Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:SEXO A LOS QUINCE

Sexo a los 15

La educación sexual sigue siendo una asignatura pendiente en España. El creciente número de abortos, un 11% más en el pasado año, hasta alcanzar la cifra récord de 9.204 entre menores de 20 años, demuestra que muchos jóvenes carecen de la formación o de los medios para evitar embarazos indeseados. En una sociedad en la que el sexo lo invade todo y en la que la información circula libremente, los educadores confiesan su impotencia para afrontar el problema

Cada vez hay más teléfonos de información sexual para jóvenes. Andalucía, Canarias, Valencia, País Vasco, Extremadura, Asturias, Baleares, Madrid... cuentan con profesionales que atienden mañana y tarde a los chavales; cientos de municipios en España, como Parla, Granada o Alcorcón, disponen de asesorías de información sexual; en Cataluña se quiere promover un debate para implantar máquinas de condones en los institutos; la Junta de Andalucía planea repartir condones en los festivales rockeros y otras concentraciones masivas de jóvenes; el propio Gobierno andaluz decidió regalar desde el 4 de mayo, y bajo prescripción médica, la píldora del día siguiente, y en sólo tres meses se agotaron las 7.000 disponibles; cada vez hay más sexólogos dando charlas en escuelas, cada día es más fácil el acceso a los anticonceptivos; el sexo en la televisión hace mucho que dejó de ser un tabú. Y sin embargo...

'El problema es que cuando son niños no queremos hablar de sexo con ellos. Y cuando son adolescentes son ellos los que ya no quieren hablar con nosotros', señala una sexóloga

'Las preguntas de los chavales y las falsas creencias siguen siendo las mismas de hace 20 años, cuando no había tantos servicios y consultas sobre sexo'

'En España estamos de vuelta de todo sin haber ido a ningún sitio. Los chavales creen conocer bien el sexo, pero sólo tienen nociones superficiales'

'Holanda, que es el país más permisivo en materia de abortos, cuenta con la tasa más baja en Europa de abortos adolescentes', comenta una sexóloga

'La información no basta, se trata de formar. Y eso significa machacar, insistir. Las charlitas que damos los sexólogos en los colegios sirven de poco'

El número de abortos entre menores de 20 años aumentó en un 11% respecto al año anterior, y alcanzó la cifra de 9.204, algo nunca visto en España. La ministra de Sanidad, Celia Villalobos, ha aconsejado a los adolescentes usar preservativos.

¿Qué está pasando entre los jóvenes?

'Hasta hace cinco años no era nada normal que abortase una niña de 14 o 15 años. Ahora, cada semana nos llegan cinco o seis de la guardería, que es como llamamos nosotros a estas niñas', señala Eva Rodríguez Armario, madre de un niño de nueve años, directora de la clínica Sur de Sevilla y presidenta de la asociación de Clínicas Acreditadas para la Intervención de Embarazos.

En el Centro Joven de Anticoncepción y Sexualidad de Madrid se recibieron el año pasado a casi 4.000 jóvenes y se atendieron 6.000 consultas telefónicas. Pues bien: 'Las preguntas y las falsas creencias siguen siendo las mismas que podrían plantearse en 1981, cuando no había tantos servicios ni consultas sobre sexo', asegura Paloma Rivero, directora del centro madrileño.

Que si con la regla te puedes quedar embarazada ('siempre hay riesgo de embarazo durante todo el ciclo sexual, aunque con la regla sea bastante menor', les contesta Paloma Rivero). Que si la primera vez nunca te quedas ('falso'). Que si lo haces de pie no te quedas embarazada ('falso también'). Que cuánto tiene que durar la relación sexual ('depende, no hay recetas'). Que si es verdad que algunos días del ciclo no se puede quedar embarazada ('falso; se pueden producir ovulaciones espontáneas en cualquier momento del ciclo menstrual. A ese método erróneo de anticoncepción se le llama Ogino. Media España se podría llamar Ogino en honor al nombre del médico que estudió el ciclo menstrual y dijo que había días de mayor y menor riesgo. No tuvo en cuenta Ogino que el ciclo puede variar por distintas razones'). Que si hay riesgo de embarazo con coito anal ('no, a no ser que el semen se vierta fuera y llegue a la entrada de la vagina'). Que si se eyacula en una bañera y la chica se baña puede quedarse embarazada ('falso, los espermatozoides no nadan'). Que si se puede utilizar el preservativo dentro del agua ('sí, siempre que se coloque fuera del agua'). Que si es normal que las primeras veces duela la vagina. 'Las jóvenes que tienen más mitos asociados a la sexualidad y creen que les va a doler, que se van a desgarrar, que se van a morir de dolor, es muy probable que sufran. Pero el himen no es una barrera que no deja pasar el pene, sino una membrana que puede haberse roto antes por muchos motivos, como hacer gimnasia. Y hay mujeres que nacen sin himen. Y otras a las que no se le rompe y llegan al parto con el himen intacto'.

En todos los teléfonos y centros de información sexual el miedo al embarazo acapara la mayoría de las preguntas. 'Hasta el punto de que hay verdaderas obsesiones y paranoias. Chicas que te llegan a preguntar: 'Acabo de tener la regla, pero me parece que estoy embarazada; ¿es posible?', comenta Marisa Díaz, sexóloga del teléfono de información sexual de Andalucía.

'Otra pregunta muy frecuente en las consultas', añade Eva Rodríguez Armario, directora de la clínica Sur, 'es cuando la chica te dice: 'Yo no suelo tener orgasmos haciéndolo. ¿Eso es normal?' Entonces dan ganas de decirle: Ay, hija, si yo te contara... Entre que ellos eyaculan enseguida y que no saben que la mayoría de las mujeres alcanzamos la excitación mayor mediante el clítoris, no te puedes imaginar lo normal que es'.

Siempre las mismas preguntas

Las preguntas son las mismas de hace años. Y los errores a la hora de colocarse el condón, también. En Sevilla, Francisco Algaba, dueño de la tienda Autoservicio del Preservativo, explica a los jóvenes 'y a los no tan jóvenes' cómo hay que ponerse el condón. Y se vale de un tubo para la lección práctica. 'A pesar de que las instrucciones de uso, obligatoriamente, han de venir en todas las cajas de preservativos, mucha gente no sabe ponérselo. Lo primero que les digo es que un condón se pone mejor con tres manos que con dos. Es mejor que la mujer se implique de todo: de la compra, de la colocación... Después les digo que con un dedo hay que sujetar la punta del condón para que no coja aire. Y después, irlo bajando. Como puede usted mismo apreciar, con dos manos es realmente difícil hacerlo. Y si no se aplasta la punta con el dedo se forma una bolsa de aire, y ese condón es una bomba de relojería: lo más probable es que se rompa al eyacular'.

'Además, mucha gente no sabe que antes de llover siempre chispea, y meten el pene, después lo sacan y se ponen el condón sólo para eyacular', explica Victoria Virtudes, de la clínica Dátor.

Las preguntas y los errores son los mismos. La venta de preservativos, según las compañías Control y Dúrex, permanecen estables desde hace años también. Pero el número de jóvenes precavidos a veces es lo único que disminuye. En 1995, el 25% de los adolescentes que llegaron a Dátor confesaban que no habían puesto ningún medio para evitar el embarzo. Cuatro años después eran el 44% los que asumían que no pusieron medios.

El gran equívoco

Victoria Virtudes, portavoz de Dátor, señala que los jóvenes saben qué métodos hay; no los utilizan porque no tienen concienciación, tienen una falsa idea de la naturalidad y la espontaneidad. Sin embargo, las jóvenes de hoy abortan porque son más consecuentes y tienen más claro que ese embarazo no deseado puede romperles la vida. Además hay que tener en cuenta que, al menos en Madrid, hay gran número de adolescentes inmigrantes que acuden a nuestras clínicas. Y también debería considerarse el poco esfuerzo del Gobierno en implantar campañas de concienciación. Aunque las campañas no sean la solución, no hay que olvidar que el año en que se puso en marcha el famoso lema de Póntelo, pónselo disminuyeron los abortos en España'.

Todos los sexólogos y médicos consultados coinciden en que los grandes equívocos del sexo giran alrededor de una sola palabra: penetración.

'Los medios bombardean con eso. Y no hay manera de hacerles comprender que el sexo no es sólo meterla', comenta el sexólogo Pedro Villegas, del teléfono andaluz de información sexual. 'El otro día un chaval que me llamaba desde una cabina de teléfono estuvo tres cuartos de hora enganchado simplemente porque yo le estaba explicando cómo podía hacer disfrutar a la mujer con la masturbación. Le parecía inaudito', añade Villega.

'Lo que pasa es que en España estamos de vuelta sin haber ido a ningún sitio', comenta Héctor Magda, sexólogo con más de 15 años de experiencia. 'Los chavales creen que conocen todos los métodos, todas las técnicas, y en realidad sólo tienen una idea superficial de ellos'.

A las lagunas culturales de los adolescentes hay que añadir los obstáculos físicos que han de salvar los jóvenes para conseguir los anticonceptivos. 'En muchos pueblos es casi imposible hacerse con ellos', señala Pedro Villegas, del teléfono andaluz de información sexual. 'Entrar en una farmacia donde te conocen y conocen a tu novia es un trauma. Y las máquinas no siempre son la solución. En Andalucía nos hemos planteado instalarlas en algunos albergues juveniles. Pero el problema es que las compañías a veces no se comprometen a mantener la mercancía fresca y renovada. En agosto vi una máquina de condones en la puerta de una farmacia en Sevilla. Y le daba el sol de lleno horas y horas. Y lo de la píldora poscoito es otro mal trago. En Jaén capital, por ejemplo, es imposible conseguirla. Todos los médicos se han declarado objetores de conciencia. En Almería, muy difícil también. Algunos médicos están muy desinformados, creen que si la recetan, los padres del menor se les van a echar encima'.

'Y en Madrid hay hospitales públicos donde todos los médicos se han declarado objetores', añade la sexóloga Paloma Rivero.

'En las charlas que doy en los colegios de pueblos algunas chavalas desconfían de que el médico vaya a revelar sus nombres en caso de embarazo', comenta Eva Rodríguez Armario. 'Yo les digo que ellos, por ley, están obligados a garantizar la confidencialidad. Y las chavalas a veces me han contestado, y con mucha razón: '¿Pero qué ocurre con la auxiliar del médico que te ha visto nacer y crecer y que se está enterando de todo tu problema? ¿Se va a callar también?'.

Rodríguez Armario, directora de la clínica Sur de Andalucía, resume la opinión de gran parte de los profesionales de este campo: 'La información no basta, se trata de formar. Y eso significa machacar, insistir. Las charlitas que damos en los colegios sólo llegan a quienes ya están concienciados. El sexo es una asignatura transversal en la LOGSE, y al final nadie la da. El problema es que cuando son niños no queremos hablar de sexo con ellos. Y cuando son adolescentes son ellos los que ya no quieren hablar con nosotros. Hay que atenderles cuando te preguntan qué significa ese anuncio que sale en la tele hablando de reglas y de manchar, qué eran esos ruidos que se oían anoche en tu habitación, por qué le han dicho en la escuela a un niño marica... Los padres nunca nos damos cuenta de que nuestros hijos crecen, y además no queremos que crezcan. Una frase que yo oigo mucho entre las madres que vienen aquí con sus hijas es: 'Pero si hasta hace tres días mi niña jugaba con muñecas'.

Raúl Díaz, miembro del programa canario de educación afectiva Harimaguada coincide con su colega. 'Siembra viento y tendrás tempestades. No sólo embarazos no deseados, sino violaciones, violencia de género, acoso... Esta sociedad y esta cultura está mirando hacia otro lado. Es hipócrita que la sociedad se escandalice por este problema y no los afronte'.

'Ni en medicina, ni en psicología, ni en magisterio, ni en biología hay una asignatura concreta que aborde el tema del sexo. Y son profesionales que después tienen que explicarle estas cuestiones a los chavales', se lamenta Pedro Villegas, del teléfono andaluz de información sexual. 'Yo voy a muchos colegios y les digo a los propios maestros que me dibujen los órganos de la mujer por dentro y por fuera. Y por dentro, todo el mundo dibuja estupendamente: el útero, los ovarios... Pero por fuera a menudo me dibujan una raja y ya está. Y por ahí se supone que hacen pipí, el amor, que tienen orgasmos...'

'A veces te encuentras excepciones maravillosas', comenta Eva Rodríguez Armario. 'A mi hijo de nueve años le han explicado muy bien este año las cuestiones del sexo en la asignatura Conocimiento del Medio. Ha sido la maestra sustituta. Le explicó el embarazo y le habló de ella misma. Cómo se enamoró, cómo fue su embarazo... Hay colegios donde alguna madre embarazada acude a clase a explicarles cómo se siente y qué es el embarazo. Esas cosas, a la hora de la verdad, cuando llega la adolescencia, dan sus frutos. Hacen que la comunicación con tu hijo sea mucho más fácil'.

'Holanda, que es el país más permisivo en materia de abortos, cuenta con la tasa más baja en Europa de abortos adolescentes', explica Lyn Thomas desde Ginebra, directora de la Federación Internacional de Planificación Familiar, una ONG que lleva 50 años trabajando en el tema. 'En Holanda, en las escuelas no se limitan a enseñar las funciones biológicas y los órganos genitales. Les enseñan a los chavales a decir no si quieren decir no, tácticas de negociación entre ellos. Además garantizan una confidencialidad absoluta. En otros países, como Bélgica, Dinamarca, Suecia, Noruega y el Reino Unido, no se necesita, como en España, prescripción del médico para conseguir la píldora del día después. En los institutos de Francia las jóvenes tienen acceso a la píldora'.

España, una vez más, parece diferente.Cada vez hay más teléfonos de información sexual para jóvenes. Andalucía, Canarias, Valencia, País Vasco, Extremadura, Asturias, Baleares, Madrid... cuentan con profesionales que atienden mañana y tarde a los chavales; cientos de municipios en España, como Parla, Granada o Alcorcón, disponen de asesorías de información sexual; en Cataluña se quiere promover un debate para implantar máquinas de condones en los institutos; la Junta de Andalucía planea repartir condones en los festivales rockeros y otras concentraciones masivas de jóvenes; el propio Gobierno andaluz decidió regalar desde el 4 de mayo, y bajo prescripción médica, la píldora del día siguiente, y en sólo tres meses se agotaron las 7.000 disponibles; cada vez hay más sexólogos dando charlas en escuelas, cada día es más fácil el acceso a los anticonceptivos; el sexo en la televisión hace mucho que dejó de ser un tabú. Y sin embargo...

El número de abortos entre menores de 20 años aumentó en un 11% respecto al año anterior, y alcanzó la cifra de 9.204, algo nunca visto en España. La ministra de Sanidad, Celia Villalobos, ha aconsejado a los adolescentes usar preservativos.

¿Qué está pasando entre los jóvenes?

'Hasta hace cinco años no era nada normal que abortase una niña de 14 o 15 años. Ahora, cada semana nos llegan cinco o seis de la guardería, que es como llamamos nosotros a estas niñas', señala Eva Rodríguez Armario, madre de un niño de nueve años, directora de la clínica Sur de Sevilla y presidenta de la asociación de Clínicas Acreditadas para la Intervención de Embarazos.

En el Centro Joven de Anticoncepción y Sexualidad de Madrid se recibieron el año pasado a casi 4.000 jóvenes y se atendieron 6.000 consultas telefónicas. Pues bien: 'Las preguntas y las falsas creencias siguen siendo las mismas que podrían plantearse en 1981, cuando no había tantos servicios ni consultas sobre sexo', asegura Paloma Rivero, directora del centro madrileño.

Que si con la regla te puedes quedar embarazada ('siempre hay riesgo de embarazo durante todo el ciclo sexual, aunque con la regla sea bastante menor', les contesta Paloma Rivero). Que si la primera vez nunca te quedas ('falso'). Que si lo haces de pie no te quedas embarazada ('falso también'). Que cuánto tiene que durar la relación sexual ('depende, no hay recetas'). Que si es verdad que algunos días del ciclo no se puede quedar embarazada ('falso; se pueden producir ovulaciones espontáneas en cualquier momento del ciclo menstrual. A ese método erróneo de anticoncepción se le llama Ogino. Media España se podría llamar Ogino en honor al nombre del médico que estudió el ciclo menstrual y dijo que había días de mayor y menor riesgo. No tuvo en cuenta Ogino que el ciclo puede variar por distintas razones'). Que si hay riesgo de embarazo con coito anal ('no, a no ser que el semen se vierta fuera y llegue a la entrada de la vagina'). Que si se eyacula en una bañera y la chica se baña puede quedarse embarazada ('falso, los espermatozoides no nadan'). Que si se puede utilizar el preservativo dentro del agua ('sí, siempre que se coloque fuera del agua'). Que si es normal que las primeras veces duela la vagina. 'Las jóvenes que tienen más mitos asociados a la sexualidad y creen que les va a doler, que se van a desgarrar, que se van a morir de dolor, es muy probable que sufran. Pero el himen no es una barrera que no deja pasar el pene, sino una membrana que puede haberse roto antes por muchos motivos, como hacer gimnasia. Y hay mujeres que nacen sin himen. Y otras a las que no se le rompe y llegan al parto con el himen intacto'.

En todos los teléfonos y centros de información sexual el miedo al embarazo acapara la mayoría de las preguntas. 'Hasta el punto de que hay verdaderas obsesiones y paranoias. Chicas que te llegan a preguntar: 'Acabo de tener la regla, pero me parece que estoy embarazada; ¿es posible?', comenta Marisa Díaz, sexóloga del teléfono de información sexual de Andalucía.

'Otra pregunta muy frecuente en las consultas', añade Eva Rodríguez Armario, directora de la clínica Sur, 'es cuando la chica te dice: 'Yo no suelo tener orgasmos haciéndolo. ¿Eso es normal?' Entonces dan ganas de decirle: Ay, hija, si yo te contara... Entre que ellos eyaculan enseguida y que no saben que la mayoría de las mujeres alcanzamos la excitación mayor mediante el clítoris, no te puedes imaginar lo normal que es'.

Siempre las mismas preguntas

Las preguntas son las mismas de hace años. Y los errores a la hora de colocarse el condón, también. En Sevilla, Francisco Algaba, dueño de la tienda Autoservicio del Preservativo, explica a los jóvenes 'y a los no tan jóvenes' cómo hay que ponerse el condón. Y se vale de un tubo para la lección práctica. 'A pesar de que las instrucciones de uso, obligatoriamente, han de venir en todas las cajas de preservativos, mucha gente no sabe ponérselo. Lo primero que les digo es que un condón se pone mejor con tres manos que con dos. Es mejor que la mujer se implique de todo: de la compra, de la colocación... Después les digo que con un dedo hay que sujetar la punta del condón para que no coja aire. Y después, irlo bajando. Como puede usted mismo apreciar, con dos manos es realmente difícil hacerlo. Y si no se aplasta la punta con el dedo se forma una bolsa de aire, y ese condón es una bomba de relojería: lo más probable es que se rompa al eyacular'.

'Además, mucha gente no sabe que antes de llover siempre chispea, y meten el pene, después lo sacan y se ponen el condón sólo para eyacular', explica Victoria Virtudes, de la clínica Dátor.

Las preguntas y los errores son los mismos. La venta de preservativos, según las compañías Control y Dúrex, permanecen estables desde hace años también. Pero el número de jóvenes precavidos a veces es lo único que disminuye. En 1995, el 25% de los adolescentes que llegaron a Dátor confesaban que no habían puesto ningún medio para evitar el embarzo. Cuatro años después eran el 44% los que asumían que no pusieron medios.

El gran equívoco

Victoria Virtudes, portavoz de Dátor, señala que los jóvenes saben qué métodos hay; no los utilizan porque no tienen concienciación, tienen una falsa idea de la naturalidad y la espontaneidad. Sin embargo, las jóvenes de hoy abortan porque son más consecuentes y tienen más claro que ese embarazo no deseado puede romperles la vida. Además hay que tener en cuenta que, al menos en Madrid, hay gran número de adolescentes inmigrantes que acuden a nuestras clínicas. Y también debería considerarse el poco esfuerzo del Gobierno en implantar campañas de concienciación. Aunque las campañas no sean la solución, no hay que olvidar que el año en que se puso en marcha el famoso lema de Póntelo, pónselo disminuyeron los abortos en España'.

Todos los sexólogos y médicos consultados coinciden en que los grandes equívocos del sexo giran alrededor de una sola palabra: penetración.

'Los medios bombardean con eso. Y no hay manera de hacerles comprender que el sexo no es sólo meterla', comenta el sexólogo Pedro Villegas, del teléfono andaluz de información sexual. 'El otro día un chaval que me llamaba desde una cabina de teléfono estuvo tres cuartos de hora enganchado simplemente porque yo le estaba explicando cómo podía hacer disfrutar a la mujer con la masturbación. Le parecía inaudito', añade Villega.

'Lo que pasa es que en España estamos de vuelta sin haber ido a ningún sitio', comenta Héctor Magda, sexólogo con más de 15 años de experiencia. 'Los chavales creen que conocen todos los métodos, todas las técnicas, y en realidad sólo tienen una idea superficial de ellos'.

A las lagunas culturales de los adolescentes hay que añadir los obstáculos físicos que han de salvar los jóvenes para conseguir los anticonceptivos. 'En muchos pueblos es casi imposible hacerse con ellos', señala Pedro Villegas, del teléfono andaluz de información sexual. 'Entrar en una farmacia donde te conocen y conocen a tu novia es un trauma. Y las máquinas no siempre son la solución. En Andalucía nos hemos planteado instalarlas en algunos albergues juveniles. Pero el problema es que las compañías a veces no se comprometen a mantener la mercancía fresca y renovada. En agosto vi una máquina de condones en la puerta de una farmacia en Sevilla. Y le daba el sol de lleno horas y horas. Y lo de la píldora poscoito es otro mal trago. En Jaén capital, por ejemplo, es imposible conseguirla. Todos los médicos se han declarado objetores de conciencia. En Almería, muy difícil también. Algunos médicos están muy desinformados, creen que si la recetan, los padres del menor se les van a echar encima'.

'Y en Madrid hay hospitales públicos donde todos los médicos se han declarado objetores', añade la sexóloga Paloma Rivero.

'En las charlas que doy en los colegios de pueblos algunas chavalas desconfían de que el médico vaya a revelar sus nombres en caso de embarazo', comenta Eva Rodríguez Armario. 'Yo les digo que ellos, por ley, están obligados a garantizar la confidencialidad. Y las chavalas a veces me han contestado, y con mucha razón: '¿Pero qué ocurre con la auxiliar del médico que te ha visto nacer y crecer y que se está enterando de todo tu problema? ¿Se va a callar también?'.

Rodríguez Armario, directora de la clínica Sur de Andalucía, resume la opinión de gran parte de los profesionales de este campo: 'La información no basta, se trata de formar. Y eso significa machacar, insistir. Las charlitas que damos en los colegios sólo llegan a quienes ya están concienciados. El sexo es una asignatura transversal en la LOGSE, y al final nadie la da. El problema es que cuando son niños no queremos hablar de sexo con ellos. Y cuando son adolescentes son ellos los que ya no quieren hablar con nosotros. Hay que atenderles cuando te preguntan qué significa ese anuncio que sale en la tele hablando de reglas y de manchar, qué eran esos ruidos que se oían anoche en tu habitación, por qué le han dicho en la escuela a un niño marica... Los padres nunca nos damos cuenta de que nuestros hijos crecen, y además no queremos que crezcan. Una frase que yo oigo mucho entre las madres que vienen aquí con sus hijas es: 'Pero si hasta hace tres días mi niña jugaba con muñecas'.

Raúl Díaz, miembro del programa canario de educación afectiva Harimaguada coincide con su colega. 'Siembra viento y tendrás tempestades. No sólo embarazos no deseados, sino violaciones, violencia de género, acoso... Esta sociedad y esta cultura está mirando hacia otro lado. Es hipócrita que la sociedad se escandalice por este problema y no los afronte'.

'Ni en medicina, ni en psicología, ni en magisterio, ni en biología hay una asignatura concreta que aborde el tema del sexo. Y son profesionales que después tienen que explicarle estas cuestiones a los chavales', se lamenta Pedro Villegas, del teléfono andaluz de información sexual. 'Yo voy a muchos colegios y les digo a los propios maestros que me dibujen los órganos de la mujer por dentro y por fuera. Y por dentro, todo el mundo dibuja estupendamente: el útero, los ovarios... Pero por fuera a menudo me dibujan una raja y ya está. Y por ahí se supone que hacen pipí, el amor, que tienen orgasmos...'

'A veces te encuentras excepciones maravillosas', comenta Eva Rodríguez Armario. 'A mi hijo de nueve años le han explicado muy bien este año las cuestiones del sexo en la asignatura Conocimiento del Medio. Ha sido la maestra sustituta. Le explicó el embarazo y le habló de ella misma. Cómo se enamoró, cómo fue su embarazo... Hay colegios donde alguna madre embarazada acude a clase a explicarles cómo se siente y qué es el embarazo. Esas cosas, a la hora de la verdad, cuando llega la adolescencia, dan sus frutos. Hacen que la comunicación con tu hijo sea mucho más fácil'.

'Holanda, que es el país más permisivo en materia de abortos, cuenta con la tasa más baja en Europa de abortos adolescentes', explica Lyn Thomas desde Ginebra, directora de la Federación Internacional de Planificación Familiar, una ONG que lleva 50 años trabajando en el tema. 'En Holanda, en las escuelas no se limitan a enseñar las funciones biológicas y los órganos genitales. Les enseñan a los chavales a decir no si quieren decir no, tácticas de negociación entre ellos. Además garantizan una confidencialidad absoluta. En otros países, como Bélgica, Dinamarca, Suecia, Noruega y el Reino Unido, no se necesita, como en España, prescripción del médico para conseguir la píldora del día después. En los institutos de Francia las jóvenes tienen acceso a la píldora'.

España, una vez más, parece diferente.

'En tu casa o en la mía'

EL TEMA QUE NUNCA SACAN los chavales a colación en clase ni en casa se lo plantean ellos y ellas a Lorena Berdún. Esta psicóloga ha sabido contactar como nadie con los adolescentes a través del programa radiofónico En tu casa o en la mía, que se emite de lunes a jueves desde las diez a las doce de la noche en Los 40 Principales de la cadena SER. El espacio, que comenzó como un experimento en octubre de 1998, ha alcanzado el liderazgo de audiencia con una sencilla fórmula: preguntas y respuestas sobre sexo. Berdún no entiende la oposición de las asociaciones católicas al debate sobre las expendedoras de preservativos en los institutos. 'Con máquina o sin ella, los adolescentes continuarán teniendo relaciones sexuales. Si les facilitamos el acceso a los condones se pueden evitar embarazos y muchos contagios', afirma. 'Pasaría lo mismo que con las máquinas expendedoras de compresas. Que ya no dan miedo', explica Berdún. Lorena Berdún, autora, entre otros, del libro Cómo hacer el amor (bien), ha podido comprobar que los viejos tabúes nunca mueren. Como el de la masturbación. Se lo preguntaba Javier, de 16 años, hace unos días: '¿Me saldrán granos si me masturbo?'. '¿Puedo ducharme cuando tengo la regla?', preguntan las chicas con frecuencia. 'Es triste que en una sociedad que cuida tanto la higiene y las relaciones personales todavía no encuentre cómo explicar algo tan básico a sus jóvenes. ¡Evidentemente que puede ducharse!'. Y otro tema estrella. El tamaño del pene. Igual que hace cincuenta años. Un chaval de 13 años le llamó el martes angustiado a la radio: 'El pene sólo me mide 11 centímetros, ¿esto es normal?'. La psicóloga fue clara: 'A tu edad es más que normal, dale tiempo y verás cómo gana tamaño'. Berdún no se sorprende, pero lamenta que estas preguntas sigan siendo frecuentes cuando todo el mundo piensa que son tópicos de otros tiempos, que 'están megasuperados'. 'Lo que más me sorprende es que, a pesar de tener un programa diario, cada día preguntan lo mismo', concluye la psicóloga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de enero de 2002

Más información