Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento evalúa en 343 millones el paso del AVE por el Baix Llobregat

El presupuesto no incluye el coste de la estación, que va a cargo de la Generalitat

La primera estimación de costes del tramo del AVE entre Sant Joan Despí y la Torrassa arroja una cifra de 343 millones de euros. Esta cantidad incluye las obras de la vía de ancho europeo (190 millones) y la reforma imprescindible de las vías de Cercanías (153 millones), pero deja fuera el coste de la estación que se ha da construir en El Prat porque debe ser asumido por el Gobierno catalán. Tampoco incluye el tramo de la estación al aeropuerto, aún en fase de redacción.

Las cifras de coste estimado incluidas en el estudio sobre el trazado del AVE a su paso por El Prat arrojan una aparente paradoja: el kilómetro de obra nueva del AVE es más barato que la reforma (imprescindible) de las antiguas vías de Cercanías. En el primer caso asciende a 12.445.440 euros por kilómetro, mientras que la reforma de las vías existentes suma 14.056.938 euros por kilómetro. Pero la paradoja es pura apariencia. El coste del ministerio está hecho a la baja y dejando fuera todo lo que se supone que tiene que ser costeado por el Gobierno catalán.

Un ejemplo: la estación de El Prat tendrá seis andenes, pero Fomento sólo ha calculado pagar dos, los correspondientes a la línea de Cercanías. Los otros cuatro, considera, corren por cuenta del Gobierno catalán. Se trata de los dos del AVE y de los dos para la lanzadera hasta el aeropuerto. Ninguno de ellos figuraba en el proyecto inicial de Fomento, ya que el tren no paraba en El Prat, por lo tanto, no cree que deba pagarlos.

Por lo mismo, el presupuesto deja fuera los costes de la estación, tanto del edificio como del vestíbulo, escaleras y ascensores de acceso, y también las conexiones con las dos estaciones de metro (línea 1 y futura línea 9). El consejero de Política Territorial, Felip Puig, aseguró que el trazado que va desde la estación hasta el aeropuerto está siendo dibujado por los técnicos de Fomento. Puig cree que este tramo podría salir a información pública en noviembre o diciembre. Menos condescendiente se mostró el alcalde de Barcelona, Joan Clos, quien en Estambul, donde se encuentra para asistir a una reunión de ciudades metropolitanas, se sorprendió del "despropósito" que supone haber sacado a información pública el trazado hasta L'Hospitalet sin la conexión con el aeropuerto, informa Blanca Cia.

Pequeños errores

Los técnicos de los municipios han iniciado ya el estudio de los documentos sometidos a información pública por Fomento y han empezado a observar "pequeños errores" que atribuyen a la precipitación en su confección. Así, la cota que se asigna a los trenes de Cercanías y a los de alta velocidad difiere en tres metros, cuando en teoría deben estar a la misma altura.

Un asunto que todos los técnicos miran con prudencia es la pretensión de Fomento de no sustituir el puente sobre el Llobregat que usan los cercanías. Su demolición fue pactada entre las administraciones catalanas y el ministerio, aunque no fue recogida en el convenio.

Uno de los principales motivos que llevaron a pedir su demolición es que resulta especialmente peligroso en avenidas superiores a 4.000 metros cúbicos por segundo, porque se apoya sobre columnas situadas en el lecho del río que se convierten en un punto de acumulación de material de arrastre. Detrás de estas columnas deberían situarse las del nuevo puente de la línea del AVE, lo que multiplica el peligro en caso de riada. "Lo importante", señalaron ayer diversos técnicos, "es no precipitarse y que no se cuele al final alguno de esos errores perfectamente subsanables".

El análisis de la documentación de Fomento y de la que tienen que sacar a información pública el propio ministerio y el Gobierno catalán puede prolongarse durante un año, según fuentes municipales. Lo que sí ha llamado la atención es la pendiente calculada para el AVE a su salida de la estación de EL Prat (30 milímetros por metro). Un ingeniero ferroviario señaló ayer que la máxima pendiente de Ferrocarrils de la Generalitat (excluyendo el cremallera de Montserrat) es de 27 milímetros. En su opinión, esta pendiente en un punto de arranque hará que el tren difícilmente supere los 60 kilómetros por hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de octubre de 2003