personales" en un momento crítico para la Agencia

George Tenet, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) desde 1997, abandona su puesto -uno de los más duros de la Administración de EE UU en los últimos tres años- "por razones personales". El presidente Bush aceptó la dimisión y dijo que Tenet es "el tipo de cargo público con el que uno quiere trabajar siempre". El director de la CIA no forma parte del núcleo duro de la Casa Blanca, pero fue uno de los grandes defensores del argumento de las armas de destrucción masiva para hacer la guerra en Irak. Ya había dicho que no iba a continuar, pero su salida se interpreta por muchos como el primer chivo expiatorio de los errores de la Casa Blanca. No se descarta que hoy mismo haya más dimisiones en la Agencia.

George Tenet (51 años) continuará en su puesto hasta el 11 de julio, séptimo aniversario de su nombramiento. Su número dos, John McLaughlin, se quedará provisionalmente al frente de la CIA. Tenet fue a la Casa Blanca el miércoles por la noche para hablar con Bush, contó el presidente: "Le dije que lamentaba que se fuera. Ha hecho un trabajo soberbio. Ha sido un dirigente sólido y capaz y le echaré de menos".

En su emocionada despedida ante los empleados de la Agencia, Tenet aseguró haber tomado "una decisión personal, con una sola base: el bienestar de mi maravillosa familia, nada más y nada menos". Tenet agradeció a Bush su relación con él y con la Agencia y dijo -en tiempos de demoledoras críticas contra todo el entramado de espionaje- que "hay mucho de lo que enorgullecerse en la comunidad de inteligencia" y que deja la CIA "con tristeza, pero con la cabeza alta, muy alta".

¿Va a ser Tenet la cabeza de turco de los errores del Gobierno? ¿Su salida forma parte de la campaña electoral de Bush? Phil Giraldi, que era responsable de la CIA en las Olimpiadas de Barcelona, no lo duda: "El presidente entiende que para ganar en noviembre debe hacer algo sobre todos los fracasos que ha habido; tienen que irse altos responsables. Al tiempo, no quiere despedir a nadie: el despido puede irritar al que se va y supone un reconocimiento de que el Gobierno ha cometido algún error, y este Gobierno no está dispuesto a eso".

El momento elegido

Philip J. Crowley, del Centro Americano para el Progreso y asesor de Clinton para asuntos de Seguridad, transmite a EL PAÍS otro matiz. La novedad no es que se vaya, porque lo había anunciado y llevaba mucho tiempo en el puesto: "Lo interesante es el momento elegido. Se irá justo antes de la publicación del informe de la comisión del 11-S en el que, obviamente, se reflejarán los fallos de inteligencia previos a los atentados. Por lo tanto, su ausencia podría dar al Gobierno algún margen de maniobra en cuanto a su respuesta al informe. Irónicamente, también su dimisión le da a Tenet más libertad para hablar sobre las conclusiones. Es decir, que es normal su salida, pero que llega un poco antes de lo que se esperaba. Y no es una coincidencia que deje el puesto antes del informe de la comisión".

La salida de Tenet hay que enmarcarla -con las giras europeas de Bush y el debate sobre Irak en la ONU- en el formidable esfuerzo de la maquinaria política de la Casa Blanca para relanzar las posibilidades electorales del presidente. "Bush está interesado en que no haya escándalos, pero entiende que la opinión pública pide cambios, y Tenet se ha acomodado a jugar este juego", según Giraldi. Crowley coincide en que Bush puede intentar disipar la exigencia de responsabilidades por la engañosa información sobre Irak y por el 11-S; "pero no estoy seguro de que se pueda hacer mucha política con esto. Tenet fue nombrado por el anterior Gobierno y no está tan identificado con el presidente como puedan estarlo Rumsfeld o Cheney [secretario de Defensa y vicepresidente]".

Tenet fue nombrado por Clinton en 1997, aunque la primera opción del ex presidente para el puesto era la de Tony Lake. El candidato demócrata, John Kerry, dijo ayer que "ha habido significativos fracasos de inteligencia, y la Administración tiene que asumir su responsabilidad por esos fracasos". Otros demócratas en el Congreso se unieron a esta petición.

La presión sobre Tenet empezó con el informe de David Kay, enviado por la CIA a Irak para buscar las armas, y su confesión del 28 de enero ante el Senado -"nos equivocamos en casi todo"-, y siguió con las revelaciones del entusiasmo con el que Tenet abrazó los argumentos sobre las armas que Colin Powell, secretario de Estado, defendió en la ONU el 5 de febrero de 2003.

El director de la CIA, además, compareció en abril ante la comisión que investiga el 11-S y compartió con el FBI la responsabilidad de los agujeros por los que se colaron los terroristas suicidas de Al Qaeda que pilotaron los aviones.

George Tenet (izquierda) y George W. Bush, en la sede de la CIA en Langley (Virginia), en marzo de 2001. / REUTERS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana