Fotonoticia:

El tren de Mataró entre piedras, agua y arena de playa

La costa catalana se recuperaba ayer del temporal mientras los vientos amainaban y la lluvia continuaba cayendo. La evaluación de los desperfectos fue la ocupación prioritaria de muchos municipios costeros que en los últimos días han visto desaparecer playas y paseos marítimos. En cuanto a las infraestructuras, la más dañada fue la línea ferroviaria Barcelona-Mataró, que, como muestra la foto, ayer seguía medio cubierta por arena y rocas de la playa. El embate del mar dejó impracticable en un sentido la vía más antigua de España, lo que obligó a reducir la circulación de convoyes. Durante todo el día sólo pudieron circular cuatro trenes en cada sentido. La lluvia causó sustos en Mollet del Vallès, El Vendrell y Cambrils, donde se registraron más de 100 litros por metro cuadrado.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 2001