Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Valencianos en Buckingham

Dos profesores ganan el premio al mejor libro de inglés que patrocina la casa real británica

Los profesores valencianos Pilar Pérez y Vicent Roig se sentían satisfechos con la buena marcha de Little Elephant, personaje central de un libro concebido para enseñar inglés en los primeros cursos de Primaria. Los cerca de 50.000 ejemplares que, aseguran, se han vendido en España y los 40.000 que ya usan otros tantos niños italianos en la edición internacional del libro como Mini magic, constituían una buena respuesta a un libro modesto en sus dimensiones pero ambicioso en sus objetivo: hacer de la enseñanza del inglés una tarea divertida para los niños y gratificante para los profesores. "Si nosotros nos partimos de risa, seguro que los niños también se ríen", le decía Pilar Pérez, psicopedagoga y profesora que coordina en la Consejería de Educación Proyectos de Innovación en Infantil y Primaria, a su compañero Vicent Roig, maestro, profesor de Secundaria y músico.

"Si nosotros nos partimos de risa escribiéndolo, seguro que los niños se ríen"

Cambiaron la risa por un gesto de incredulidad cuando el jueves pasado franquearon las puertas del Buckingham Palace para asistir a la ceremonia de entrega de The Duke of Edinburgh ESU English Language Book Award, donde recibieron de manos de Felipe de Edimburgo el galardón otorgado a la serie Story Magic. Publicada por la prestigiosa editorial Macmillan Heinemann, la serie tiene como autores también a dos profesoras inglesas, Katharine Scott y Susan House, residentes en Madrid. "Desde 1993, ningún español había recibido este premio", recuerdan Pérez y Roig al referirse al premio más prestigioso del mundo en su género. Ámbos conforman un sólido tándem que ha impartido formación del profesorado sobre inglés a lo largo y ancho del Estado.

Los libros de la serie Story Magic basan su éxito en una forma de aprender que ayuda a los niños a comunicarse en inglés desde el primer día, mientras "se lo pasan bomba" junto al pequeño elefante creado por los valencianos, con un mago (Little Wizard), o bien haciéndose investigadores (Little detectives). "La clave del método está en unir la comprensión y la producción oral", explica Pilar Pérez. Los dos libros de Little Elephant, actualmente número 1 en ventas de su segmento editorial, contiene media docena de historias, elaboradas pensando, primero, "qué expresiones se quieren utilizar". Cuando eso ya está claro, "te metes en un cuento en el que esas expresiones se utilizan, sólo que en vez de contárselo a los niños, se representa con ellos", aclaran. Más tarde, se hacen ejercicios para trasvasar esas estructuras lingüísticas sencillas "y muy funcionales" a situaciones de la vida cotidiana.

Los libros se acompañan con dos CD musicales, donde cada canción se corresponde con una de las situaciones "vividas" con el pequeño elefante. La música es de Vicent Roig, las letras de ambos docentes. "Yo misma he aprendido mucho inglés con los Beatles", reconoce Pilar Pérez para reforzar el interés por las canciones para fijar una lengua. Los CD se han grabado en unos estudios de Abbey Road, la calle londinense que hiciera célebre el cuarteto de Liverpool. Los profesores disponen de su Big Book, el mismo libro que usan los niños pero a escala superior. También "es muy importante en este método la participación de los padres", que reciben una carta a principio de curso y otra con cada unidad didáctica, donde se les detalla y traduce la historia, que l

os pequeños la interpretarán ante los padres.. Pero se les advierte que "si saben inglés, no traduzcan nada a los niños". Entre los materiales adicionales al libro, se incluyen unos posters que "hacen el papel de un teatro de títeres", explica Roig. "Al principio", añade, "pensamos que sería complicado negociar con la editorial inglesa la inclusión de los materiales, pero todo han sido facilidades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de noviembre de 2003