ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 29 de abril de 2002
CONFLICTO EN ORIENTE PRÓXIMO

La ONU, impotente ante la crisis con Israel

En algo más de una semana, Naciones Unidas ha visto cómo la misión de Yenín, que nació por iniciativa de su secretario general, Kofi Annan, con el aval del Consejo de Seguridad, y, más importante aún, con el beneplácito de Estados Unidos y la cooperación de Israel, se ha visto cuestionada, modificada, retrasada y ahora completamente paralizada.

Las sucesivas concesiones de Kofi Annan, sino en el fondo al menos en la forma, y la intransigencia del Gobierno de Sharon han dejado a la misión en un inconfortable limbo político, mientras sus miembros están en Ginebra desde el miércoles, esperando la luz verde para viajar a la zona.

Desde el pasado martes, cuando Israel decidió dar marcha atrás y retirar su apoyo a la iniciativa de la ONU, el secretario general Annan trató de evitar un enfrentamiento directo, ahora inevitable. Sus medidas conciliadoras han resultado ser concesiones inútiles. El secretario general accedió a retrasar la misión un día, y luego dos, para otorgar un margen de negociación a la misión israelí que viajó hasta Nueva York. Amplió el número de asesores, incluidos los militares, y guardó un calculado silencio diplomático.

Mientras tanto, las exigencias de Israel se multiplicaron. Criticó primero el carácter demasiado político y "humanitario" del equipo investigador y la ausencia de especialistas militares. Insistió en limitar la misión a lo ocurrido en Yenín y no ampliarla a otras ciudades palestinas. Se opuso a la presencia de uno de sus miembros, Cornelio Sommaruga, ex presidente de la Federación Internacional de la Cruz Roja y, por último, pidió inmunidad para cualquier israelí que aportara su testimonio a la ONU.

"¿Inmunidad, de qué?", se preguntaba esta semana un diplomático europeo. "No hay base legal para alimentar estas inquietudes, esto no es un tribunal". La misión, en efecto, sólo tiene como cometido "esclarecer lo ocurrido" en Yenín e informar luego al Consejo de Seguridad, sin determinar responsabilidades.

El Consejo se reunió anoche con carácter de urgencia para analizar la crisis, mientras fuentes diplomáticas confirmaban que Israel había pedido oficialmente un nuevo plazo de 24 horas para que la comisión arranque sus trabajos. El órgano decisorio de Naciones Unidas ha tenido una actuación más que discreta desde que el pasado viernes 19 aprobara la resolución de Yenín, redactada por Estados Unidos. Annan, que no hizo declaraciones, habría llamado al secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, para pedirle ayuda. Powell dijo hace unos días que Israel debía cooperar con la ONU.

El equipo, dirigido por el ex primer ministro de Finlandia, Marti Ahtisaari, y compuesto por la ex comisaria de la ONU para los Refugiados Sadako Ogata y Cornelio Sommaruga, además de una docena de asesores, llegó el pasado miércoles a Ginebra y se encuentra desde entonces en esta ciudad, pero ahora no sabe si ésta no será su última etapa y si podrá viajar a Israel en un futuro próximo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana