Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallados dos cadáveres de subsaharianos en playas de Ceuta y Fuerteventura

Un policía local que recorría en una moto la playa de Solana Matorral, en la localidad de Pájara (sur de Fuerteventura), encontró a las 7.15 de ayer el cadáver de un subsahariano. Presumiblemente pertenece al grupo de 12 inmigrantes que se tragó el mar el martes, cuando zozobró la patera en la que viajaban.

El cadáver se encontraba 1,5 kilómetros al norte del lugar en el que, un día antes, la marea había depositado el cuerpo de una mujer que viajaba en la misma lancha. Mientras esperaba al juez, el agente tapó el cuerpo con dos hamacas en las que toman el sol los turistas.

Ambos cadáveres han sido localizados a 7 y 9 kilómetros del lugar del naufragio, lo que hace presagiar que, de aparecer, el resto sean de los cuerpos sean arrastrados aún más al sur por las corrientes de la zona.

Las autoridades de la isla dan por buena la versión de los supervivientes detenidos. Insisten en que con ellos viajaban otras 12 personas, dos mujeres y 10 hombres, de los que sólo han sido localizado dos cuerpos. Por eso las labores de rastreo continuarán un día más. Los detenidos han sido trasladados a la antigua terminal del aeropuerto, tras prestar declaración en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en la capital, Puerto del Rosario.

Una cuadrilla de 15 buceadores de la Guardia Civil, bomberos y Policía Local de Pájara peinaron ayer las kilométricas playas de la Península de Jandía en busca de más cadáveres. En las labores se emplearon varias lanchas neumáticas, una patrullera, tres helicópteros.Las patrullas terrestres recorren continuamente la costa sur de la isla en vehículos todoterreno.

Por otra parte, la Guardia Civil de Ceuta localizó ayer el cadáver de otro subsahariano, en la playa de la Almadraba. El hombre, de unos 20 o 25 años, llevaba sólo una camisa, un bañador y unas aletas, informa Rocío Abad. Según declaraciones de vecinos de la zona, formaba parte de un grupo de seis personas, de las que sólo cuatro lograron llegar a tierra desde territorio marroquí. El Servicio Marítimo de la Guardia Civil rastreó la zona durante todo el día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de enero de 2003