Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joan Fontcuberta expone los documentos de una fábrica de milagros en Karelia

El fotógrafo presenta las pruebas sobre el fervor religioso en un monasterio finlandés

Joan Fontcuberta (Barcelona, 1955) se ha tenido que disfrazar de pope ortodoxo para realizar un reportaje sobre un curso de milagrología interconfesional que ofrecía un monasterio de Karelia (Finlandia) y desenmascarar la superchería. Los documentos, en fotografías, vídeos y objetos, se exponen hasta el 28 de julio en la Fundación Telefónica, de Madrid (Fuencarral, 3, www.fundacion.telefonica.com), con las pruebas de los milagros de tierra, de agua, de aire y de fuego. En la historia del monasterio se han registrado las visitas de Rasputín y Larry Porter.

Un mapa y la fotografía aérea del monasterio ortodoxo de Valhamönde, en Karelia, una región finlandesa fronteriza con Rusia que tiene 13.710 islas, sitúan al visitante de la exposición Karelia, Milagros & Co., para entrar en este centro espiritual para aprender a hacer milagros. El fotógrafo Joan Fontcuberta recoge los materiales de su proyecto sobre la vida cotidiana en el monasterio y su visión personal sobre las ideas de creencia, magia y esoterismo, donde mezcla ficción y realidad. En la misma sala presentó con anterioridad sus trabajos Sputnik (1997) y Securitas (2001).

Dos escenografías que reproducen zonas concretas del monasterio finlandés forman parte del montaje, que se presenta en el marco del festival internacional de fotografía PhotoEspaña 2002. Junto a las imágenes fijas y numerosos objetos que el autor ha recogido durante su viaje se pasan un vídeo con la escenificación de algunos milagros y un programa de Línea 900, de Televisión Española, sobre apariciones en España.

'El proyecto se presenta como una película, con una estructura cinematográfica, con predominio del formato fotográfico, con unas características documentales y un aire de testimonio. Como ocurre con trabajos anteriores, el juego que intento crear busca la complicidad del visitante, que duda de la fotografía como transcripción de la realidad', declara Joan Fontcuberta.

En el material expuesto, ampliado en el catálogo, con textos de Joan Fontcuberta y publicado por Ediciones Verdad y Fe y Fundación Telefónica, aparece con frecuencia el pope Munkki Juhani, ataviado con una rasputina o barba ceremonial, en el interior y alrededores del monasterio, y sobre todo el testimonio personal de los milagros. La nómina de los milagros es amplia, algunos dramáticos y otros irónicos, como los milagros del trekking acuático, de la invisibilidad, de la ignición fatua, de Carroll Lewis, de la carne, de lacrimación sanguificada, de la pensamientografía, de la levitación, de la feminidad, de la cefalopodización.

'En este reportaje, con textos y objetos, tengo la sensación de estar escribiendo una novela, literaria y visual, como un contador de historias. La fotografía, que tiene mucho de relato, se mueve en terrenos fronterizos, en su relación con la verdad, con lo narrativo. Pero la ficción va mucho más allá, ya que es una estructura de ficción dentro de otra ficción; un periodista que desenmascara una ficción, pero en el fondo mi personaje es otra ficción', declara Fontcuberta.

El fotógrafo propone un estudio crítico y lúdico de la superstición. 'Me interesan las plataformas institucionales que transmiten conocimientos desde la autoridad, la ciencia o el arte, con presentaciones científicas o parodias de museos de arte, con un contenido ideológico que actúa sobre nuestra percepción. La religión es una gran institución que interactúa con la verdad y capacidad sacralizada de las creencias'.

La exposición viajará después a Finlandia, donde el autor documentó el paisaje de lagos y bosques. Fontcuberta ya piensa en el siguiente proyecto: la creación de un partido político, con un candidato y los elementos necesarios 'tomados de la realidad', como el partido del hipopótamo, en Brasil, que ganó unas elecciones, y el partido del rinoceronte en Canadá. 'En estas historias hay guiños con la realidad'.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de junio de 2002