Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres inmigrantes mueren ahogados en Tarifa y en Ceuta y otros 86 llegan a la costa

Los fallecidos provenían del África subsahariana y no superaban los 25 años

Salvamento Marítimo recuperó ayer los cuerpos de dos mujeres inmigrantes de unos 20 años ahogadas frente a las costas de Tarifa (Cádiz). Las dos jóvenes, según los primeros indicios, formaban parte de una expedición de 55 inmigrantes localizados en una patera a punto de hundirse en el Estrecho. Otro subsahariano de unos 25 años murió cuando intentaba llegar a nado a la playa de Ceuta. El cuerpo fue encontrado en la playa por un grupo de jóvenes. A última hora de la tarde, la Guardia Civil interceptó a 31 inmigrantes más en la costa de Almería.

Los cuerpos de las dos mujeres subsaharianas localizadas fueron hallados a las 14.30 por la tripulación de una embarcación de avistamiento de cetáceos a dos millas de Tarifa. Los cadáveres presentaban quemaduras propias de la reacción del gasóleo en contacto con el agua salada y, según los primeros indicios, no llevaban en el mar muchas horas. Por esta razón, la Guardia Civil y la Cruz Roja creen que las mujeres viajaban en la patera localizada ayer a la deriva con 49 subsaharianos y seis magrebíes a bordo. La lancha neumática, sobrecargada y semihundida, fue localizada a las 7.15 tras una llamada de alerta efectuada desde un teléfono móvil. Entre los inmigrantes se encontraban siete mujeres embarazadas.

Los inmigrantes fueron atendidos por hipotermia, agotamiento y quemaduras similares a las que presentaban los cadáveres de las dos mujeres halladas muertas horas más tarde. Uno de los varones subsaharianos fue trasladado al hospital Punta Europa de Algeciras (Cádiz) con síntomas de ahogamiento.

Expedición en Almería

A esta expedición hay que añadir otra de 31 inmigrantes, todos hombres adultos, localizada ayer tarde a unas 40 millas de Punta Sabinal, frente a Roquetas de Mar (Almería). Las detenciones de ayer se suman a las del lunes en las costas del Campo de Gibraltar de 89 inmigrantes indocumentados de origen subsahariano y magrebí. En total, la Guardia Civil ha localizado a 302 inmigrantes en los últimos días en las costas andaluzas y canarias.

La muerte de las dos mujeres halladas en Tarifa no fueron las únicas registradas ayer. Al otro lado del Estrecho, un grupo de adolescentes que celebraba en una playa de Ceuta la noche de San Juan halló de madrugada el cadáver de un inmigrante subsahariano que había intentado alcanzar la playa de la ciudad a nado. Los jóvenes descubrieron el cuerpo del inmigrante, un varón subsahariano de unos 25 años y vestido con un traje de neopreno, al encender una hoguera en la orilla de la playa de San Amaro, en la bahía norte de Ceuta. Sacaron al inmigrante del agua y dieron aviso a la Guardia Civil, que acordonó la playa en previsión de que otros inmigrantes le hubieran acompañado en el trayecto de Marruecos a España.

Tras un examen preliminar, el forense dictaminó que la causa de la muerte fue la de asfixia por inmersión y que el fallecimiento se podía haber producido 24 horas antes de que fuera hallado. La playa en la que se encontró el cadáver es una de las más alejadas de la frontera marroquí, lo que evidencia, según fuentes de la investigación, que el joven subsahariano no tuvo en cuenta ni las fuertes corrientes de la zona, que lo arrastraron hasta el litoral norte de la ciudad autónoma, ni el cansancio que podía acumular después de varias horas de natación.

Desde que concluyó el blindaje del perímetro terrestre que separa Ceuta de Marruecos se han multiplicado los intentos de entrada por mar. De hecho, se trata del tercer inmigrante que perece en el plazo de seis meses antes de llegar a nado a la costa ceutí. En los dos casos anteriores, los jóvenes, todos subsaharianos y en buenas condiciones físicas, vestían trajes aislantes térmicos idénticos al que utilizan los submarinistas para evitar la hipotermia en las frías aguas del Estrecho. Según fuentes policiales, los trajes se alquilan a las mafias que operan en el norte de Marruecos a un precio entre los 300 y los 600 euros.

Seis horas más tarde, el Servicio Marítimo de la Guardia Civil rescató casi inconsciente a otro inmigrante, de 26 años y nacionalidad siria, que intentaba también llegar hasta una playa ceutí. El joven fue trasladado con síntomas de hipotermia hasta el hospital civil de la ciudad, donde sigue ingresado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 2003