Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

500 desaparecidos en un naufragio en Gambia

El barco senegalés 'Joola' volcó durante una tormenta y causó la muerte de al menos 41 personas

Al menos 500 personas pueden haber muerto ahogadas en el hundimiento del barco senegalés Joola que naufragó la noche del pasado jueves frente a las costas de Gambia con 796 pasajeros a bordo, y que viajaba de Zinguinchor (al sur de Senegal) a Dakar, según informó la radio Wal Fadjri, que citaba a portavoces de la capitanía del puerto de Dakar. Unos cincuenta supervivientes fueron rescatados y 185 cadáveres recuperados del área del siniestro por una flotilla de buques de la armada senegalesa que era asistida por unidades de las marinas francesa y gambiana, señalaron las fuentes. En el barco viajaban decenas de jóvenes escolares que integraban varios equipos de fútbol que se dirigían a Dakar para participar en un torneo nacional.

El primer ministro senegalés, Mame Madior Boye, indicó que, según las primeras investigaciones, el navío volcó alrededor de las once de la noche (hora local) a causa de los fuertes vientos y las lluvias cerca de la costa de la vecina Gambia. Otras fuentes atribuyeron el hundimiento a la sobrecarga del navío y a una avería del motor. Según diversas fuentes portuarias, el navío estatal Joola, que fue puesto en servicio el pasado 10 de septiembre tras ser sometido a más de un año de reparaciones mecánicas y estructurales, tenía una capacidad para 550 pasajeros.

La ruta naval entre Zinguinchor y Dakar es considerada fundamental para comunicar el enclave de Casamance, una aislada región meridional de Senegal, situada entre Gambia y Guinea Bissau, con el resto del país. Casamance es desde hace 20 años sede de una rebelión independentista.

El Gobierno senegalés ha puesto en marcha un plan de socorro y alertado a todos los navíos -militares y civiles- susceptibles de rescatar a los supervivientes. Las autoridades de Gambia han enviado asimismo a la zona del accidente dos barcos de la marina y dos pesqueros. El Gobierno de Senegal ha decretado tres días de duelo nacional.

Miles de personas acudieron ayer a los puertos de Zinguinchor y Dakar en busca de información sobre sus familiares que viajaban en el buque. Los familiares de las víctimas acusaron al Gobierno de autorizar la puesta en circulación del navío tras su reparación de forma prematura. "La culpa es de los políticos", gritaba un hombre. "Las autoridades sólo piensan en el dinero, podrían haber tirado las maletas y salvar a la gente", exclamaban otros. Las fuerzas de seguridad acordonaron el puerto de Dakar para contener a la alborotada multitud.

Los medios de comunicación culparon también a las autoridades marítimas del hundimiento por haber permitido la navegación del buque "a plena carga" con un solo motor, lo que, según algunos expertos, podría haber sido la causa de la catástrofe al no contar con la potencia suficiente para salvar el mal tiempo y el fuerte oleaje que se registra en las costas del sur de Senegal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de septiembre de 2002