Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Juana la Loca' inicia su carrera hacia el Oscar

El filme de Vicente Aranda, elegido por la Academia para representar a España en Hollywood

Juana la Loca ganó ayer su primera batalla en su carrera hacia los Oscar. La película de Vicente Aranda fue elegida por la Academia de Cine para representar a España en los premios que Hollywood concederá el próximo 24 de marzo. Antes, el 12 de febrero, tendrá que lograr ser seleccionada entre las cinco películas de habla no inglesa. Juana la Loca se impuso en la última votación de la Academia española sobre los otros dos filmes candidatos: Sin noticias de Dios, de Agustín Díaz Yanes, y Lucía y el sexo, dirigida por Julio Medem. A sus 75 años, Vicente Aranda, que desde un principio ha mostrado una confianza férrea en su película, afirmó ayer que ha ganado gracias al voto independiente de los académicos, alejado de amiguismos y lobbies.

'Hemos ganado una batalla definitiva'. Con estas palabras celebró el realizador Vicente Aranda el nuevo éxito de su película, con la que su protagonista, Pilar López de Ayala, ya había conseguido la Concha de Plata a la mejor interpretación femenina en el último Festival de Cine de San Sebastián. El director siempre mostró una confianza absoluta en Juana la Loca, que hace el número 24 dentro de su filmografía. Y no sólo desde que resultara elegida dentro de la terna inicial de la Academia de Cine para optar a los Oscar. 'Era una elección lógica', afirmó ayer un feliz y siempre batallador Vicente Aranda. 'Lucía y el sexo contiene escenas de sexo explícito, que fue la razón que me dieron hace años cuando mi película Amantes no resultó elegida para los Oscar, argumentando que en Hollywood no sería bien recibida, y Sin noticias de Dios [que se estrena el 30 de noviembre] es un filme que todavía no se ha probado en taquilla'. Juana la Loca sigue siete semanas y media después de su estreno en 102 pantallas y ha recaudado 800 millones de pesetas.

Aranda está convencido de que ha sido el voto voluntario de los miembros de la Academia, alejado de caciquismos y amigos, lo que le ha dado el espaldarazo definitivo. 'A nadie se le oculta que hay un voto cautivo en la Academia, donde hay amigos y lobbies propensos a votarse a uno mismo y luego a los amigos. Los que han votado por mi película lo han hecho sin influencias de ningún tipo', señaló el realizador, tras darse lectura al resultado, a la que asistió la actriz Marisa Paredes, presidenta de la institución. Ni en presencia de Marisa Paredes se arredró en sus críticas Vicente Aranda por el sistema de elección de la Academia, que no hace públicos el número de votos emitidos ni los conseguidos por cada una de las películas. Aranda dijo que sería importante desvelar los datos, ya que 'si se demuestra que votan menos del 50% estaríamos en presencia de un cuerpo electoral enfermo, y a eso hay que darle soluciones'.

Ingreso en la Academia

Marisa Paredes pidió la palabra 'por alusiones' y respondió en público al director que en ningún país se facilitan estos datos para dar 'mayor libertad' a los académicos a la hora de emitir su voto. Y también en público, la actriz invitó al director a entrar en la Academia y a plantear esta cuestión en la próxima junta. Aranda aceptó el reto y anunció que pediría su ingreso en la Academia, institución a la que nunca ha pertenecido.

Los amores de la reina Juana I de Castilla y Felipe el Hermoso, narrados en Juana la Loca, han tocado a fondo al realizador barcelonés. No sólo porque con ella Aranda ha conseguido realizar un cine 'histórico y didáctico' que ha llegado a un segmento importante de la sociedad -'la película ha acabado con la discriminación de los cineastas veteranos y con la que sufre el cine histórico'-, sino porque romperá la promesa que hizo hace años a un periodista de que nunca le vería en la ceremonia de los Oscar. 'Estoy dispuesto a romper esa promesa y a embarcarme en la caza del monigote', confesó.

Lo que también conseguirá Juana la Loca, en el caso de que se alce con la preciada estatuilla de Hollywood, es zarandear y remover la lucha que mantiene Aranda con los galardones cinematográficos. 'Admito mi dualidad. Estoy freudianamente dividido. Me educo a diario en el desinterés. Claude Chabrol [cineasta francés] dice que a él los premios le dan risa. Yo me apunto a una versión aún más surrealista, que es la de que los premios no sólo no hay que desearlos, sino tampoco merecerlos'.

A partir de ahora comienza una larga carrera que podría terminar el 12 de febrero si Juana la Loca no es elegida entre las cinco candidatas a mejor película de habla no inglesa o continuar hasta el 24 de marzo, día en el que se harán públicos los Oscar. Aranda cedió muy gustosamente todo el trabajo que hay que realizar desde este momento al productor del filme, Enrique Cerezo. Él ya ha hecho el suyo y ahora les toca el turno a otros. 'He hecho una instrospección de un personaje de características universales, porque el tratamiento histórico es de fondo. Aunque la película no se va a entender igual en un país que en otro, mi interés ha estado centrado en Juana, una mujer que si hubiera vivido fuera estaría considerada como una figura excepcional'.

Y del siglo XVI de Juana de Castilla al XIX de Carmen, de Merimée. Decidido a abandonar el cine de actualidad dejando 'ese pedazo de tarta' a los más jóvenes, Aranda prepara una gran producción de Star Line, de entre 800 y 1.000 millones de pesetas, sobre Carmen, 'la primera mujer fatal de la literatura'. 'Es una mujer que, al contrario que Juana, no se enamora, sino que rompe corazones', dijo el director. De momento, está a la busca de la protagonista femenina, papel que le ofreció a Pilar López de Ayala, pero que ésta ha rechazado, 'en un gesto de honestidad y sinceridad', porque no entendía el anhelo de Carmen.

Y siempre en mente, una historia sobre la defensa de Madrid durante la guerra civil española. 'Quizás el éxito de Juana la Loca me permita en un futuro abordar el acontecimiento de la férrea defensa de Madrid por parte del pueblo, después de que el Gobierno de la República decidiera abandonar la capital española'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de noviembre de 2001