Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unas 500 personas protestan en Elche por el proyecto de construir 3.500 nuevas viviendas en Arenales del Sol

Colectivos conservacionistas de Alicante y asociaciones de vecinos de Elche, integrados en la plataforma Otro Elche es Posible, se congregaron ayer en la Plaça de Baix ante el edificio del Ayuntamiento para protestar contra la "política de hormigón de ayuntamientos como el de Elche y el de otras localidades de la provincia", según explicó el vocal de Arenales del Sol y miembro de la plataforma, Manuel Vives.

Unas 500 personas expresaron su oposición al proyecto, que prevé la construcción de 3.200 viviendas en los Arenales del Sol, lo que "supondrá la creación de una barrera de hormigón que unirá, a la larga, Arenales con Santa Pola y así hasta Cabo de Palos", indicó Vives.

Arenales del Sol está muy cerca del paraje natural protegido del Clot de Galvany y en una zona de dunas naturales, únicas en la costa mediterránea. Otro Elche es Posible aglutina a asociaciones ilicitanas y ecologistas que suman un total de 12.000 asociados.

Los reunidos protestaron ante el Ayuntamiento de Elche por la política de "hechos consumados que llevan a cabo este Consistorio y otros de la provincia". "Parece que no cuentan con nosotros para tomar decisiones que afectan al medio natural y las personas", comentó Vives, quien considera que no hay consulta por parte de los poderes públicos sobre los planes urbanísticos de los ayuntamientos.

El Ayuntamiento, gobernado por el PSPV, aprobará hoy la urbanización en Arenales del Sol, que supondrá duplicar la población de la pedanía ilicitana. Otro Elche es Posible recurrirá ante la justicia el plan urbanístico en defensa del medio ambiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de enero de 2003