ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 23 de febrero de 2003

La muerte de dos personas eleva ya a 16 los homicidios en lo que va de año

Un joven murió en un hospital horas después de ser agredido en una calle de Centro

La muerte de dos hombres -uno de ellos hallado con un tiro en una cuneta próxima a Perales de Tajuña y el otro en un hospital al que fue trasladado tras sufrir una agresión en el centro de la capital- elevan a 16 los homicidios registrados en la región en lo que va de año. Este dato supone un fuerte incremento de la criminalidad respecto al mismo periodo de 2002, en el que sólo se habían producido nueve asesinatos. El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido y puesto a disposición judicial a un joven sospechoso de ser el supuesto agresor del joven fallecido ayer en Madrid.

Miembros de Cruz Roja encontraron en la madrugada de ayer en el arcén de la autovía N-III (Madrid-Valencia) el cadáver de un hombre que presentaba signos de violencia. El hallazgo se produjo alrededor de las 3.15 en el kilómetro 36 de la N-III, a la altura de la localidad de Perales de Tajuña.

Los miembros de la Cruz Roja descubrieron un bulto en un lado de la carretera y al detenerse, comprobaron que era el cuerpo sin vida de un hombre que, según declaró un portavoz de este servicio, "tenía la cara destrozada" y que podría haber sido abandonado tras sufrir un atropello. Al lugar acudieron efectivos del Summa que certificaron la muerte de la víctima y el juez de guardia, que ordenó el levantamiento del cadáver.

La Guardia Civil se hizo cargo de las pesquisas, pudiendo determinar que la identidad del asesinado es José Arley Montejo, del que no consta ningún tipo de antecedentes en los archivos policiales, según fuentes próximas a la investigación. Aunque aún se desconocen los resultados de la autopsia, los mismos medios sospechan que el hombre resultó muerto a causa de un disparo de arma de fuego en la cabeza.

Muy cerca de donde ayer fue hallado José Arley, un paseante descubrió el 15 de abril del año pasado el cadáver de otro hombre de unos 55 años en una cuneta de la autovía de Valencia (N-III).

En aquella ocasión, el viandante encontró el cadáver boca abajo en una cuneta en el kilómetro 40 de la autovía de Valencia. El fallecido, de 1,70 metros de altura, iba vestido con botas de montaña, un pantalón vaquero de marca y una camiseta blanca. Carecía de documentación y de efectos de valor. Los investigadores de Homicidios rastrearon la zona y no hallaron signos de que la persona hubiera sido asesinada en ese lugar, por lo que creen que fue asfixiada en otro punto y tirada en la cuneta para dificultar las pesquisas. La Guardia Civil sospechaba entonces que el fallecido era de origen rumano a tenor de sus rasgos físicos. Aún está sin identificar.

Un golpe mortal

César José Goicoechea de Jorge, de 29 años, que en la madrugada del viernes resultó gravemente herido tras ser golpeado en la cara cuando estaba cerca de una discoteca de la calle de Arlabán, falleció en la madrugada de ayer, sábado, en la clínica de la Concepción, según la Jefatura Superior de Policía. La víctima aseguró que fue atacado por un desconocido que después se dio a la fuga.

Goicoechea estaba sobre las 4.30 de la madrugada del viernes cerca de una discoteca de la calle de Arlabán (en el distrito de Centro), cuando recibió un fortísimo puñetazo en la cara en presencia de testigos. El joven fue hospitalizado en estado muy grave, con un traumatismo facial severo. Falleció apenas unas horas después.

Sobre la una de la tarde de ayer, según una portavoz de la policía, agentes de la comisaría de Centro detuvieron en las inmediaciones de su domicilio de la ribera del Manzanares a Francisco Sanz Castejón, de 29 años, que fue identificado en una ronda de reconocimiento por varios testigos de la agresión. Sanz carecía hasta ahora de antecedentes policiales.

Con estos dos nuevos homicidios son ya 16 los registrados en la región en lo que va de año. El pasado 5 de febrero fue una jornada especialmente sangrienta: Juan Carlos Martín Espatio, de 28 años, fue hallado muerto de un tiro en la plaza del Mar (Barajas); Piedad García Gómez, de 50 años, murió en su chalé de Valdetorres del Jarama, acuchillada por un vecino, y, además, Mikel Jiménez Sánchez, de 18 años, y Juana Dolores Uclés López, de 57, fueron asesinados en un bar de Alcalá de Henares tiroteados por un pistolero. A lo largo de 2002 hubo 62 asesinatos en la Comunidad.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana