La razón, a medias

La forma de trabajar de la junta consiste en convocar a las dos partes a una audiencia para resolver después sobre el litigio presentado. Las resoluciones dictadas han resultado hasta ahora salomónicas, si se miran en grandes números. La experiencia del tribunal arbitral demuestra que la mitad de las demandas que se plantean se resuelven a favor de los consumidores y la otra mitad dan la razón a la otra parte: la empresa de que se trate.

'Eso demuestra que el consumidor no siempre tiene razón, sobre todo en los casos de demandas por las facturas del teléfono ya que en muchas ocasiones siempre hay algún joven en el domicilio o alguien que realiza las llamadas que, según el demandante, nunca se han efectuado', explica la secretaria de la junta arbitral, Pilar Riera.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de julio de 2001