ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 23 de enero de 2002
Reportaje:SERVICIOS

Grandes empresas se unen a la Alianza por la Libertad contra el Passport de Microsoft

Scott McNealy, jefe de Sun: 'No quiero que Gates, además de tener el monopolio del PC, tenga el de la red'. Grandes compañías temen que, con Passport, Microsoft se convierta en dueña de los datos de los clientes en Internet

Liberty contra Passport. PuntoOne contra puntoNet. Sun contra Microsoft, o mejor: Scott McNealy contra Bill Gates.

McNealy, el jefe de Sun, da por perdida la batalla contra el monopolio de Microsoft en el PC, pero no quiere que se repita en la red. 'No deseo que mis hijos hereden un mundo en el que sólo se pueda apretar el botón de Microsoft'.

La declaración de guerra deMcNealy, que tampoco es nueva, la pronunció la pasada semana en Silicon Valley ante una veintena de periodistas europeos.

Sus esfuerzos se han intensificado ante la estrategia Passport. Lo más engorroso e inseguro de la red es estar entregando datos personales cada vez que se quiere hacer una compra o usar un servicio. Qué bueno sería escribirlo una vez y que valieran para siempre y para todos. Bill Gates se ha ofrecido a hacerlo. Su sistema se llama Passport.

Quien quiera puede dar sus datos en Passport y luego Microsoft se convierte en el garante del usuario ante los servicios en la red. Ante las suspicacias, Microsoft ha anunciado la apertura del sistema Passport a otras empresas asociadas.

Los datos se dan voluntariamente; pero aún así la iniciativa ha despertado la desconfianza de muchas empresas y también de grupos que velan por las libertades civiles. Tras copar el mercado del software doméstico, ahora se ve a Microsoft como el gran hermano de Internet.

Para evitarlo está McNealy, que ya lo intentó con su testimonio ante el Congreso norteamericano contra las prácticas monopolíticas de Microsoft. Frente al Passport propone la Alianza por la Libertad. El principio es el mismo, pero no el procedimiento. Con la propuesta de Sun, los datos estarían relacionados, pero ninguna empresa conocería los de otra, ni siquiera Sun. No hay un sistema propietario.

American Express, United Airlines, Ebay, Cisco, Sony, Sabre, Bank of America, Docomo, Nokia, H-P, AOL, France Telecom, Bell Canada, Mastercard, Vodafone, Nokia, y General Motors han firmado ya con la Alianza por la Libertad, aunque la lista va en aumento. En esta misma semana Openwave se adhirió como miembro fundador.

Todas estas empresas creen que con Passport, es Microsoft el que se convierte en dueño de los datos de los clientes o, al menos, puede conocer esos datos o rastrear sus gustos. Aunque Microsoft garantiza que no lo hará, se convierte en un intermediario entre una empresa y su cliente. 'No quiero que Microsoft repita en la red el monopolio que ya tienen con los PC', afirmó McNealy en la sede de Sun en Silicon Valley.

'Tengo dinero suficiente para retirarme', continúa imparable. 'Soy feliz con mi familia; soy feliz jugando al hockey los fines de semana; pero tengo que seguir trabajando para garantizar que en este país siga habiendo libertad de elección'. Cuando se pone así, McNealy parece Mel Gibson en El Patriota.

Aunque no se dude de la buena fe de Microsoft, los expertos ven peligroso colocar todos los huevos en una misma cesta, es decir, toda la información personal o empresarial. En caso de un fallo de seguridad en Passport (y no son infrecuentes los agujeros en Microsoft, como Gates ha recordado a sus propios empleados) significaría la fuga, la pérdida de todos los datos de una persona o un cliente.

El segundo defecto que ven a la estructura del Passport es que al ser propiedad de Microsoft, de hecho también es el propietario de los datos que pasan por sus sistemas. O, si no es propietario, por lo menos los posee. Además levantaría recelos si Microsoft saca un negocio similar, al de uno de sus clientes, por ejemplo, una tarjeta de crédito.

La alternativa de Sun es Alliance Liberty, un sistema que comunica los distintos servicios, con los datos de cada empresa, pero separados.

La misión de Sun es simplemente garantizar los estándares de comunicación, sin mecanismo alguno de control. Quizás por la tradición empresarial de sacar estándares abiertos, como Java, quizás porque su actividad comercial no ha sido tan depredadora como la de Microsoft, lo cierto es que la propuesta de Sun no ha despertado ningún recelo y la de Microsoft sí.

Microsoft controla a través de su sistema operativo Windows el 92% de todos los pecés de la Tierra. Aprovechándose de ese dominio, ha conseguido, según la sentencia unánime de la Justicia norteamericana, extender su dominio a otros campos y productos, como el navegador Explorer sobre el Navigator. El castigo que se pretende, y al que se ha opuesto McNealy y nueve de los estados demandantes contra Microsoft, es que en el futuro los fabricantes de pecés puedan incluir en sus máquinas, desde fábrica, otros sistemas operativos diferentes sin que por ello sean castigados por Microsoft.

