ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 1 de junio de 2001

Periodistas españoles denuncian en Bruselas los ataques de ETA a la libertad de expresión

Piden solidaridad desde el Parlamento Europeo

La organización internacional Reporteros sin Fronteras hizo ayer un llamamiento desde la sede del Parlamento Europeo en Bruselas a la opinión pública europea para que tome conciencia del problema de falta de libertad que se vive en el País Vasco por culpa de la amenaza terrorista. Su presidente, Fernando Castelló, dijo que 'en la Europa democrática no se puede tolerar que se asesine y se atente contra la libertad de expresión'. Reporteros sin Fronteras aconsejó a los grandes medios de comunicación europeos que envíen periodistas al País Vasco para que cuenten lo que allí ocurre.

'En este momento hay un periodista que está caminando por las calles de Madrid o de San Sebastián que no sabe que ya es un muerto viviente. Un zombi que está en las listas negras de ETA, que está siendo señalado por el entorno social terrorista y que, quizás pronto, va a caer víctima de una bala o por la explosión de una bomba a traición', añadió Castelló.

'Hacer periodismo en el País Vasco es una tarea de alto riesgo', dijo el director editorial del Grupo Correo, Javier Bardají, quien aseguró que los medios de su grupo no cederán ante la presión de ETA. 'Mientras haya una sola persona amenazada, siempre habrá un periodista para defender su derecho y su palabra y denunciando eso', concluyó. El jueves de la pasada semana, ETA asesinó a tiros a Santiago Oleaga, director financiero de El Diario Vasco, del Grupo Correo. La periodista de El Mundo Carmen Gurruchaga añadió que la situación es insoportable y dijo que lo que ETA intenta es imponer el terror entre la sociedad para que los políticos se vean obligados a negociar con los terroristas. Una bomba de ETA estalló en diciembre de 1997 ante la casa de Gurruchaga cuando estaba acompañada por sus hijos. También en 2000, los terroristas asesinaron al columnista de su periódico José Luis López de Lacalle.

Ander Landaburu, delegado de EL PAÍS en el País Vasco, explicó que la prensa es objetivo prioritario de ETA desde 1995. Tras la ruptura de la tregua, recordó, a las amenazas de la banda terrorista se han sumado los atentados contra profesionales de los medios de comunicación y los envíos sistemáticos de paquetes bomba, como el que hirió gravemente a su hermano Gorka el mes pasado. Landaburu hizo un llamamiento a los políticos vascos 'para que alcancen un consenso democrático para luchar abiertamente, con medidas concretas, contra ETA y proteger a los colectivos amenazados'.

'Europa debe tomar las medidas necesarias que estén a su alcance para que los periodistas puedan ejercer su misión de informar al pueblo libremente', pidió al Parlamento Europeo el presidente de Reporteros sin Fronteras en un acto en el que estuvo presente la presidenta de la Eurocámara, Nicole Fontaine. Castelló recalcó que su organización suele ocuparse de las amenazas que sufre la prensa en los países del Tercer Mundo, 'pero en esta ocasión está dentro de las fronteras europeas, en el País Vasco', señaló.

De izquierda a derecha, Carmen Gurruchaga, Nicole Fontaine y Ander Landaburu. / ASSOCIATED PRESS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana