ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 27 de agosto de 2002
LA CONFERENCIA SOBRE DESARROLLO SOSTENIBLE

La cumbre de la Tierra plantea el fin del 'apartheid' entre ricos y pobres

La conferencia mundial de Johanesburgo proclama que 'la prosperidad compartida es alcanzable'

Johanesburgo 27 AGO 2002

'El objetivo de la prosperidad compartida es alcanzable porque, por primera vez en la historia de la humanidad, la sociedad tiene la capacidad, el conocimiento y los recursos para erradicar la pobreza y el subdesarrollo', declaró ayer el presidente de Suráfrica, Thabo Mbeki, en la inauguracion de la cumbre sobre Desarrollo Sostenible. La pugna entre quienes pretenden un resultado contundente de la cumbre con compromisos firmes y quienes presionan para lograr que el plan de acción final sea lo menos obligatorio posible polarizó las primeras reuniones.

Casi 13.000 participantes se incorporaron ayer a los trabajos de la cumbre que se celebra en Johanesburgo. En total, Naciones Unidas espera que participen en los diez días de conferencia y en los actos paralelos unas 65.000 personas.

'Estoy convencido de que compartimos el punto de vista de que la pobreza, el subdesarrollo, la desigualdad entre los países, junto con la crisis ecológica global que está empeorando, configuran la oscura sombra bajo la cual la mayor parte del mundo vive', señaló Mbeki al asumir la presidencia oficial de la cumbre.

La conferencia se celebra 10 años después de la cumbre de Río y en los discursos de inauguración hubo abundantes referencias a esa década. Mbeki subrayó que no ha habido voluntad para poner en marcha los grandes objetivos del desarrollo sostenible de la Agenda 21, uno de las grandes acuerdos de Río.

El secretario general de la Conferencia, Nitin Desai, tras recordar que han aparecido elementos nuevos en esta década, como la globalización o Internet, señaló que el fracaso de la desigualdad no puede explicarse sólo por razones macroeconómicas sino también porque se ha intentado avanzar sin interrelación suficiente entre los sectores implicados y los problemas abordados.

Desai se extendió ayer sobre la idea lanzada la víspera por Mbeki sobre el apartheid global que divide el mundo entre ricos y pobres, entre quienes tienen acceso al agua y quienes no lo tienen. Desai recordó que un elemento clave que ayudó a vencer al apartheid en Suráfrica fue la solidaridad internacional, la asunción de que no era un tema exclusivo de los surafricanos. 'La misma solidaridad hace falta aquí y ahora para vencer la distancia entre los ricos y los pobres del apartheid global', agregó.

Klaus Toepfer, director ejecutivo del Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas, advirtió: 'Nuevas evidencias científicas de las dimensiones planetarias del cambio global del medio ambiente exigen un aumento cuantitativo de nuestros esfuerzos'.

Las negociaciones

Tras el acto inaugural comenzaron las negociaciones a puerta cerrada de los principales grupos de países participantes. Las reuniones se celebran en una gran sala amueblada con una mesa alargada donde se sitúan los representantes de Naciones Unidas y otra mesa en forma de U en la que se sientan las partes: a la izquierda, los jefes de las delegaciones de la UE; en el centro, el grupo de los países en vías de desarrollo, denominado G77, y a la derecha el grupo de EEUU, Japón, Australia, Rusia y Canadá. En estas reuniones se van desglosando formalmente los temas de la negociación.

También se producen contactos más reducidos. Una reunión bilateral extraoficial que ha levantado algunas ampollas es la que se produjo el fin de semana entre delegados de Estados Unidos y la Comisión Europea, en la que definieron un borrador de acuerdo sobre el comercio internacional. En él ofrecen a los países en vías de desarrollo ciertas facilidades para el acceso de sus productos a los mercados mundiales a cambio de que sus gobiernos mejoren la gestión política y económica.

Las organizaciones no gubernamentales criticaron el acuerdo por suponer básicamente una defensa de la situación actual en un punto clave para el desarrollo sostenible y protestaron por la falta de transparencia de la reunión, de la que fueron excluidos los países en desarrollo.

Un portavoz de la Comisión Europea declaró a este diario que el contacto con la delegación de EE UU no suponía 'un acuerdo específico, sino una contribución a la negociación sobre comercio'. Negó la acusación de falta de transparencia y aseguró que la propuesta 'ha sido calificada de alentadora' por los anfitriones surafricanos 'como contribución para avanzar en el proceso de trabajo'. Dentro de la delegación europea se han manifestado algunas discrepancias en torno al importante tema de las subvenciones agrarias y los aranceles aduaneros.

España está representada por el momento por una delegación pequeña, de 14 personas, que aumentará hasta 38 en la fase de alto nivel de la conferencia, del 2 al 4 de septiembre. En dicho tramo la presidirá el ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas. El día 28 llegará el director general de Aguas y Costas, Pascual Fernández, pero hasta entonces el jefe de la delegación española es Juan León, subdirector general del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Un grupo de mujeres protesta contra la política de la Organización Mundial del Comercio, ayer en Johanesburgo. / AP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana