Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PALEONTOLOGÍA

Hallados fósiles con 14 millones de años en una excavación de Somosaguas

Un equipo madrileño de paleontólogos ha descubierto la mandíbula completa de un pequeño caballo primitivo de 14 millones de años de antigüedad, que se alimentaba de hojas tiernas y tréboles cuando la zona donde ahora está la región de Madrid gozaba de un clima tropical. Así lo aseguró ayer Nieves López, que codirige una excavación en el yacimiento de fósiles de Somosaguas. La mandíbula, de unos 40 centímetros, 'parece' que conserva todos sus dientes, agregó López, catedrática de Paleontología.

López explicó que el fósil aún no ha sido extraído completamente del sedimento donde yace. El hallazgo se ha producido en el yacimiento de fósiles de vertebrados del campus de Somosaguas, en el que se desarrolla por quinto año consecutivo esta excavación de carácter científico y didáctico y que ayer celebró unas jornadas de puertas abiertas. Ayer, una veintena de personas, la mayoría estudiantes, se afanaban en un montículo apegado a la universidad.

La mandíbula, encontrada por Jaime Cuevas, alumno de la Facultad de Ciencias Geológicas, pertenece a 'un caballo primitivo más pequeño que un poni actual', con una altura aproximada de 1,10 metros, un cuello 'no muy elevado, en línea con la espalda' y que no comía hierba por la sencilla razón de que en ese periodo no existía. Por ello, el équido se alimentaba básicamente de 'tréboles, gramíneas y hojas tiernas', indicó López.

La especie encontrada era una de las 'más corredoras y gráciles', tenía tres pezuñas y rayas 'parecidas a las de la cebra', explicó la catedrática, que dirige la excavación junto a Jorge Morales, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Según Nieves López, se piensa que las rayas son una característica primitiva de los caballos 'que se han ido perdiendo con la evolución'. El animal vivía en un Madrid tropical, rodeado de mamíferos como mastodontes, ciervos primitivos y numerosos rumiantes, todos ellos extinguidos en la actualidad. Los paleontólogos han barnizado el fósil estrella de esta campaña para evitar su agrietamiento cuando se proceda a su completa extracción.

A continuación limpiarán de arena la mandíbula 'grano a grano' y, por último, cortarán por la base del sedimento donde se encuentra el fósil.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de abril de 2002