Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Zapatero culpa al Gobierno de desoír sus avisos sobre el posible estallido de la vivienda

El líder del PP reconoce que puede comenzar "una desaceleración suave de los precios"

"Nosotros ya advertimos sobre el riesgo de que hubiera una burbuja inmobiliaria y el Gobierno desoyó todos los avisos". Este recordatorio lo hizo ayer el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, después de escuchar a miembros del Gobierno un cierto reconocimiento de culpa por el encarecimiento del precio de la vivienda. El secretario general del PP, Mariano Rajoy, reconoció que empezará la desaceleración del precio de la vivienda. El Banco de España suavizó ayer sus avisos y señaló que puede haber una "reconducción gradual" de los precios.

La vivienda va a constituir uno de los ejes básicos de la "ofensiva ciudadana" que ayer puso en marcha el PSOE, tanto de denuncia de la situación actual como de presentación de medidas. Cristina Narbona, secretaria de Vivienda y Medio Ambiente de la ejecutiva federal, coordina los grupos de trabajo que elaboran el programa de Vivienda para las elecciones de 2004. Ayer mismo, Zapatero anunció esta ofensiva sobre la que después se explayó Narbona, que compareció con el secretario de Organización y Acción Electoral, José Blanco, tras mantener una reunión con los secretarios provinciales y responsables de organización de todas las federaciones del PSOE.

Pero Zapatero comenzó su ofensiva al principio de la reunión doliéndose de que el Gobierno haya desoído todas las advertencias del PSOE en esta legislatura y haya rechazado las iniciativas parlamentarias de la oposición sobre vivienda. Pero esta campaña de los socialistas, que ayer comenzó en su fase de denuncia, coincidió con las apreciaciones del vicepresidente económico, Rodrigo Rato y del Banco de España sobre vivienda. El Banco no reconoce que haya burbuja inmobiliaria pero en su informe de septiembre advierte sobre el riesgo de un ajuste brusco. Al mismo tiempo Rato aceptó anteayer que pueda haber "responsabilidades políticas" en el encarecimiento de la vivienda. A esto se agarró ayer Zapatero.

"Rato ha dicho una de las pocas verdades del PP al reconocer la necesidad de frenar la burbuja inmobiliaria denunciada por el Banco de España". Zapatero señaló que si estalla esa burbuja, "los efectos sobre la economía española serán funestos y, sobre todo, recaerán en los propietarios que se han sobreendeudado".

Ahora bien, el Banco de España suavizó ayer el lenguaje en relación al que apareció el día anterior en su informe del mes recién acabado. El precio de las viviendas apunta a una reconducción "gradual" de sus tasas de crecimiento y fuentes del Banco de España consultadas por Efe dijeron ayer que "el ajuste brusco de los precios es la posibilidad menos factible"

Estas consideraciones coincidieron con el reparto que ayer comenzaron ayer los socialistas de un folleto titulado "¿Qué pasa con la vivienda en España"? en el que figura el rostro de un joven con gesto muy grave que dice así: "Señores del PP, me quedan 20 años para pagar el piso". A continuación se critica al PP por su política. El próximo folleto contendrá las soluciones de los socialistas. Entre las medidas que irán con toda seguridad al programa de gobierno de Zapatero figuran las siguientes:

- Suelo público. Se propone un acuerdo de Estado entre las tres administraciones (central, autonómica y municipal) en toda España para que el suelo público se destine preferentemente a vivienda protegida.

- Gasto público. Aumentar para el próximo año en un 5,7% el gasto para vivienda como complemento al Plan de Vivienda. El Presupuesto del Gobierno prevé un 2,5%.

- Sorteo. Se establecerá un registro de promotores respecto a los que se efectuará un sorteo para la designación de obras.

- Penalización. Habrá penalización para los procesos de retención e incumplimiento de los plazos de urbanización y promoción por parte de los operadores inmobiliarios.

- 250.000 viviendas. La colaboración entre todas las administraciones afectadas debe hacer posible construir 250.000 viviendas protegidas al año y, por tanto, un millón de viviendas en cuatro años, preferentemente en régimen de alquiler.

- Tanteo y retracto. Asegurar que en el suelo dedicado a viviendas de protección pública se respete el ejercicio de los derechos de tanteo y retracto durante las segundas y ulteriores transmisiones, así como en las propias viviendas de protección pública, impidiendo que el precio de la vivienda libre termine siendo el de referencia para el conjunto de los mercados.

Tanto socialistas como populares van a poner mucho énfasis en sus programas en promocionar el alquiler de viviendas. Rajoy trató ayer de tranquilizar a los ciudadanos y aseguró que "el precio de la vivienda tendrá un descenso suave y paulatino; es una hipótesis de caída ordenada, con suavidad". Rajoy aseguró que el informe del Banco de España no le preocupa sino que le "tranquiliza".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2003