ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 18 de noviembre de 2003
ORTOPEDIA

Los colchones de dureza intermedia son mejores que los duros para el dolor de espalda

Un estudio español rectifica una creencia generalizada entre la población y los médicos

Barcelona 18 NOV 2003

Archivado en:

Tres de cada cuatro médicos ortopedistas estaban equivocados. La recomendación generalizada de un colchón duro para aliviar el dolor de espalda ha resultado ser una equivocación. Un ensayo clínico español ha descubierto que los colchones de firmeza intermedia, y no los muy duros, son los más eficaces para contrarrestar el dolor lumbar. Aunque los resultados de este estudio, posiblemente el primero de su género, deberán ser revalidados en posteriores investigaciones, la creencia popular y la publicidad que defiende las bondades del colchón extrafirme han sido cuando menos cuestionadas.

Todavía queda por determinar cuál es la firmeza óptima de los colchones, pero lo que parece claro es que en la escala del Comité Europeo de Estandarización, que va de 1 (extrafirme) a 10 (extrablando), el mejor contra el dolor de espalda se sitúa en un rango intermedio.

Con los mejores colchones se observa una menor necesidad de usar analgésicos

En este estudio, realizado con las mayores exigencias científicas (ensayo aleatorio doble ciego) por la Fundación Kovacs de Palma de Mallorca, en colaboración con diversos hospitales españoles, los colchones de firmeza 5,6 (intermedia) resultaron doblemente más eficaces que los de dureza 2,3 (muy duros) contra el dolor lumbar crónico y la incapacidad que provoca.

"Nuestros resultados resaltan que las recomendaciones para la vida diaria, como el tipo de colchón que se debe usar, pueden tener un efecto importante sobre la evolución clínica del dolor lumbar. Deberían evaluarse los efectos con métodos sensatos, similares a los usados para otros tratamientos médicos", afirma el primer autor del estudio, Francisco Kovacs, que ha coordinado un equipo multidisciplinar de rehabilitadores, traumatólogos, neurocirujanos, anatomistas y bioestadísticos.

El estudio, publicado en el último número de The Lancet, analiza los efectos de la firmeza del colchón en 313 personas, a quienes se sustituyó su colchón por uno de unas características determinadas para observar cómo influía en su lumbalgia. De acuerdo con las condiciones de "doble ciego" del estudio, tanto los pacientes como los médicos que evaluaron su evolución y los estadísticos que analizaron los resultados ignoraban qué tipo de colchón había recibido cada paciente. Además, se interrogó a los participantes sobre su percepción subjetiva de la firmeza del colchón que había recibido.

Los resultados demuestran que el simple hecho de cambiar el colchón supuso en ambos grupos una mejoría muy relevante en la intensidad del dolor y el grado de incapacidad, lo que permitió reducir la necesidad de recibir tratamiento farmacológico. Sin embargo, todas las variables mejoraron en mayor medida en los pacientes a quienes se colocó un colchón de firmeza intermedia.

En conjunto, los participantes en el estudio que usaron colchones de firmeza intermedia tenían el doble de probabilidades de comunicar que había mejorado su dolor lumbar mientras se encontraban echados en la cama y al levantarse, así como la discapacidad asociada con el dolor de espalda; esto se relacionaba con un descenso relativo en la necesidad de usar tratamiento con analgésicos.

"Los resultados obtenidos por Kovacs y sus colaboradores constituyen un alivio para los médicos, que no sólo se enfrentan al tratamiento diario de los pacientes de dolor lumbar crónico, sino que también se ven constantemente bombardeados por la falta de eficacia de las intervenciones terapéuticas, que les da pocas opciones de tratamiento comprobadas", afirma Jenny McConnell de la Universidad de Melbourne (Australia), en un comentario editorial publicado por la misma revista británica.

El tipo de colchón influye sobre la evolución de la lesión lumbar. / JORDI ROVIRALTA

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana