ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 19 de octubre de 2002
Crítica:'LA MUERTE DE M. DURAS' | TEATRO

El hombre y la mosca

Qué sorpresa, este hombre curtido en los espectáculos, psicoanalista con consulta y clínica, uno de los autores más admirados del idioma castellano, lloraba al final de la representación; y no es la primera vez que ve una sala completa puesta en pie que aplaudía sin cesar, incluso mas de lo que él aceptó; salió del escenario cuando aún le reclamaban. Supongo que tiene la edad del personaje, que nació en 1927. Y que algo de lo que pasaba en escena lo vivía como propio.

'LA MUERTE DE MARGUERITE DURAS'

De Eduardo Pavlowsky. Intérprete: Eduardo Pavlowsky. Dirección: Daniel Veronese. Sala Ensayo 100. Festival de Otoño.

En el escenario, un hombre y una mosca: la mosca, a la que da el nombre de Marguerite Duras como un homenaje a la extraordinaria escritora y a veces dramaturga, agoniza. La describe, la cuenta, la mima con las manos. Este hombre solo entiende esa agonía con un lenguaje con puntos irónicos, con frases de ensayista, con referencias de médico; literario y directo. Y la mosca, Marguerite Duras, muere.

En la última escena, es el hombre el que muere. En una escena con risas y gravedad, con angustia y esa última esperanza de llegar a la nada; o sea, de no llegar, pero de no quedarse. Entre la muerte de mosca y la muerte de hombre, narraciones de una vida, de unos amores bufos y dramáticos, un relato de la juventud a la vejez, a veces con una dureza que quizá sólo comprendamos algunos de sus espectadores, con un tipo de autorretrato siempre en ese mismo estilo de burla y seriedad. Es en ese punto en el que cae en la nada, y creo que aún está en ella cuando se le saltan las lágrimas ante las ovaciones.

Es, en fin, un monólogo de autor: como los de Dario Fo, aunque completamente distinto, porque este es más sobrio y con la literatura dramática dentro: lo digo sólo como referencia a que el juglar ha escrito el texto y es él quien lo dice, y le añade el gesto, y no sé si es mejor el actor que el autor; lo mejor sin duda es el ser humano de Eduardo Pavlowsky: argentino, judío y sin duda español no sólo por la calidad del idioma, sino por cómo el público español le adopta y le hace suyo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana