Crítica:CRÍTICAS

Un buen padre

Dinero sucio es una peripecia en la que lo criminal parece a simple vista lo más importante, pero que en el fondo constituye un canto a la buena, responsable paternidad, no en vano el personaje más importante para explicar lo que en el filme ocurre es la pequeña hija del protagonista.

Se juega la película su credibilidad, al margen de sus debilidades familiares, en el terreno que es más querido a este tipo de ficciones: en la plasmación de los robos perfectos (hasta tres, con alguna que otra complicación) que ante nuestros ojos se desarrollan. Y ahí, justamente ahí, las cosas funcionan; otra cosa es en el encaje entre la acción y la ñoñería familiar, e incluso en la explicitación de las relaciones entre los miembros de la banda, que se muestran en un insólito, y a la postre fallido, tono de comedia que se da de tortas con la acción, una debilidad a achacar más a Antonjievic.

DINERO SUCIO

Dirección: Peter Antonijevic. Intérpretes: Christian Slater, Val Kilmer, Daryl Hannah, Baltasar Getty, Bokeem Woodbine, Sara Downing. Género: criminal. EE UU, 2002. Duración: 98 minutos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de marzo de 2004