Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España cede a la justicia francesa la causa sobre los falsos 'hébuternes'

España ha pasado a la justicia francesa la investigación sobre la presunta falsedad de los 77 dibujos y bocetos pertenecientes a la modelo y última compañera de Amadeo Modigiliani, Jeanne Hébuterne (1898-1920), secuestrados en Segovia por orden judicial el 21 de agosto pasado. En una providencia de Gonzalo Ferrer Amigo, titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Girona, se indica que es un juzgado de París el competente para la instrucción, "siendo ciudadanos franceses los implicados y habiendo acaecido los hechos, en su caso, en su territorio".

El 4 de octubre de 2002, el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Segovia, Rafael Puente Moro, firmó un auto inhibiéndose de la causa y resolviendo que la competencia correspondía a los juzgados de Girona. Las obras secuestradas permanecen en Madrid a la espera de que finalice su peritaje.

Girona fue la primera capital donde se inició la exposición itinerante sobre Amadeo Modigliani (1884-1920) y otros 40 artistas con los que mantuvo relaciones a través de la llamada Escuela de París, que concluyó en la sede de la Fundación Vila Casas, en Barcelona, ya sin dibujos de Hébuterne.

El procedimiento judicial en torno a estas obras de una pintora que murió muy joven -se suicidó embarazada de nueve meses al día siguiente de la muerte de Modigliani-, procedentes de la colección particular del director del Modigliani Kisling Institut, Christian Parisot, se inició a instancias de Interpol, tras una denuncia presentada en París por Luc Prunet, sobrino nieto de Hébuterne, que sostiene que es el depositario de las obras originales.

En un auto de sobreseimiento provisional, el juez Ferrer Amigo dice que su juzgado de Girona "no ostenta jurisdicción para conocer de la falsificación de las obras de arte. Ésta, en todo caso, habría sido cometida por ciudadano francés en relación a un perjudicado francés y en territorio francés". Además, afirma que el magistrado Riberolles del Juzgado de Instrucción de París mantiene abierta la causa en Francia y ha solicitado la cooperación jurisdiccional internacional vía comisión rogatoria.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de noviembre de 2002