ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 25 de abril de 2002

El Gobierno sostiene a Rodríguez Ponga a expensas de su imputación en el 'caso BBV'

El 'número dos' de Hacienda acusa al fiscal de incluirle en la lista por motivos políticos

'La decisión de dimitir o no ya se verá en el futuro'. Lo único claro hasta el día de ayer es que el secretario de Estado de Hacienda, Estanislao Rodríguez Ponga, no piensa abandonar el puesto hasta que el juez Baltasar Garzón decida si le imputa o no en el caso BBV, como presunto autor del Manual de productos fiduciarios. Tampoco el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dio ayer nada por seguro. 'A día de hoy', dijo el ministro, Rodríguez Ponga cuenta con el respaldo del Gobierno. Entretanto, el todavía secretario de Estado acusó al fiscal anticorrupción de actuar por intereses políticos.

Menos de 24 horas después de conocerse la petición de imputación, Rodríguez Ponga compareció ayer públicamente y en solitario para intentar demostrar su inocencia. Dijo que no es el autor del manual presuntamente utilizado por el BBV para colocar dinero negro en paraísos fiscales; que no colaboró en el diseño de la operativa fiscal del Banco Mercantil Probursa en México, y puso en duda que el nombre del testigo protegido que le ha implicado en todo el asunto [Nelson Rodríguez] sea real.

Al menos por lo sabido hasta ayer, Rodríguez Ponga no ve motivos para dimitir como secretario de Estado de Hacienda, puesto que ocupa desde hace apenas un año. 'Los cargos públicos no pueden depender de acusaciones infundadas', afirmó. ¿Dimitirá si resulta imputado? 'El futuro es el futuro y hoy lo que tengo sobre la mesa es el escrito del fiscal', respondió Rodríguez Ponga. En eso coincidió con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para quien 'al día de hoy no veo motivos para promover su sustitución'.

La decisión de mantenerle por ahora ha sido tomada, aseguró Rodríguez Ponga, de común acuerdo 'con mis jefes y de forma totalmente compartida'. Es una decisión provisional que está pendiente de que Garzón le confirme o no dentro de la lista que le planteó el fiscal. Para Montoro, sería el segundo secretario de Estado, el número dos de hecho en el Ministerio, que en menos de dos años saldría de su equipo por un escándalo fiscal y financiero.

El escrito del fiscal anticorrupción encargado del caso, David Martínez, avalado por el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, y por el fiscal jefe anticorrupción, señala a Rodríguez Ponga como presunto autor del Manual de productos fiduciarios del BBV. El banco utilizó este manual como guía para la captación de clientes de alto nivel económico, a los que se les garantizaba confidencialidad y no pagar impuestos en España.

Rodríguez Ponga negó ser el autor del manual, dijo que desconocía su existencia y que se había enterado de él por la prensa. Argumentó que, 'al parecer', se había elaborado meses después de su salida del banco. Rodríguez Ponga permaneció en la asesoría fiscal de BBV como responsable del área internacional entre noviembre de 1992 y febrero de 1997. Añadió que su trabajo era para BBV, SA, y no para Privanza, la filial a través de la cual el banco captaba clientes. 'De productos fiduciarios no entiendo', aseguró, 'yo soy economista'.

El secretario de Estado de Hacienda se atrincheró en que 'el fiscal pide que se me oiga como imputado, pero [en el escrito ante Garzón] no habla de delitos'. Desde ahí pasó al ataque con un objetivo, el fiscal del caso, y un argumento, las motivaciones políticas. 'Si yo no fuera el secretario de Estado de Hacienda en estos momentos', dijo Rodríguez Ponga, 'mi nombre no habría aparecido [en la lista de los 29 imputados en la que figuran, además de Rodríguez Ponga, directivos o consejeros del BBVA]'. A esto responde, aseguró, que, pese a que él era 'un empleado del banco, que no pertenecía a la alta dirección', esté en la lista de imputados que solicita el fiscal.

Una curiosidad

A Rodríguez Ponga se le insistió en que aclarase si acusaba al fiscal de actuar por intereses políticos. Pese a la evidencia, lo negó. 'No estoy diciendo que el fiscal anticorrupción actúa por motivos políticos. Sólo es una curiosidad que les comento', aseguró. A renglón seguido dijo que 'el PSOE está utilizando esta situación con fines políticos' y se refirió a que los hechos se remontan a hace cinco años, cuando gobernaban los socialistas.

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, consideró 'muy grave' que el secretario de Estado de Hacienda 'ponga en duda la actuación de los fiscales de este país'. El PSOE reclamó al fiscal general de Estado que salga en defensa de la Fiscalía Anticorrupción.

Estanislao Rodríguez Ponga, secretario de Estado de Hacienda, antes de la rueda de prensa de ayer, 24 de abril de 2002 / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana