ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 16 de mayo de 2001

Esparreguera y Olesa quedarán unidas por un transporte aéreo en 2003

El proyecto cubre una distancia de 1,1 kilómetros y cuesta 425 millones

El primer intento de unir las dos poblaciones con un aéreo data de 1924, explicó ayer Isabel Fernández, pero fue hace cinco años cuando un grupo de ciudadanos decidió revitalizarlo. El año pasado, tras las riadas que dejaron a Esparreguera incomunicada por carretera, se vio la conveniencia de activar el asunto y el alcalde, Xavier Sitjà, pidió a la dirección general de Transporte del Gobierno catalán que realizara el estudio de costes y movilidad de forma que el proyecto pudiera ser incluido en el plan director de infraestructuras. Éste fue aprobado anteayer por la Autoridad del Transporte e incluye la línea aérea.

Esta línea permitirá salvar un desnivel de 100 metros entre las dos localidades, además de saltar sobre el Llobregat y sobre la línea férrea que va de Martorell a Manresa. La torre de Esparreguera estará situada en una zona de nueva construcción entre el barrio del Castell y el cementerio y la torre de Olesa se ubicará en la estación de los Ferrocarrils de la Generalitat (FGC).

Las cestas funcionarán sin conductor y realizarán el trayecto en cuatro minutos. Las dos cestas de ida y las dos de vuelta tendrán capacidad para 36 personas en cada sentido. Está previsto que el servicio funcione con el mismo horario que los Ferrocarrils de la Generalitat, ya que el encargado de ellas será la misma persona que opere en Olesa.

La tarifa de la cesta estará integrada en el sistema general de tarifas metropolitanas.

La demanda actual estimada es de 1.000 personas diarias, que son las que hoy se desplazan desde Esparreguera hasta Olesa para utilizar los FGC, pero la demanda potencial es mucho mayor porque los Ferrocarrils unen Olesa con Igualada, Barcelona y, sobre todo, con el Baix Llobregat, explicó Isabel Fernández, y no es lo mismo dirigirse a ellos por una mala carretera, no siempre expedita, que a través de un sistema de transporte cómodo, público y eficaz.

Durante los últimos cinco años, comentó ayer Sitjà, ambas poblaciones han crecido a un ritmo de unas 1.000 personas por año. Buena parte de estos nuevos residentes proceden de otras localidades del Baix Llobregat y se da la paradoja de que desde Esparreguera apenas hay comunicación directa con esta comarca porque el único transporte público existente es la línea de la Igualadina, que va a Martorell o a Barcelona por la autovía. La concesión de esta línea de autobuses expira en el año 2007.

Esparreguera queda en el interior de un triángulo por cuyos lados discurren dos líneas de tren (la de Renfe y la de los FGC) sin que ninguna de ellas se acerque a la localidad, entre otros motivos por el desnivel existente. A la hora de buscar una solución, se analizó la posibilidad de un autobús directo a la futura estación de Martorell (donde pararán tanto los Cercanías como el metro del Baix). Esta solución no está descartada, pero resulta poco adecuada para Olesa. 'La inversión inicial del transporte aéreo es más elevada', aseguró Isabel Fernández, 'pero el coste del mantenimiento es mucho menor y, sobre todo, es mucho más seguro y de fiar y no sufre congestiones en las carreteras'.

'Ésta es la primera vez que se programa un sistema de transporte a la medida de un pueblo', explicó la responsable de Transporte. 'Cuando se proyecta una línea de tren de alta velocidad, se hace el trazado y el resto se acopla a él. Aquí se ha pensado en la solución más adecuada para el medio'. 'Es un sistema de transporte que no contamina ni hace ruido, es automático y rápido. Es estupendo', añade Sitjà.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana