Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Localizados otros cuatro cadáveres del grupo de inmigrantes que naufragó en Canarias

Submarinistas de Protección Civil y de la Policía Local de Pájara, al sur de la isla canaria de Fuerteventura, rescataron ayer los cadáveres de tres hombres subsaharianos, con toda probabilidad integrantes del grupo de inmigrantes indocumentados que naufragó el martes a 50 metros de la playa de Solana de Matorral. Horas más tarde, un helicóptero del servicio de emergencias del Gobierno de Canarias localizó un cuarto cadáver.

En la embarcación viajaban supuestamente 24 personas, según los testimonios de los 12 supervivientes, por lo que aún quedaría por encontrar el cuerpo de seis africanos más: cinco hombres y una mujer, ya que en las primeras horas del siniestro fueron hallados dos cuerpos.

Los tres cadáveres rescatados ayer por la mañana se hallaban sumergidos a más de 15 metros de profundidad, a unos 500 metros del lugar en que fue encontrado el segundo cuerpo el pasado jueves y a unos ocho kilómetros al sur del lugar del naufragio, informó un portavoz de los bomberos desde la zona de rescate. Este dato indica que el cuerpo que fue más arrastrado por las corrientes marinas de la zona fue el primero en encontrarse, el pasado miércoles: una mujer subsahariana de entre 25 y 30 años, a más de nueve kilómetros del hundimiento. A partir de ahí, los demás cadáveres fueron encontrados más al norte, en la playa de Solana de Matorral.

Al conocerse el hallazgo, el grupo especial de actividades subacuáticas de la Guardia Civil volvió a desplazarse a la isla, así como efectivos de Salvamento Marítimo y del Gobierno de Canarias. Más de 25 submarinistas rastrearon el fondo arenoso en busca de más cuerpos.

[Un inmigrante fue encontrado herido muy grave en la madrugada del sábado cerca del cabo Sacratif, en Carchuna (Granada), horas después del desembarco de una patera con 10 personas, entre ellas dos niños. El herido, de unos 30 años, fue ingresado en la UVI del hospital de Santa Ana de Motril. Sufre traumatismo craneoencefálico. La Guardia Civil cree que sufrió un accidente en la carretera, al enredarse con un alambre que había en el arcén].

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de enero de 2003