ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 5 de octubre de 2002

Un año de reformatorio para un menor por formar parte de una banda que asaltaba a automovilistas

El chaval utilizó en una de sus fechorías una barra de hierro con la que golpeó a una joven

Un juez de Madrid ha impuesto un año de reformatorio y dos meses de libertad vigilada a un menor que, junto con otros amigos, asaltó un coche en plena vía pública, con una pareja dentro, para sustraer un bolso situado en la parte trasera del vehículo. Durante el asalto, el grado de violencia empleada fue brutal, ya que el menor, inmigrante de 16 años, utilizó para llevar a cabo su fechoría una barra de hierro y golpeó con ella en la cabeza a la novia del conductor cuando ésta trataba de evitar la sustracción del bolso desde el asiento del copiloto.

Fuentes cercanas a la investigación creen que el joven pertenece a una de las bandas que se dedican a asaltar a conductores en la vía pública para robarles. Estos grupos, cuyos integrantes muchas veces son menores inmigrantes, actúan en lugares céntricos, aprovechando las retenciones de vehículos y los semáforos en rojo. Los hechos ocurrieron el pasado 20 de enero en la calle de Vía Lusitana (Carabanchel). Este menor y otros, aún no identificados, se acercaron hacia las cinco de la madrugada a un coche estacionado en la calle en cuyo interior había una pareja de novios.

Tras observar que el vehículo tenía cerrados los seguros de las puertas, el menor cogió una barra de hierro y comenzó a golpear con ella el cristal de la ventanilla trasera. Para evitar que el conductor pisase el acelerador del coche y huyese de allí, antes del asalto los agresores colocaron otro vehículo delante. El conductor trató reiteradas veces de iniciar la marcha del coche, pero no pudo. Se quedó bloqueado entre el coche que tenía detrás y el que le colocaron sus agresores. En la parte delantera, atemorizada, estaba la pareja; él, al volante, y ella, en el asiento del copiloto. Tras varios y contundentes golpes con la barra de hierro, el cristal de la ventanilla izquierda se hizo añicos. El agresor, siempre atizado por sus amigos, abrió la puerta trasera del coche. Después, introdujo parte de su cuerpo en el coche para robar el bolso de la chica. Ésta se revolvió en el asiento, al igual que su novio, y trató de impedirlo. Pero la respuesta del menor fue contundente: al ver que no podía golpear al conductor, dirigió la barra metálica hacia la chica, le propinó un fuerte golpe en la cabeza y se llevó el bolso.

La joven sufrió una herida que precisó puntos de sutura. Tardó nueve días en curarse. Como secuela, le ha quedado una cicatriz de dos centímetros en la parte lateral izquierda, según una sentencia del Juzgado de Menores número 6 de Madrid. La mujer sufre desde entonces trastornos de ansiedad y está en tratamiento psicológico. El vehículo sufrió varios desperfectos.

Identificación

Dentro del bolso sólo había un teléfono móvil, una cartera con 7,21 euros, varias tarjetas y unas llaves. La policía recuperó las tarjetas y las llaves. El menor fue detenido tras ser identificado por la mujer a través de una fotografía que le mostró la policía. En el juicio lo vio personalmente y lo identificó 'sin ningún género de dudas'. 'Es el que llevaba la barra de hierro', dijo la víctima.

Paloma López Arenas, abogada de este menor de 16 años, está convencida de la inocencia de su cliente y de que se ha producido un error en la identificación. 'Mi cliente no tiene ningún antecedente penal y no es normal que un menor emplee de buenas a primeras un nivel de violencia de ese tipo', explica. Otro dato que lleva a López a sostener la inocencia de su cliente es el hecho de que éste residía entonces en un centro de acogida del País Vasco. 'Llegó ilegal a España y como no tenía familia aquí le acogieron en un centro', afirma López. El asalto al coche se produjo en Madrid sobre las cinco de la madrugada. 'Mi cliente estaba en el centro de acogida a la una del mediodía; si hubiese sido el autor del robo, habría tenido que moverse muy rápido para estar a las cinco en Madrid y a la una en el País Vasco', defiende la letrada.

El juez de menores que ha dictado la sentencia condenatoria afirma que entre las cinco y la una median ocho horas, tiempo suficiente, opina, para trasladarse desde Madrid hasta el País Vasco. 'Estoy convencida de que le han confundido con otra persona que se le parece', dice la abogada, y añade: 'Ahora está en el centro de internamiento de El Pinar y su comportamiento es totalmente correcto; hasta el punto de que algunos educadores me han llamado para ver qué se puede hacer más por él porque también le creen inocente'.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana