ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 2 de enero de 2004

El PSOE renueva el 60% de las cabezas de lista al Congreso de los Diputados

El secretario de Organización trata de "salvar" a candidatos eliminados en sus federaciones

Con menos estrépito que en otras ocasiones, las federaciones socialistas van ahormando sus candidaturas al Congreso y Senado para las elecciones de marzo con una renovación en sus primeros puestos del 60%. Doce mujeres encabezarán las listas, aunque todavía puede aumentar en dos más. La mayoría de los veteranos repiten, aunque con algún desplazamiento del Congreso al Senado. En estos primeros días de enero, el secretario de Organización, José Blanco, tratará todavía de salvar a algunos candidatos excluidos por sus federaciones. Aún sigue sin decidir el número dos por Madrid.

Las 52 listas socialistas al Congreso y al Senado correspondientes a las 50 provincias y a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla llegarán el día 9 de enero a la comisión federal de listas, cuyos miembros examinarán la idoneidad de las mismas, defendidas por cada secretario general. Ese comité tiene que actuar con razones de "justicia" pero, desde luego, tiene que atender el sentir de los militantes de cada provincia que son quienes con su voto han aprobado la composición de las candidaturas. Las cabezas de lista están ya decididas y con relación a las elecciones de hace cuatro años la renovación de las mismas es del 57,7%, es decir, 30 personas nuevas al frente de otras tantas candidaturas. En las últimas elecciones generales hubo 10 mujeres en el primer puesto de las listas; ahora son ya 12 y puede aumentar en dos más.

Todas las regiones experimentan renovaciones sustanciales como fruto del cambio de poder que se produjo en las federaciones hace cuatro años tras sus respectivos congresos. No sólo cambió el poder federal, sino también el regional en buena parte del PSOE.

Los miembros de la ejecutiva federal serán diputados, aunque la mayoría ya lo era, habida cuenta de que el movimiento que aupó a Zapatero al poder surgió del grupo parlamentario. Casi todos ellos encabezan candidaturas: Jesús Caldera en Salamanca, José Blanco en Lugo, Jordi Sevilla en Castellón, Leire Pajín en Alicante, Juan Fernando López Aguilar en Las Palmas, Álvaro Cuesta en Asturias, Consuelo Rumí en Almería y Micaela Navarro en Jaén.

Pero la revolución se ha producido en Andalucía, donde cuatro consejeros del Gobierno de Manuel Chaves vendrán a Madrid como diputados, junto al actual presidente del Parlamento andaluz, Javier Torres Vela. Los consejeros Magdalena Álvarez, Carmen Calvo, Carmen Hermosín y Alfonso Perales abandonarán sus puestos para contribuir al proyecto de Zapatero, en el Gobierno o en la oposición.

Todavía está en duda el número uno de Barcelona ya que se trata de convencer al primer secretario de los socialistas catalanes, José Montilla, para que ocupe esa plaza. La primera que le empuja es la portavoz del PSOE, Carme Chacón, pero si no aceptara sería ella la que ocupara ese puesto.

Rubalcaba y Sebastián

En este contexto de que las personas de confianza de Zapatero encabecen candidaturas se explica en la dirección socialista el desplazamiento desde Madrid a la cabeza de lista de Cantabria del vicecoordinador del comité electoral del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, nacido en Cantabria. No obstante, su salida de la lista de Madrid libera la presión que hay sobre esa candidatura en la que hay más demanda que oferta. José Luis Rodríguez Zapatero encabeza la lista madrileña en la que estará su antecesor Joaquín Almunia, el ex dirigente sindicalista Antonio Gutiérrez, la responsable de Medio Ambiente, Cristina Narbona, la actual secretaria general del Grupo Socialista, María Teresa Fernández de la Vega, el dirigente madrileño José Acosta, el ex presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, el ex secretario general de los socialistas madrileños Jaime Lissavetzky, el diputado Diego López Garrido, y la profesora universitaria María Jesús Sansegundo, como seguros en puestos de salida. La corriente Izquierda Socialista ha expresado ya su protesta por la hipótesis de que tampoco en esta ocasión ninguno de sus miembros pueda ir en la candidatura madrileña.

Las principales novedades se dan en Andalucía, Cataluña, Castilla-La Mancha y Castilla y León, así como en el País Vasco. Hay muchos nuevos y no demasiados independientes, toda vez que algunos intentos de fichaje no han prosperado. Profesionales del mundo de la economía, de la universidad y de la administración han colaborado muy activamente en la preparación del programa del PSOE pero han declinado dar el paso hacia las listas electorales. Para antes de que se reúna el comité federal de listas el próximo 9 de enero es posible que se haga pública la identidad del número dos por Madrid.

Entre los independientes que irán en las candidaturas del PSOE se sitúan el cabeza de lista por León, José Antonio Alonso, miembro todavía del Consejo General del Poder Judicial y el economista Miguel Sebastián, a quien se trata de convencer para que encabece una lista. Sí vendrá al Congreso el secretario general de las Juventudes Socialistas del País Vasco, Eduardo Madina, que sufrió el zarpazo del terrorismo de ETA, de quien la ejecutiva federal tiene el mejor de los conceptos. Ramón Jáuregui encabezará la candidatura de Álava al Congreso y Javier Rojo, al Senado. Arantxa Mendizabal es el número uno por Vizcaya y el secretario general de los socialistas guipuzcoanos, Manuel Huertas, abandona el Parlamento vasco y encabeza la lista por esa provincia. También abandona un Parlamento regional el ex presidente de Baleares Francesc Antich, que debutará como diputado al Congreso. En las nueve provincias de Castilla y León sólo repiten dos cabezas de lista: Jesús Caldera por Salamanca y Julio Villarrubia por Palencia. El portavoz en el Senado, Juan José Laborda, es muy posible que encabece la lista al Congreso por Burgos, a pesar de que ganara las primarias para el Senado en competición con otro compañero que aspiraba a la misma plaza.

Es muy difícil que el comité federal de listas modifique una propuesta que llega de las federaciones. Antes de llegar a situaciones de fuerza, como puede ser una votación en contra del comité federal, se trata de alcanzar un acuerdo. En ese proceso está el secretario de Organización, José Blanco, tratando de "salvar", en "diálogo amistoso con las federaciones", algunas exclusiones.

"Los del plan antiguo"

La dirección federal y del Grupo Parlamentario Socialista tienen la mejor opinión de la diputada por Zaragoza Mercedes Gallizo, que no ha sido propuesta por su federación. La gran sorpresa, no obstante, es la cabecera de Zaragoza, que ocupará el secretario general de UGT de Aragón, Jesús Membrado, informa Concha Monserrat.

Desde que Zapatero llegó al poder del PSOE se extendió el rumor de que iban a prescindir de "los anteriores", también llamados "vieja guardia" o, como ironiza la diputada Carmen Alborch -que será cabeza de lista por Valencia-, los del "plan antiguo". En términos generales eso no ha ocurrido y las dificultades les vienen de sus propias federaciones. José Blanco trata de convencer a los dirigentes regionales de que cuenten con algunos que hoy están excluidos. Si no en el Congreso en el Senado. De momento en situación difícil están Txiki Benegas por el País Vasco y Rosa Conde en Madrid.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana