ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 12 de abril de 2004

La policía extiende las investigaciones sobre la matanza del 11-M a otros seis países

Las pesquisas alcanzan a Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Dinamarca y Marruecos

La policía ha extendido sus investigaciones por los atentados del 11-M al menos a otros seis países (Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Dinamarca y Marruecos), donde sospecha que los terroristas que perpetraron la matanza cuentan con apoyos ideológicos o económicos. Mientras tanto, el Ministerio del Interior mantiene la solicitud de colaboración ciudadana para localizar a Said Berraj y a los hermanos Mohamed y Rachid Oulad Akcha, a los que cree implicados en los ataques. Tres de los siete muertos por el suicidio colectivo del piso de Leganés, el pasado día 3, siguen sin identificar.

Aún no se conoce la identidad de tres de los siete terroristas que se inmolaron en Leganés

Los investigadores de la Comisaría General de Información consideran que las pesquisas realizadas durante un mes han permitido llegar al "núcleo duro" del grupo islamista que perpetró los atentados del 11 de marzo en Madrid. Este grupo, de que formarían parte tanto los encarcelados como los fallecidos en Leganés, constituiría el "comando operativo" formado por el "ideólogo" Serhane Ben Abdelmajid Farkhet, El Tunecino.

Ahora, la policía está rastreando las conexiones de los terroristas implicados en la matanza y su vinculación a la "constelación" que actúa en todo el mundo bajo el "paraguas" de Al Qaeda. Los investigadores están tras la pista de un líder islamista residente en Gran Bretaña, conocido como Ben Salawi (posiblemente un nombre de guerra).

Los encargados del caso saben que una de las últimas llamadas telefónicas de uno de los integrantes del grupo islamista que se suicidó el pasado día 3 en Leganés (Madrid) fue realizada a alguien residente en Inglaterra, lo que refuerza la sospecha de que los terroristas que actúan en España reciben apoyo desde ese país.

Colaboración internacional

Las pesquisas para desarticular al grupo islamista que perpetró la cadena de atentados del pasado 11-M no sólo se centran en España, sino que se extienden ya a otros países, entre ellos a Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Dinamarca y Marruecos. Es probable que en breve sean cursadas órdenes internacionales solicitando colaboración para capturar a otros individuos. Los sospechosos de la matanza de Madrid están supuestamente encuadrados en el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), que desde hace años tiene ramificaciones en Europa.

Seis presuntos miembros de una célula encabezada por el marroquí Mustafa Baouchi, de 28 años, fueron procesados y encarcelados en Francia hace unos días por asociación de malhechores con fines terroristas. Las autoridades francesas están investigando si hay vínculos entre esta célula presuntamente ligada al GICM y los atentados de Madrid.

Estas conexiones no están confirmadas "de momento", pero tampoco puede excluirse de plano, según un responsable francés de la lucha antiterrorista, y según admitió ayer el director de la Unidad de Coordinación de la Lucha Antiterrorista (UCLAT), Gilles Leclair, en declaraciones a la emisora France Inter.

Leclair precisó que se trata de una especie de "nebulosa" y que la investigación acaba de empezar, si bien indicó que los detenidos eran "muy activos" dentro de los círculos del GICM. "Se trata de apoyos logísticos, incluso de pensadores", y por tanto había que "aislarlos", según recalcó Leclair.

Los seis, que se adiestraron en Afganistán, fueron detenidos en una redada a las afueras de París el pasado lunes, en el marco de las investigaciones de la justicia francesa sobre los atentados de Casablanca en mayo de 2003, en los que murieron 45 personas.

El GICM, considerado responsable de los atentados de Casablanca, estaría también tras los atentados de Madrid, según las pesquisas realizadas por la Comisaría General de Información.

La célula terrorista responsable de los atentados terroristas del 11-M se financiaba gracias a robos de bancos y fraudes en cajeros automáticos realizados en Francia, según fuentes europeas de la investigación citadas por el diario británico Daily Telegraph. Estas fuentes subrayaron que un grupo que operaba en Francia envió cientos de miles de euros a la célula española, compuesta principalmente por ciudadanos marroquíes, lo que "sugiere que los atentados de Al Qaeda fueron el resultado de un plan internacional".

La semana pasada, la policía francesa arrestó a Mustafa Baouchi, veterano de los campos de entrenamiento de Al Qaeda en Afganistán, conocido por sus habilidades en electrónica, que le permitieron falsificar tarjetas de crédito con la información reunida a través de microcámaras colocadas en cajeros automáticos, según un oficial europeo de inteligencia citado por el diario.

Los investigadores españoles sospechan que los autores de las masacres de Madrid y Casablanca están vinculados al GICM, un grupo fundado, aunque con otro nombre, en 1993 en Peshawar (Pakistán).

Aspecto de uno de los trenes destruidos por los atentados del 11-M en Madrid. / REUTERS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana