ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 26 de julio de 2003
Reportaje:BMW 530d | PRUEBA

Tecnologías al servicio de la deportividad

El nuevo Serie 5 aplica las soluciones técnicas más avanzadas para ofrecer una conducción ágil y dinámica en una berlina de gran tamaño. Estrena un chasis delantero de aluminio y otros avances opcionales que aportan un compromiso impecable entre estabilidad y confort. Además tiene una línea con carácter, un interior cómodo y un completo equipo de seguridad. Pero los precios son altos y suben mucho con las opciones más interesantes.

Un despliegue tecnológico con las soluciones más sofisticadas para conseguir el dinamismo y la agilidad de un coche pequeño en un modelo de medidas generosas. Esto y mucho más es lo que ofrece el nuevo BMW Serie 5, una berlina exclusiva con un compromiso muy logrado entre estabilidad y confort que cumple al pie de la letra las señas de identidad de la marca: deportividad para disfrutar conduciendo.

El aumento de tamaño y equipamiento de las grandes berlinas ha aumentado mucho el peso reduciendo su agilidad y placer de conducción. Y para un fabricante como BMW, que apuesta por el dinamismo, superar este desafío es un objetivo prioritario. El nuevo Serie 5 demuestra su capacidad para resolverlo y ofrece un comportamiento dinámico impecable que le sitúa entre los coches de referencia en su tamaño. Pero a cambio hay que pagar un precio superior al de casi todos sus rivales, y eso sin contar las opciones más interesantes.

más información

Evolución estética

El Serie 5 rompe con el inmovilismo estético de BMW y sigue la estela del Serie 7 aplicando un diseño más vanguardista y atrevido. Por delante tiene un frontal más afilado y penetrante, con una parrilla retocada y unos faros rasgados de doble foco. En el lateral destaca la línea ascendente que parte de los faros y recorre la cintura de las puertas para fundirse con el maletero. Y la zaga elevada recoge el estilo del Serie 7 con un diseño más discreto y equilibrado.

El conjunto aporta una imagen compacta con mucho carácter, pero sobre todo permite superar la gran asignatura pendiente de BMW: ya no cuesta distinguirlo del modelo anterior. Es 6,6 centímetros más largo (4,84 metros), casi cinco más ancho y otros cuatro más alto que su antecesor, pero por fuera no lo parece e incluso pesa 75 kilos menos, gracias a que estrena un moderno y ligero chasis delantero de aluminio. Además ofrece una aerodinámica récord (CX de 0,26 a 0,28, según versiones).

Cómodo por dentro

Las medidas desahogadas del interior aumentan la sensación de amplitud. Delante, los asientos son grandes y cómodos, y atrás tiene 4,6 centímetros más de espacio para las piernas. Pero se echan en falta más huecos para objetos porque no hay donde dejar las cosas de uso cotidiano:

delante sólo incluye dos repisas -en la consola central y a la izquierda del volante

-, la zona del freno de mano está reservada al teléfono y las bolsas de las puertas son pequeñas para las agendas. Atrás, en cambio, lleva un hueco detrás del apoyabrazos delantero, dos posavasos y una guantera integrados en el apoyabrazos posterior. El maletero es grande (520 litros) y caben cuatro bolsas de palos de golf.

Por lo demás, tiene un salpicadero sencillo y moderno, con un diseño elegante, la pantalla de información bien integrada y buenos ajustes y materiales. Pero el aspecto general es frío e incluye algunos plásticos pobres que desentonan: la base de la consola central, los elevalunas y el cenicero. Esta austeridad, habitual en los coches alemanes, se compensa con un confort de marcha excepcional que refleja las virtudes de la suspensión y la insonorización.

Motores de gasolina y turbodiésel

El Serie 5 se vende con tres motores. Dos son de gasolina, 520 (170 CV) y 530 (231 CV), pero el más interesante es el 530d turbodiésel (218 CV). Los precios son altos, aunque incluyen un buen equipo de serie en toda la gama: seis airbags, ABS, ESP, detector de pinchazos, asientos delanteros eléctricos, radio-CD, sensor de lluvia... Sin embargo, los detalles más innovadores son opcionales y caros.

Conclusión

Una berlina exclusiva para quienes valoran la calidad y el disfrute en la conducción. El nuevo Serie 5 tiene una línea elegante, un turbodiésel de prestaciones espectaculares y un comportamiento deportivo y seguro. Y aunque es caro, aporta una eficacia y confort de marcha sobresalientes.

AL DETALLE

- MÁS EFICAZ Y TAMBIÉN MÁS CARO

El BMW 530d es ya de entrada más caro que todos sus competidores, con la excepción del Mercedes E 320 CDi, pero, si se suma el precio del cambio automático opcional (2.478 euros), la diferencia aumenta todavía más, y con ello supera en 500 euros incluso a su rival alemán.

El modelo de BMW ofrece el motor turbodiésel más potente (218 CV), las mejores prestaciones y un comportamiento dinámico cómodo y deportivo, pero cuesta 3.000 euros más que un Audi A6 2.5 V6 TDi, que viene con tracción Quattro, y 2.500 más que el Lancia Thesis equivalente, que incluye los airbags laterales traseros, suspensión electrónica, tapicería de Alcántara, mandos orales para el equipo de música y el teléfono, y otros detalles. El 530d es también 7.000 euros más caro que el Volvo S80 D5, aunque la berlina sueca monta un motor mucho menos potente.

- SOBRIEDAD INTERIOR

A pesar de ser una berlina exclusiva, el interior del Serie 5 tiene un aspecto sobrio y sin adornos. La banda de madera que recorre el frontal del salpicadero aporta un toque elegante, pero los plásticos en tonos gris claro de la parte inferior tienen poca presencia y restan empaque. En cambio, la insonorización es muy buena y aísla completamente el habitáculo.

El nuevo BMW mantiene el sistema de información estrenado en el Serie 7, que se maneja desde un mando circular situado detrás del cambio, a la derecha del freno de mano, y proyecta los datos en una pantalla que va en el centro del salpicadero. BMW ha simplificado el funcionamiento para que sea más fácil de usar sin distraerse y permita manejar casi todos los accesorios: climatización, equipo de música, teléfono, ordenador de viaje y hasta el sistema de ayuda al aparcamiento (opcional). En contrapartida obliga a prescindir de los huecos que van situados habitualmente en esa zona: posavasos, espacio para el teléfono móvil...

El maletero tiene 520 litros, 60 más que el modelo anterior, y sus formas son muy aprovechables. Por lo demás, la zaga conserva el estilo tradicional de BMW, pero con los pilotos prolongados en los laterales y unos trazos más marcados.

LOS AVANCES DEL SERIE 5 Y LAS OTRAS VERSIONES

EL NUEVO SERIE 5 aporta muchas novedades tecnológicas dirigidas a mejorar su dinamismo, pero la mayoría son opcionales. La más importante es el subchasis delantero de aluminio, que viene de serie y reduce en unos 75 kilos el peso (imagen superior). Además, al aligerar la zona donde va alojado el motor permite lograr un reparto de peso ideal entre los dos ejes (50% en cada uno) para conseguir unas reacciones dinámicas más eficaces y equilibradas.

Destaca también el sistema Dynamic Drive (2.538 euros), unas barras estabilizadoras con control electrónico que reducen al mínimo el balanceo lateral de la carrocería y mejoran la precisión en las curvas. Además, en septiembre se ofrecerá también el sistema head up display, aunque todavía no tiene precio. Este dispositivo aplica tecnologías de los aviones de combate y proyecta una serie de informaciones (navegador, radar antichoque, velocidad...) en el parabrisas delantero, justo frente al conductor, para que no tenga que apartar la mirada de la carretera.

La dirección activa es otra de las grandes primicias del Serie 5. Cuesta 1.485 euros y se adapta de forma automática a todas las situaciones de la conducción. Así, en las maniobras actúa de forma más suave y directa, y reduce las tres vueltas de volante de una dirección normal a sólo dos, exigiendo menos esfuerzo al conductor. Este reglaje se mantiene también en los trazados más virados para mejorar la agilidad y precisión en las curvas. En cambio, la dirección se va endureciendo ligeramente a medida que aumenta la velocidad para que el conductor tenga más sensibilidad y las reacciones del coche sean menos nerviosas cuando circula por carreteras rápidas y autopistas.

Por lo demás, se ofrece también un control activo de velocidad de crucero que va conectado a un radar. Se llama ACC, tiene un precio de 2.821 euros y adapta la velocidad en función de las condiciones del tráfico regulando la distancia disponible con los coches que van delante.

- LAS VERSIONES QUE FALTAN

La gama del Serie 5 se completará en los próximos meses con otras versiones. En octubre llegarán dos motores más de gasolina: 525 (192 CV) y 545 (333 CV), que ya tienen

precio: 42.850 y 70.150 euros, respectivamente. En junio de 2004 estará disponible la carrocería Tou-ring o familiar, y en el segundo semestre de 2004, los turbodiésel pequeños, el 520d, que tendrá unos 150 CV, y el 525d, que subirá hasta 175 CV. La versión superdeportiva M5 está prevista para 2005.

El Serie 5 se puede completar con multitud de opciones, aunque a precios elevados. Hay seis tipos de asientos, desde los activos con masaje (1.583 euros) hasta los climatizados (1.583 euros), pero los más completos son los de apoyos laterales variables (2.682 euros): permite regular el respaldo en dos partes y cerrar los lados para sujetar mejor el cuerpo. También se ofrecen los faros activos ACL (496 euros), que giran en las curvas, y el sistema de ayuda al aparcamiento PDC (1.032 euros), que indica la distancia disponible a cualquier obstáculo en la pantalla del salpicadero.

El nuevo Serie 5 muestra una evolución estética importante en BMW y tiene una imagen menos conservadora. Destacan las formas suaves y redondeadas, sobre todo en el frontal, que mejoran la aerodinámica. / CÉSAR LUCAS ABREU

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana