ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 26 de julio de 2003
Crítica:Nissan 350Z

Un cupé japonés con gancho y poderío

Diseño espectacular y una mecánica contundente, con motor 3.5 V6 de 280 CV, cambio de seis marchas y propulsión trasera. El nuevo Nissan 350 Z es uno de los cupés más llamativos del mercado y está dirigido a los entusiastas de la conducción.

El nuevo 350 Z es el Nissan más deportivo, el escaparate tecnológico de la marca japonesa. Un cupé de línea llamativa que sobresale entre el tráfico y tiene en el disfrute al volante su mejor argumento. Este modelo es la última entrega de una saga que comenzó en 1959 con el 240 Z y que desde entonces sirve para mostrar cómo entiende Nissan los automóviles de altas prestaciones.

El 350 Z es la alternativa a los Mazda RX-8 y Audi TT, dos deportivos con una personalidad estética muy marcada. Compite también con los Mercedes CLK y BMW Serie 3 Coupé, pero éstos se derivan de modelos de gran serie y no ofrecen un diseño tan llamativo.

El nuevo cupé se comercializará en España el próximo octubre con unos precios a partir de 40.950 euros. Sin embargo, en enero de 2004 llegarán otras versiones menos equipadas y más asequibles: desde 37.390 euros.

Dos buenas plazas

La deportividad que caracteriza a los cupés se refleja ya en la línea del 350 Z, que aporta una estampa afilada y musculosa. Pero los diseñadores de la marca han añadido a esta base una resolución estética con detalles futuristas, y el resultado es una imagen poderosa y espectacular.

El 350 Z mide 4,3 metros de largo y tiene un interior que sigue los mismos patrones estéticos presentes en la línea. Cuenta con dos plazas bien resueltas en espacio, comodidad y posición de los mandos, a las que se suma un maletero que tampoco desentona. No tiene unas formas muy aprovechables, pero ofrece una capacidad correcta y permite llevar el equipaje de dos personas.

Sensaciones y avances técnicos

La mecánica proporciona prestaciones brillantes y confirma el carácter que expresa el diseño. El motor, un 3.5 V6 de 280 CV, responde con contundencia desde el ralentí hasta la velocidad máxima, limitada a 250 km/h. Además tiene un sonido bronco que potencia aún más las sensaciones. También resalta el tacto recio de los pedales (embrague y freno) y la palanca del cambio manual de seis marchas.

Las soluciones técnicas empleadas en el 350 Z sitúan el comportamiento dinámico entre los mejores modelos de la categoría: suspensiones eficaces, potentes frenos Brembo (de competición) y otros detalles, como las llantas en aluminio forjado (pesan cuatro kilos menos que las de aleación equivalentes), y el árbol de transmisión, realizado en fibra de carbono, que reduce otros 15 kilos de peso. Así logra aligerar los elementos rodantes y potencia la agilidad y maniobrabilidad en curva.

El conjunto se completa con un equipo de serie en el que no falta de nada: control de estabilidad ESP, ABS y seis airbags; asientos con reglaje eléctrico y tapicería de cuero, faros de xenón, climatizador, equipo de música Bose con cargador de seis CD y todos los accesorios eléctricos habituales: elevalunas, retrovisores y cierre con mando a distancia.

INTERIOR PRÁCTICO Y SUGERENTE

AL IGUAL QUE la carrocería, el interior del nuevo 350 Z resalta por su imagen, que combina un estilo moderno y deportivo. Los detalles metalizados y la instrumentación con relojes circulares e indicadores complementarios situados sobre la consola central son los elementos más vistosos.

El puesto de conducción, con asientos envolventes de reglaje eléctrico y una buena ergonomía en los mandos, permite disfrutar al volante. Y la dotación de huecos para objetos es suficiente, aunque sorprende la ausencia de una guantera bajo el airbag del copiloto. Sin embargo, cuenta con un cofre en la consola central, otro en el túnel de transmisión, junto al cambio, y tres más detrás de los asientos: uno grande en la zona inferior y dos pequeños en la superior, que se completan con un posavasos y las bolsas laterales de las puertas. El maletero tiene una capacidad adecuada, pero lleva una barra de refuerzo de lado a lado que une las suspensiones traseras para mejorar la rigidez e impide aprovecharlo con facilidad.

Por lo demás, la tapicería de cuero se incluye de serie. Pero la de la fotografía, en color beis y con añadidos a juego en la base del volante y el pomo del cambio, es opcional y cuesta 500 euros. También se ofrece como opción el avanzado navegador en color en tres dimensiones y con soporte DVD de Nissan, que se instala en el cofre de la consola central.

NISSAN 350 Z ROADSTER: LA VERSIÓN DESCAPOTABLE

EL DEPORTIVO DE NISSAN tendrá también una carrocería descubierta. Se denomina 350 Z Roadster y está ya a la venta en Estados Unidos con unos precios a partir de 28.249 dólares. La comercialización en Europa está todavía sin confirmar: si se cumplen las expectativas de ventas del modelo cerrado, es probable que se decida importar también esta versión.

El 350 Z Roadster monta el mismo motor 3.5 V6 de 280 CV del 350 Z cupé y comparte un diseño muy similar. La capota de lona, que incluye accionamiento eléctrico, no modifica apenas su imagen. Nissan se ha decantado por esta solución -en lugar de un techo de metal retráctil- para mantener el espíritu clásico y deportivo que caracteriza a los roadster. La capota de lona está bien elaborada: se abre y cierra en 20 segundos pulsando un botón y cuenta con una luneta trasera de cristal que se puede desempañar.

El Nissan 350 Z ofrece una línea y un interior muy vistosos. Las prestaciones y el comportamiento dinámico se sitúan a la altura de sus mejores competidores.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana