ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 4 de junio de 2002

El presidente uruguayo dice que los argentinos "son una manga de ladrones, del primero hasta el último"

Buenos Aires 4 JUN 2002

Por si los problemas fueran pocos en Argentina, un escándalo diplomático de grandes proporciones mediáticas estalló ayer con Uruguay, tras unas declaraciones del presidente de este país, Jorge Batlle, que, aparentemente sin saber que estaba siendo grabado, se despachó a gusto con sus vecinos. "Los argentinos son una manga de ladrones, del primero hasta el último", dijo el mandatario, del Partido Colorado (centro-derecha). La cosa no quedó ahí. "Se pasan el día diciendo quién es el culpable de no ayudarles y no se dan cuenta de que tienen que ayudarse a sí mismos. Es la tragedia de los argentinos, no se dan cuenta de que el idioma que hablan ya no existe más en el mundo", prosiguió. Y como guinda, unas palabras dedicadas a Eduardo Duhalde, su homólogo argentino: "Cómo le voy a plantear a Duhalde estas cosas. No tiene fuerza política, no tiene respaldo, no sabe adónde va".

Batlle pronunció estas palabras en Montevideo ante dos periodistas de la agencia Bloomberg que le estaban grabando con una cámara de televisión. Se deduce que la entrevista no había empezado, por lo que el presidente no tomó precaución alguna a la hora de dar rienda suelta a su torrente verbal. "¿Usted conoce la Administración argentina?, ¿sabe como se manejan las cosas en Argentina?, ¿sabe la clase de volumen y magnitud de la corrupción que hay en Argentina? Arreglen sus problemas en Argentina y no se metan con Uruguay. Somos dos países diferentes. Y su lío con el Fondo arréglenlo en Argentina".

Los piropos de Batlle causaron un auténtico terremoto en Argentina. Los canales de televisión y emisoras de radio repitieron una y otra vez la noticia, y se pusieron a pedir la opinión de los oyentes. "Me parece fantástico lo que ha dicho, porque se lo dice a los políticos", decía Guillermo, del barrio de Flores; "el presidente de Uruguay tendría que meterse en sus cosas porque su país tiene muchos problemas y aquí hay muchos uruguayos especulando y trabajando en negro", opinaba otro. Curiosamente, abundaban los comentarios que no le quitaban razón al fogoso presidente uruguayo, como por ejemplo "esto es lo que piensa el mundo" o "finalmente hemos hartado al mundo".

Tras el incidente, Batlle llamó por teléfono a Duhalde, según informó la agencia Dyn. Posteriormente, Batlle convocó una conferencia de prensa para criticar a Bloomberg por utilizar "la grabación de una conversación particular que no tenía nada que ver con lo que me iban a preguntar".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana