ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 11 de octubre de 2002

El fotógrafo César Zaldívar desnuda el cine español

'Luz natural' reúne imágenes en blanco y negro

Apenas conocía a ese hombre y ya me estaba pidiendo que me despelotase ante él'. Tristán Ulloa recuerda, en un texto que sirve de prólogo a Luz natural, su sorpresa ante la asombrosa petición de César Zaldívar de posar desnudo. Finalmente (y por primera vez en su vida) el actor de Mensaka y Lucía y el sexo aceptó 'semejante invitación'. Ulloa reconoce que accedió ('ganó mi pequeño narciso') movido por la extraña confianza que destila la cámara de Zaldívar. '¡Quería estar en su nuevo libro!'.

Luz natural es el segundo volumen que publica este fotógrafo mexicano de 38 años, que ha pasado de ser un creador anónimo a un nombre conocido entre actores y actrices. Hace dos años, Una mirada al cine español (Espasa Calpe) reunía los retratos que durante casi dos años había realizado (buscándose la vida en la mayoría de los casos) a personajes del cine español. Aquel libro ha sido su carta de presentación a la hora de realizar Luz natural.

'La idea de hacer un libro de desnudos nace el mismo día que presenté mi libro anterior. En la rueda de prensa yo ya estaba proponiéndole la idea a una actriz'. Aquella actriz era Silvia Abascal (A mi madre le gustan las mujeres, La fuente amarilla), y su desnudo comparte protagonismo con los de Elsa Pataky, Adriá Collado, Marieta Orozco, Juan Díaz, Olivia Molina, Enrique Alcides, Beatriz Segura, Sergio Peris-Mencheta, Paz Gómez, Miki Molina, Alfredo Villa, Joel Joan, Miguel Hermoso, Paulina Gálvez, Cristina Brondo, Cayetana Guillén Cuervo y Julieta Serrano. El libro mezcla el desnudo tradicional con juegos de composición y de luz. 'En España no es nada frecuente el desnudo. Hasta en pintura fue una moda tardía'.

'Yo no hago cine, yo lo que quiero es que el actor se aproxime a la fotografía y no ser yo el que se aproxime al cine. El valor que tiene este trabajo es ése. Los actores se desnudan en la pantalla, pero no ante un fotógrafo. Ése es un tabú que quería romper. No son fotos sacadas de películas o tomadas en un plató'. 'Ellos han posado para mí', insiste Zaldívar, que hizo la mayoría de sus fotografías en su estudio de la Torre de Madrid, 'aunque algunas son en la calle'.

Aunque más de una publicación pagaría por alguno de los desnudos del libro de Zaldívar (editado por él mismo), el fotógrafo recuerda que se trata de un proyecto artístico. 'En este libro no ha cobrado nadie, y eso que yo he recibido buenas ofertas para vender el material. Responde a un ideal y a una necesidad de expresar el desnudo de una manera artística. Presento el desnudo desde muchos ángulos, diferentes juegos, como utilizar las uvas -símbolo de los genitales masculinos- para ocultar el pubis de una actriz [Cayetana Guillén Cuervo]'.

Zaldívar apenas puso condiciones a sus modelos. Sólo una: ninguno sabría, hasta que el libro estuviera terminado, quiénes posaban en él. '¿Negado? La verdad es que no se ha negado mucha gente. Yo tenía mucho pudor al proponerlo. Sólo dos, una vez hechas las fotos, y poco antes de imprimir el libro, las retiraron por problemas personales. Pero todos se han arriesgado, aunque sabían que yo cuidaría mucho el material, y por eso les estoy muy agradecido'.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana