ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 3 de marzo de 2003
LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA

Una materia útil más allá del Trivial y los concursos

M. A. Madrid 3 MAR 2003
En tiempos de cambios y revueltas sociales, la explicación de la historia adquiere más actualidad que nunca. Su enseñanza sirve para explicar lo que está pasando y cómo se ha llegado a ello. Esta asignatura, en redefinición permanente, se debate entre el enfoque cronológico y el aprendizaje por temas.

Muchos estudiantes creen que la historia no

es una asignatura importante porque no

le ven una utilidad que no sea la de ayudar a contestar las preguntas en juegos como el Trivial Pursuit o determinados concursos de televisión. "Cuando se les pregunta para qué sirve la historia contestan que para tener cultura y para ganar al Trivial Pursuit. Tienen un sentido anecdótico de ella, de un pasado muy muerto y no de algo útil para comprender el mundo", dice el catedrático de Didáctica de la Historia Rafael Valls.

Algunos estudios reflejan que el conocimiento sobre el presente más inmediato que poseen los estudiantes españoles al acabar la secundaria presenta lagunas. El 80% no sabe nombrar más de seis países de la UE y uno de cada cinco cree que hay países de la UE que no son democráticos, y de éstos, una cuarta parte cita entre ellos a Alemania o Austria, según el estudio de la Fundación La Caixa Los jóvenes ante

el reto europeo.

La profesora Pilar Maestro, coordinadora del proyecto Kairós para la enseñanza de la historia, propone una metodología más activa: "Hay que pensar en la historia como un proceso a entender a partir del planteamiento de un problema. Por ejemplo, si se estudia la revolución neolítica hacer preguntas tipo: ¿cómo surgieron los primeros agricultores? o ¿cómo fue posible ese cambio?".

Sacar la enseñanza de la historia del aula es otra de las apuestas de algunos profesores. El catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza Carlos Forcadell señala que "la gente está rodeada de información histórica: el cine, la literatura, los periódicos, la televisión. La escuela debe de sistematizar toda esa información y hacerla más rigurosa".

Cualquier excusa es buena para suscitar el interés de los alumnos: "Recurrir a técnicas nuevas y profundizar en temas que interesen a los adolescentes. Hay que enseñarles a buscar información, fotografías, sonido, vídeos cortos e incluso traerles al abuelo del pueblo para que cuente sus experiencias", dice Forcadell.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana