ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 24 de julio de 2003
Crónica:CAMPEONATOS DEL MUNDO DE NATACIÓN

Thorpe gana, Phelps también

Australia consigue la victoria en 4x200 y el americano deslumbra

Ian Thorpe continúa con su cosecha. Ganó con los australianos la final de 4x200 metros, como estaba previsto. Es la mejor prueba de Australia y la más difícil para Estados Unidos, que no acaba de encontrala las vueltas. Tienen buenos especialistas, pero eso no es suficiente para batir a un equipo que cuenta con Ian Thorpe. No hubo noticia, por lo tanto. Ni récord. Con su mejor nadador poco exigido, con Hackett en periodo de regresión y sin el enérgico Michael Klim, el récord del mundo era imposible.

La victoria se decidió cuando Thorpe quiso. Se lanzó al agua junto al estadounidense Klete Keller, abrió muy pronto un metro de ventaja y liquidó la carrera. Hasta ahí, lo de siempre. El fenómeno australiano no falla. Pero la prueba examinaba a otro nadador. Se trataba de Michael Phelps, que acababa de ganar la final de 200 metros mariposa. Los técnicos americanos le colocaron como primer relevista del equipo. No es su primera especialidad, ni la segunda, ni la tercera. Phelps es el mejor mariposista del mundo, el mejor en las pruebas de estilos y un acreditadísimo espaldista. Había que verle en los 200 metros libre, y había que hacerlo en un momento de gran exigencia. Su repuesta fue espectacular.

Desde ayer, Phelps es plusmarquista americano de 200 metros libre. Así se producen los acontecimientos cuando los protagonizan genios del calibre de Phelps. Como los tiempos del primer relevista de cada equipo se pueden homologar, se podían interpretar las posibilidades del americano en la especialidad. Tenía como rival en el relevo al australiano Hackett, tercero en la final de 200 libre. Era un excelente banco de pruebas para Phelps. Que llegara fatigado del esfuerzo desplegado en la final de 200 mariposa, añadió más valor a su demostración. Fue detrás de Hackett, sin perder nunca más de un metro y remató la prueba con unos sensacionales últimos 50 metros, más rápidos que los de Thorpe en el último relevo de los australinos. Su tiempo, 1m 46.60s mejoró en 16 centésimas la marca nacional de Josh Davis. No tiene demasiada trascendencia ese dato. Lo importante es la sensación de poderío que produjo y la constatación de que su versatilidad no se resiente cuando pasa de un estilo a otro. Está tocado por los dioses. Queda por ver hasta qué punto le fascina la idea de competir con Thorpe en los 200 metros libre, dond el australiano es intocable. La respuesta se conocerá en los Juegos de Atenas.

El equipo australiano de 4x200 felicita a Thorpe tras su relevo. / AP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana