ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 12 de febrero de 2004
COMERCIO

Europa reclama a EE UU que endurezca las leyes 'antispam'

España crea un consejo de Proveedores de Correo para coordinar la lucha

El envío masivo de correo comercial no solicitado (spam) es un problema de tal magnitud que se ha hablado de él en foros tan dispares como la reciente reunión de Davos y un seminario sobre el tema impulsado la semana pasada por la OCDE. El 56% de los mensajes que circulan por Internet son spam, según Brightmail.

Bill Gates anunció en Davos que espera que dentro de dos años esta plaga esté olvidada. Al margen de incrementar el combate legal, Gates puso la esperanza en soluciones técnicas. Anunció borrosamente dos posibles sistemas en el futuro. Un administrador de correo que obligue a solucionar un simple puzzle distinto cada vez que se envíe un mensaje y un sistema que obligue a pagar a quien remita un correo rechazado por el receptor.

A falta de conocer los detalles, el primero consistiría en la necesidad de resolver un liviano problema lógico. Quien enviara unos pocos correos no tendría mayor problema porque serían resolubles en segundos, pero ello entorpecería el trabajo de las máquinas de envío masivo ya que necesitarían mucha capacidad de computación. El segundo sistema consistiría en que si un receptor rechaza un correo, el remitente deba pagar por el envío. Los expertos no acaban de ver bien esta solución porque en muchos casos la tarea de localizar al emisor y conseguir cobrarle resultaría titánica y antieconómica.

Propuestas de pago

A la sombra del problema del spam empiezan a surgir propuestas que van asociadas a sellos digitales, al pago, en definitiva, por enviar correo electrónico.

La compañía Goodmail propone un sistema de pago que consiste en que la empresa que quiere remitir masivamente un correo comercial lo hace a través de Goodmail. Los clientes de Goodmail deben garantizar que cumplirán con las peticiones de baja de quienes reciban su correo. El proveedor del servicio de acceso (ISP) recibe el paquete de correos de sus cuentas, con sello cifrado y garantizando la limpieza de los archivos (sin virus, etcétera), y cobra por el envío a sus abonados del remitente. Goodmail percibe una comisión por la gestión. Un portavoz de Goodmail explicó por correo a este suplemento que el sistema estará operativo en Estados Unidos a finales de año, aunque no aclaró cómo trabajará la compañía con correos que deben enviarse a ISP no asociados. En cualquier caso, no parece que llegue a haber suficientes argumentos para convencer al internauta particular de que debe pagar por el correo electrónico.

Hotmail, el más popular servidor de correo, ha conseguido rebajar mediante barreras tecnológicas su tráfico de spam.

AOL ha iniciado la prueba de un sistema para bloquear el correo basura hacia sus 33 millones de clientes. El método consiste en identificar los servidores autorizados para hacer envíos de una determinada dirección de Internet. Si el servidor que envía el correo corresponde al del dominio registrado, el correo circula. Si no, se bloquea.

AOL quiere intentar evitar la llegada de correo basura desde servidores que no estén identificados como de la empresa emisora. Eso, por ejemplo, bloquearía todo el spam que circula gracias a la instalación de virus en máquinas particulares. Muchos virus abren una puerta trasera del ordenador infectado para permitir su control al autor del mismo. Este control puede utilizarlo para que la citada máquina envíe spam sin que el propietario de la misma lo advierta ni admita.

La batalla en el frente legal no da los resultados esperados. En la reunión de la OCDE, Europa reclamó a Estados Unidos que endureciera su normativa.

El 80% del spam europeo es en inglés y el 80% del mismo se origina en Estados Unidos. Mientras que en la UE el criterio comunitario es que no se permite el envío comercial si el receptor no lo autoriza expresamente al remitente (cláusula opt-in), en Estados Unidos el envío está, de entrada autorizado, y es el receptor quien debe tomar la iniciativa de comunicar si no quiere recibirlo (opt-out). Estados Unidos ha tomado algunas medidas, sin modificar este criterio básico, como el exigir el etiquetado del correo pornográfico para que se advierta explícitamente de su contenido.

Multas y demandas

La ley española cumple con los criterios de la directiva. Esta norma general sólo tiene una excepción: cuando exista una relación contractual previa, siempre que el prestador hubiera obtenido de forma lícita los datos de contacto del destinatario y "los empleara para el envío de comunicaciones comerciales referentes a productos o servicios de su propia empresa que sean similares a los que inicialmente fueron objeto de contratación con el cliente". Canadá, Suiza o Australia han adoptado el criterio europeo. México, Japón y Corea del Sur se alinean con Estados Unidos. El combate legal se entorpece porque el remitente puede refugiarse en cualquier país sin leyes en este tema o claramente indulgentes.

La UE ha destacado la reciente sentencia de un juez danés que impuso una multa de 84.000 euros a un remitente de 15.000 correos basura. Microsoft y AOL han presentado una denuncia en Francia contra una empresa dedicada al envío masivo de correos.

En apenas 15 días, dos países, Francia y España, han creado grupos de lucha contra el spam.

El pasado 22 de enero se constituyó en el Ministerio de Ciencia y Tecnología un Consejo de Proveedores de Correo Electrónico en España para buscar soluciones contra el spam. En él participan las compañías que gestionan más de 25.000 buzones como Telefónica, Wanadoo, Ono, MSN, Ya.com. Red.es, Acens, Arrakis, Arsys o Yahoo. Como oyentes participarán asociaciones vinculadas a este combate como la AUI o Correos. El consejo establecerá procedimientos de comunicación para resolver incidencia y participará en los foros internacionales.

Consejos

El usuario debe tomar algunas precauciones para limitar la llegada de spam, informa A. C.

-Si tiene una página web en la que figura su dirección de correo, debe sustituir el formato por una imagen para que la dirección sea comprensible para el ojo humano, pero no para los robots, programas especializados en capturar direcciones escritas en páginas personales, bases de datos, grupos de noticias...

-No se debe responder el correo no deseado, ni siquiera para pedir que el emisor te retire de su lista. Lo único que le interesará saber es que la dirección sigue activa. Las direcciones confirmadas se cotizan mejor en el sector de la mercadotecnia salvaje.

-Repasar periódica y manualmente el interior de la carpeta antispam antes de borrar su contenido.

-No usar direcciones cortas, que puedan ser detectadas fácilmente con pruebas aleatorias.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana