ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 7 de febrero de 2002

El Príncipe se interesa por la libertad de expresión en Moscú

Ayer inauguró el Instituto Cervantes y hoy almuerza con Putin

El príncipe Felipe fue informado ayer a fondo sobre la política rusa en un almuerzo con un selecto grupo de intelectuales, en el que se interesó por la libertad de expresión, entre otros aspectos, según uno de los asistentes. Don Felipe, que se entrevista hoy con el presidente Vladímir Putin, visita oficialmente Rusia por primera vez y conmemora así el 25 aniversario del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Madrid y Moscú. Ayer inauguró en la capital rusa el Instituto Cervantes.

La apertura del Instituto Cervantes en Moscú constituye, para la presencia cultural de España y del idioma español en Rusia, un importante salto cualitativo. El nuevo centro ha costado 5,5 millones de dólares y ocupa una mansión de estilo neoclásico que en su día fue parte de la hacienda del conde Gagarin. Por su rango, el Cervantes de Moscú está al mismo nivel que los de París, Nueva York y Londres.

"El Instituto Cervantes es una ventana abierta para la totalidad de los países de Iberoamérica en su labor de dar a conocer su cultura, su arte y su creatividad", señaló el Príncipe al inaugurar este centro, que dispone de 2.000 metros cuadrados y de 11 aulas dotadas con el más moderno equipo para el aprendizaje del idioma español. La vocación abierta del Instituto fue puesta de manifiesto también por su presidente, Jon Juaristi.

A mediodía, en un animado almuerzo, ofrecido por el embajador de España en Rusia, José María Robles Fraga, representantes de la élite cultural y política de Rusia transmitieron al Príncipe una pluralista visión de la realidad y de los problemas de su país e incluso llegaron a discrepar apasionadamente entre ellos, según relataron a este diario tres de los once invitados rusos. Estos trataron de dar respuesta a los tres temas sobre los que el Príncipe solicitó su opinión: la situación interna del país, el papel de Rusia en el mundo y su relación con España.

Emisora independiente

Sobre el primer punto, el más duro fue Alexéi Venedíktov, director de Eco de Moscú, la única emisora de radio informativa independiente crítica con el Kremlin. En una analogía con la transición española, el periodista acusó a Putin de querer presentarse con dos caras, una parecida a la del rey Juan Carlos y la otra a la del teniente coronel Tejero. Echándose a reír, el Príncipe comentó que ambas resultaban incompatibles.

Con Venedíktov discrepó Maxim Sokolov, un comentarista del primer canal de la televisión estatal y del diario Izvestia. Sokolov, un nacionalista conservador, acusó a Eco de Moscú de interpretar la libertad de expresión en un sentido estrecho, sin hacerse eco de la corrupción y el abuso de poder que, a su juicio, han imperado en la administración de Moscú bajo el mandato del alcalde Yuri Luzhkov. El alcalde fue ayer anfitrión del Príncipe tanto en el Ayuntamiento como en una cena en su residencia privada. La periodista Liudmila Telen moderó el tono del debate refiriéndose a los problemas que ocasiona la debilidad económica de los medios.

El diputado Vladímir Rizhkov, uno de los abanderados de la integración de Rusia en Europa, señaló que la transición rusa es mucho más difícil que la española y expresó "preocupación" por el estado de la democracia en Rusia. A la corrupción y descentralización de los primeros diez años de transición en Rusia siguen ahora, según le dijo Rizhkov al Príncipe, el centralismo, el cierre de canales de televisión críticos y un parlamentarismo débil. El politólogo Igor Bunin, explicó que en Rusia cada vez hay más gente con una "psicología zarista", que no desea conflictos y que está dispuesta a transferir sus responsabilidades a los líderes del país. Por esta razón, explicó Bunin a don Felipe, los conflictos por la libertad de expresión no han tenido un gran apoyo popular.

En la conversación, el Príncipe se mostró interesado en leer alguna de las novelas de Pelevin, autor de La generación P. y uno de los escritores más populares entre la juventud rusa.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana