Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El impuesto de carburantes cuesta 260.000 pesetas por camión

La Federación Valenciana de Empresarios Transportistas (FVET) mostró ayer su 'desacuerdo' con la propuesta del Gobierno de crear un nuevo impuesto sobre los carburantes para financiar la sanidad pública, 'ya que este impuesto supondría un gasto adicional de 260.000 pesetas al año por camión'. Así lo indicó en rueda de prensa el presidente de la FVET, Francisco Corell, tras la reunión mantenida por el Comité Ejecutivo de esta Federación con los representantes de todas las asociaciones de los distintos subsectores. Según explicó Corell, este impuesto supondría un coste global de 'unos cinco mil millones para los vehículos de transporte terrestre sólo en la FVET'.

La federación valenciana de transporte tiene previsto solicitar una reunión urgente con el Consejero de Economía, Vicente Rambla, para transmitirle su posición. El presidente de la FVET criticó la medida propuesta por el Gobierno, ya que, a su juicio, si se necesita una mayor financiación para la Sanidad, 'ésta debería realizarse a través de todos los sectores de la economía y no sólo mediante el nuestro'. Corell calificó de 'imprudente' plantear nuevas cargas impositivas al sector. En caso de que el Gobierno decidiera finalmente aplicar esta nueva tasa, cuya decisión ha sido aplazada hasta el próximo jueves, la FVET propondrá la implantación del gasóleo profesional.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de noviembre de 2001