ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 13 de diciembre de 2002
Las decisiones políticas tras el accidente del petrolero | CATÁSTROFE ECOLÓGICA

Rajoy revela 29 días después del accidente que Cascos y cinco técnicos decidieron alejar el barco

El ministro de Fomento asegura que "asume la ratificación de la decisión" adoptada el día 14

ELPAIS.es

Mariano Rajoy, vicepresidente del Gobierno y coordinador de la crisis del Prestige, reveló ayer, cuando se cumplen 29 días desde el accidente del petrolero, que fue el Ministerio de Fomento y cinco técnicos, encuadrados en el Plan Nacional de Emergencias por Contaminación Marina y dirigidos por el director general de la Marina Mercante, quienes decidieron alejar el barco. La decisión se tomó el día 14, un día después del siniestro. El 29 de noviembre, el ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, la asumió como propia: "El primer objetivo era recuperar el control del barco y alejarlo lo más posible de la costa". El martes en el Congreso dijo ser el "responsable político", y ayer asumió la "ratificación" de lo que le aconsejaron "los técnicos".

La decisión de alejar el Prestige - cuyas consecuencias han sido "más malas de lo que estaba previsto", según Manuel Fraga, presidente de la Xunta- fue propuesta el 14 de noviembre al Ministerio de Fomento por el director general de la Marina Mercante, José Luis López Sos, el secretario general de Tráfico Marítimo, Manuel Nogueira Romero, el director general de Sasemar, Javier Gárate, y el capitán marítimo del puerto de La Coruña, Ángel del Real. Los tres primeros son los responsables del Plan Nacional de Contingencias por Contaminación Marina Accidental aprobado el año 2001.

En el protocolo de respuesta de ese Plan Nacional se prevé que ese equipo consulte con un "comité técnico asesor". Los asesores identificados fueron el capitán marítimo de La Coruña, Ángel del Real Abella, que sí estaba presente, y el práctico del puerto de La Coruña, Evaristo Landeira Regueiro, experto en transbordo de buques tanques, a quien se consultó por teléfono.

"La decisión de alejar el barco la adoptó Fomento en el ejercicio de sus competencias", aseguro ayer Rajoy en La Coruña tras revelar, 29 días después del accidente, quienes participaron en la decisión. Según el vicepresidente, también se preguntó verbalmente sobre la posibilidad de hacer un trasvase de la carga de fuel a capitanes marítimos no identificados y a profesores de las Escuelas de la Marina Civil, quienes indicaron que no era posible.

Cascos envió a José Luis López Sors, director general de la Marina Mercante, de Madrid a La Coruña en la tarde del día 13. Este ingeniero naval de 63 años se incorporó al gabinete de crisis en la Delegación del Gobierno a las 23.30 de ese día. El director general de Sasemar, Javier Gárate, llegó a las once de la mañana del día siguiente, también desde Madrid y siguiendo órdenes del ministro. A las cinco de la mañana de ese día se puso en marcha, según el Gobierno, un gabinete de crisis toda vez que el barco estaba a la deriva y llegó a acercarse hasta 4,6 millas del cabo Touriñán.

La decisión se tomó después de que tres remolcadores, el Charuca Silveira, el Sertosa 32 y el Ría de Vigo lograran afianzar el remolque del Prestige. Eso ocurrió a las 13.40 horas. Las máquinas del petrolero accidentado se pusieron en marcha a las 15.30 horas. El capitán marítimo de La Coruña ordena por escrito al capitán del buque accidentado que se aleje 120 millas de la costa, lo que no ocurrió, de hecho, hasta el día del hundimiento.

Álvarez Cascos asumió ayer la responsabilidad política de alejar el barco de la costa, pero subrayó que la decisión correspondió enteramente a los técnicos, informa Ignacio Martínez.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana