Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
62ª FERIA DEL LIBRO DE MADRID

Tomás Segovia lamenta el desconocimiento sobre el exilio

El poeta y ensayista presenta la antología 'En los ojos del día'

Tomás Segovia (Valencia, 1921), hijo de un prestigioso médico de familia socialista, dejó España de niño para vivir en París, Casablanca y México. Fue en este país donde formó su vocación literaria y fue donde se convirtió en un conocido poeta. Ayer presentó en Madrid la antología En los ojos del día y se lamentó de que en España - "a diferencia de Francia"- el exilio sea un gran desconocido.

"En España hay muy poca memoria histórica", asegura Segovia. "En este país todavía los gobiernos democráticos no han hecho un reconocimiento de lo que fue el exilio como hecho social. Los jóvenes no estudian lo que supuso el exilio, como se hace en Francia, donde el exilio forma parte de su historia. Hay tentativas de ponerse al día, pero siempre son puntuales, el fondo, recuperar la memoria, está pendiente. Hace poco estuve en Berlín y es curioso comprobar cómo en Alemania, probablemente por el enorme sentimiento de culpa, la memoria histórica está muy viva. Eso se nota mucho en su juventud, los jóvenes sienten que forman parte de una historia, la de sus abuelos. Esa mentalidad en España no existe".

Segovia (un poeta reconocido en México y bastante desconocido en España) presentó ayer la antología En los ojos deldía, editada por Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, junto a José Luis Pardo, quien afirmó: "Estamos ante un poeta que escribe de oído, desde la memoria, no hay nada de artificio, la palabra se impone y rezuma el secreto del querer". "En Segovia", añadió, "tenemos la idea de que quien habla en poesía es el propio lenguaje".

"Soy espontáneo", aseguró Segovia, "pero desconfío de la poesía espontánea. Mi gran defecto es tener facilidad, si no un defecto sí un peligro. De joven tenía mucha memoria verbal, no corregía, siempre he escrito muy de primera intención, si una poesía no la termino en una o dos horas generalmente la abandono".

En los ojos del día (con una introducción de Carlos Piera y una selección de Aurelio Major) recoge dos libros completos, Anagnórisis y Cantata a solas, además de una selección parcial del resto de su obra, en la que destacan dos series: una de imitaciones poéticas y la primera de los Sonetos votivos.

En la contraportada del libro escribe Guilermo Sucre sobre Anagnórisis: "Es un libro de nuestro tiempo y está fuera de él. Se alimenta de la historia y la trasciende. Da testimonio de una experiencia personal y la transfigura en un viaje mítico. Es el libro de un hombre que ha hecho de su exilio un modo de reconocerse en el mundo y de habitarlo con un nuevo sentido de plenitud".

"Toda antología es parcial", afirma el poeta en referencia al libro que ahora se publica en España, "y más cuando uno no es el que ha seleccionado la obra, es una sensación extraña. Aquí están recogidos los poemas largos y, aun siendo muy característicos de mi obra, también es cierto que yo me siento muy representado en los poemas cortos".

Segovia, que ahora publicará en México su próximo libro de poemas, Salir con vida, prepara una traducción de Nerval y una novela titulada Cartas de un jubilado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 2003