El monopolio de Microsoft

'Un monopolio es la economía planificada. Microsoft es una microeconomía planificada', sigue McNealy. 'Alguien controla y administra la información desde allá arriba, desde su despacho. Allí está Bill Gates. Él decide tu camisa, los zapatos que tú llevas y el precio que vas a pagar por ellos. ¿Cómo puede ser que vendiendo menos, gane más? ¿Milagro? No, muy sencillo. Subiendo los precios. Es lo que ha hecho. Porque tiene el monopolio, puede decidir los precios de los productos porque tiene un cliente cautivo. En una economía planificada, no se puede elegir. Si no se puede elegir, tampoco se puede competir y sin competencia no hay innovación. La economía planificada, la economía del monopolio no es productiva'.

McNealy mira a su alrededor y sólo ve que cada vez quedan menos empresas de computadoras. 'Hemos visto que Europa, que Japón, que Corea se han quedado sin fabricantes de ordenadores; ¿por qué?, por el proteccionismo, por el amiguismo. Por que el Gobierno protegía a empresas improductivas. Yo no quiero que en mi país pase lo mismo'.

'Ya sólo quedamos tres grupos de fabricantes de computadoras: Wintel (Windows más Intel), IBM, que es un revendedor de Windows y nosotros. De los tres somos los únicos que no tenemos productos Windows. Apple ahí anda vendiendo productos de Microsoft como el Office. Dell no es un fabricante, es un puro ensamblador. ¿Qué ha sido de Bull, qué ha sido de Nixdorf, de Digital? ¿Qué futuro tiene HP-Compaq? Ninguno'.

Hace ya 20 años que McNealy fundó Sun Microsystems. Durante bastantes años ha tenido crecimientos anuales del 25%.

Sun ha mantenido una reputación de constante innovación, tanto en hardware, como en software con la creación de lenguaje informáticos como el DNS o el Java, que se dejaron abiertos para que el resto de las empresas pudieran desarrollar sus productos.

.One contra .Net

Hace una década que Sun y Mc Neally lanzaban el eslogan La red está en el ordenador. En aquellos tiempos, Bill Gates no vio la importancia que iba a tener Internet. McNealy y Ellison, jefe de Oracle, se le reían. Ahora Microsoft ha tomado la delantera, y los que se reían, rabian. A mitad del pasado 2000, Microsoft anunció a bombo y platillo su estrategia .Net; al poco tiempo salió .One (la alternativa de Sun).

La idea es la misma. La red ya no está sólo para hacer la cesta de la compra , buscar una calle o leer la información meteorológica. La red está para conectar todos los servicios que necesita una persona o empresa, relacionarnos y obrar en consecuencia.

Para todo eso, Microsoft ofrece .Net, basado en los productos de su empresa; por el contrario, la alternativa de Sun es .One, en donde el cliente puede elegir los servicios que quiere colocar y del fabricante que más le convenga. Sun se encarga de garantizar que esos servicios se conecten adecuadamente, con seguridad. Es un sistema abierto.

McNealy, con todo, no ve claro el movimiento del free software que ilustra Linux. 'Lo de free tiene un problema: que es difícil dar stock options, que es difícil pagar salarios; y, por tanto, es complicado sacar las aplicaciones para el sistema operativo Linux, al ritmo y con la variedad que necesita el público. Lo mejor que tiene Linux es que le ha salido un gran enemigo de Microsoft, y los enemigos de mis enemigos son mis amigos'.

Gates no es el único problema de McNealy

Las lenguas afiladas dicen que McNealy se ceba en sus críticas a Bill Gates para ocultar las carencias de su propia empresa; que no tiene nada nuevo que ofrecer, vamos. Cierto o no , Microsoft no es el único problema al que se enfrenta Sun. La caída de las empresas puntocom dañó fuertemente a las empresas que les proveían de sus equipos e infraestructuras, Sun y Cisco principalmente. De hecho, las ventas de máquinas Sun cayeron un 43%. En el sector de los servidores para empresas, Dell le va comiendo el mercado a costa de su política de bajos precios, y también IBM, que eufórica por su buena situación, no le hace ascos a ningún nicho de mercado. En tres años, el Solaris de Sun, sistema operativo para servidores, ha perdido terreno, a costa precisamente del que ha ganado el sistema de Microsoft, que ha subido del 20,6 al 27,7%. En el capítulo de los servidores Unix, Sun es líder absoluto desde hace años, pero pierde puntos al bajar de 38,9% al 35% de cuota, mientras que IBM también gana los puntos que pierde la empresa de McNealy. En este panorama, la estrategia de servicios en la red .One no sólo quiere ser una alternativa y un freno a la de Microsoft, sino también un sector básico para que crezca el negocio de Sun. De momento, los servicios que proporciona SunOne le suponen el 20% de los ingresos de la compañía.

Scott McNealy

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana