Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren ahogados 16 inmigrantes tras volcar una ola su patera en Fuerteventura

Tres de los 28 ocupantes de la embarcación procedente de Marruecos siguen desaparecidos

Dieciséis inmigrantes murieron ayer ahogados y tres permanecen desaparecidos tras caer al mar en una zona con apenas tres metros de profundidad y a escasos metros de la costa de Fuerteventura donde planeaban desembarcar. La embarcación de madera, con 28 personas a bordo, fue arrojada por una ola contra las rocas, que le abrieron grietas, y luego volcó, cerca del acantilado del Faro de la Entallada -su luz les había guiado durante la noche-, donde se encuentra un radar del Sistema Integral de Vigilancia Exterior. Nueve inmigrantes fueron rescatados con vida.

El naufragio se produjo poco después de las 5.30, cuando la patera se encontraba a sólo cinco o seis metros de la costa, al final ya de un viaje que había durado 48 horas aproximadamente. El fuerte oleaje que había en ese momento lanzó contra unas rocas la embarcación, que volcó con sus 28 pasajeros. Seis inmigrantes lograron alcanzar la orilla y huyeron. Fueron detenidos poco después en Tuineje, al sur de la isla, por agentes de la Guardia Civil.

Su relato hizo saltar las alarmas sobre el naufragio, que se produjo a escasa distancia de uno de los radares que, según las autoridades, forman parte del blindaje electrónico que permite detectar cualquier patera que se aproxima a la costa de Fuerteventura. "El mal estado de la mar y la altura de las olas creó ayer un efecto pantalla, que ocultó la patera a los radares, y eso impidió su detección", explicó a última hora de la tarde en Puerto del Rosario el secretario de Estado para la Extranjería e Inmigración, Gonzalo Robles, quien se trasladó desde Málaga a la capital de Fuerteventura, junto al delegado del Gobierno, Antonio López, para interesarse por lo sucedido.

Una patrullera de la Guardia Civil localizó la patera, procedente de Marruecos, a las 7.20, en la zona de la playa de Los Roques. Junto a los restos de la embarcación fueron hallados en el agua tres subsaharianos agarrados a un saliente rocoso. Llevaban unas dos horas, y estaban agotados. Cuando fueron rescatados por mar, mediante una zodiac, sufrían hipotermia y una fuerte conmoción. Agentes de la Guardia Civil los trasladaron al hospital insular, donde fueron también atendidos de golpes que habían sufrido durante el naufragio.

Cuando reanudaron la búsqueda, varios agentes de la Guardia Civil encontraron dos cuerpos sin vida debajo de la patera, cada vez más destrozada por el oleaje y los choques contra las rocas, así como los cadáveres de una mujer subsahariana y de dos varones, uno de ellos también magrebí, que flotaban a la deriva.

"Tristeza e indignación"

Tras un aviso de un helicóptero de la Guardia Civil, entorno a las 13.00, submarinistas del grupo especial de actividades subacuáticas iniciaron la búsqueda y lograron rescatar los cuerpos de 16 inmigrantes ahogados, dos de ellos magrebíes. Las tareas en el mar continuaron hasta el anochecer, sin que fueran hallados los tres inmigrantes que permanecían desaparecidos.

El consejero de Inmigración del cabildo Insular de Fuerteventura, Tomás Saavedra, manifestó: "Desde hace más de dos años, hemos reclamado al Gobierno de la nación más medios humanos y medios técnicos adecuados, pero nos han desoído". Saavedra recordó que sólo el año pasado 44 inmigrantes murieron ahogados en aguas canarias y los cadáveres de otros 48 ni siquiera pudieron ser rescatados del mar. "Todo esto nos produce mucha tristeza e indignación", añadió Saavedra.

El portavoz del Cabildo de Fuerteventura alabó la dedicación de los agentes de la Guardia Civil, "que actúan a todas horas, por encima de sus posibilidades y de sus deberes". Y precisó que ninguna de las cuatro patrulleras destinadas a la isla está diseñada para el rescate de personas en alta mar, sino para la lucha contra el narcotráfico y para la vigilancia costera.

Los tres últimos ministros del Interior y dos altos cargos de la Guardia Civil han viajado en los dos últimos años a Fuerteventura para presentar el Sistema Integral de Vigilancia Exterior. Gonzalo Robles destacó ayer en Puerto del Rosario que los radares del Sistema Integral de Vigilancia Exterior detectaron el año pasado el 47% de las embarcaciones que se acercaron a Fuerteventura, y añadió que el Gobierno destinó en 2003 a ese sistema de vigilancia 20 millones de euros. Asimismo, anunció que el Ministerio del Interior tiene entre sus prioridades enviar a Canarias en los próximos años -no precisó plazos- agentes que aumenten la plantilla de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de enero de 2004